YZF-R6R 2007


Yamaha Yzf R6R 2007 

Antes de pasar al motor se suele hablar de otros detalles, como historia, ergonomía, etc… pero no en este caso. El nivel de revoluciones que alcanza este propulsor levantó mucha polvareda entre los aficionados, y de hecho es una de las pocas modificaciones (aparte de detalles de la decoración) que se ha cambiado. La zona roja

 La zona roja baja 1.000 rpm respecto al anterior modelo, lo que supone de 17.500 a 16.500 , y el corte de encendido entra casi en la frontera de los 16.000. Esto no solo supone una conducción algo menos estresante, aunque solo sea por no ver subir a “tu moto” hasta semejante zona de trabajo, y por supuesto es mejor para la mecánica y baja la temperatura de trabajo del motor.

No hay que ser un genio que para sacar a la producción un motor con semejantes prestaciones, hay que recurrir a toda la tecnología posible , y no nos equivocamos. Así, cuenta con acelerador e inyección electrónicos, con un procesador lo bastante rápido para poder atender a una demanda de 4 pistones que giran a esa velocidad. El embrague es antibloqueo y el escape cuenta con la ya conocida válvula Exup, sin duda una de las grandes bazas técnicas de la marca que creó escuela desde su aparición en el 88.

Así, declara 127 CV en parado a 14500 rpm, que se convierten en 133 a altas velocidades gracias a las excelencias del Ram Air, que ha sido mejorado para captar más aire y optimizar la presurización. No hay más que ver el frontal, que parece la cabeza de un Alien cabreado, para ver la gigantesca y afilada boca y hacerse una idea de que cantidad de aire debe respirar el motor a más de 250 km/h.

Ya nada más subirte a ella, desde luego notas que no es precisamente ni una rutera, si siquiera una sport: es simplemente una superdeportiva que fuera de un uso estrictamente deportivo (lo que suele llevarnos a rodar en circuito) es incómoda, te carga los brazos y si quieres llevar a alguien en ese pequeño trozo acolchado que llaman asiento trasero, es posible que lo pierdas en la primera curva como un cowboy subido a un toro salvaje en un rodeo.

Es verdadera carne cruda. Lo que ves es lo que hay . No es una sport turismo disfrazada de deportiva ni nada que se le parezca, sino una verdadera campeona del mundo de Supersport camuflada para pasar las ITV con luces e intermitentes.

Quizá suena un poco duro para algunos, pero de verdad se puede pensar que no es una moto para cualquiera. ¡Ojo!, desde luego que cualquiera puede usarla, claro está, pero pocos pueden sacarla lo que tiene dentro . Buena prueba de ello es que cuenta con kit de limitación a 34 CV para que la pueda disfrutar todo aquel que tenga el carné A, aunque sea recién sacado.

Artículos relacionados

Acerca del autor

One Response

  1. De Cabo
    9 mayo, 2007

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar