Subvencionando agitadores


Ayer me puse a leer la prensa y me encontré el titular que ha supuesto la chispa de algo sobre lo que llevo queriendo hablar desde hace mucho tiempo. El cine español es un bodrio. O al menos eso es lo que piensa la inmensa mayoría de los ciudadanos de este país, que pasan por taquilla a dejarse los euros para ver una producción nacional en contadas ocasiones. Quizá decir esto en un blog lleno de cinéfilos me valga las mas feroces criticas pero el hecho de que sólo Spiderman recaude lo mismo que las mejores 16 películas del cine español avala mi tesis y la de una inmensa mayoría de españoles.

Esto del cine es como todo. Si alguien no tiene ni idea de gastronomía pero lo que le dan de comer no le gusta, la próxima vez no repetirá aunque después le expliquen los ingredientes de dicha comida o el modo de elaboración. Eso es exactamente lo que me pasa a mí con el cine español. Soy consumidor de cine y no me importa como lo hagan ni los razonamientos profundos que hay detrás de la película, solo se que cuando voy al cine a ver una película española, los argumentos sociales que tratan de inculcarme me aburren tan soberanamente que se me quitan las ganas de volver a ver otra en mucho tiempo. Hablo de tostones como El bola, Lucía y el sexo, Princesas etc. Quizá sea ese uno de los problemas del cine español. Tratan de hacernos pasar por el aro del “cine social” cuando la gente que va al cine no va a escuchar problemas ni a hacer razonamientos profundos sobre la idea que se trata de transmitir, sino que simplemente va a pasar un buen rato y a divertirse. Es simple, para ver problemas no voy al cine, me quedo en mi casa que bastantes tengo ya con los míos. De hecho puede que paralelamente a este hecho este el que hace que las películas americanas tengan tanto tirón. Pues en líneas generales están hechas exactamente para lo contrario que las españolas, para entretener y divertir al espectador.

Tras todo esto está el trasfondo político. Es más que evidente el pacto entre caballeros de los actores del “No a la guerra” con el actual Gobierno. Los primeros apoyan abierta, pública y ciegamente al segundo mientras el Gobierno les da subvenciones a fondo perdido y nos “obliga” a ir a ver producciones españolas. No nos llaman ignorantes por no ver su “cine” o lo que sea eso por que es impopular, aunque no descarto oírlo. Sin embargo a otros ámbitos de la cultura como los toros por poner un ejemplo, lo maltratan hasta el extremo de querer modificar una tradición que a penas entienden. Claro, nunca hemos visto a un torero con un cartelón “Anti-bush”.

Para ser sinceros y que recuerde ahora mismo, solo ha habido 2 películas serias que me hayan gustado: El Lobo y Alatriste. Descarto Torrente, La fiesta etc. que sí, están muy bien, pero para echarte unas risas. Quizá sea por que ninguna de ellas trataba temas sociales. Por mi parte, así será por muchas películas que hagan y que paguemos entre todos, eso si, por favor, no escuden su inoperancia y las perdidas que su escaso talento provoca en criticas a la piratería y a los usuarios e Internet.

Artículos relacionados

Acerca del autor

8 Comentarios

  1. Ikeisenhower
    25 agosto, 2007
  2. chuscurro
    25 agosto, 2007
  3. Stackhouse
    25 agosto, 2007
  4. Sylar
    27 agosto, 2007
  5. De Cabo
    27 agosto, 2007
  6. Sentinel
    28 agosto, 2007
  7. De Cabo
    29 agosto, 2007

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar