John Rambo, masacre en el campamento.


John Rambo Vuelta al Infierno

“Es un mito de guerra, un soldado sin patria, ya saben cómo se llama y ya saben de qué es capaz”

Por fin. Llevaba tiempo esperando el estreno de la película y no he aguantado a dejar de verla el día de su presentación. Lo mío con Rambo se remonta a mi juventud y poder ver el “final” de la saga ha sido para mí una cita inevitable.

¿Hablamos de la película? Sé que a muchos no os gusta Rambo ni por asomo, incluso he oído a un compañero (y a más de uno) tildar este tipo de cine como casposo, pero a mí me gustaron las 3 anteriores (sí me gustaron) y he ido al cine con ilusión.

Me he sentado en la butaca con mi bolsa de palomitas y mi coca-cola dispuesto a disfrutar con la vuelta de Rambo. Pensé que me encontraría solo en el cine, y, por sorpresa, ingrata por cierto ya que estaba lleno de niños cotorros, la sala estaba llena. Comienza la película y comenzó bien, aunque mi opinión es poco objetiva ya que con la música inicial ya me emocioné; allí estaba Rambo, y estaba en el cine.

La película se queda en un argumento cogido con hilos y buscando la primera excusa necesaria para volver a poner a John en acción. Os voy a ser sinceros, si quitamos las escenas sangrientas, violentas y hasta gore, la película podía haber durado 30 minutos. Hay escenas que dices, ya lleva 5 minutos disparando y cargándose soldados Birmanos, que cambie de arma al menos no? o de posición! no sé. ¡Coño así fueron las películas de Rambo! –estaréis pensando muchos– pues sí y no. Aunque pueda parecer más o menos creíble, en las anteriores hubo una misión, un fin, una lucha interior de John consigo mismo y con su forma de aceptar lo que era. En esta nos han contado la historia cruel y despiadada de la guerra de Birmania, nos han hecho cogerles asco a los soldados, para luego matarlos de la manera más sanguinaria e incluso repugnante. Ya está!!! eso es todo, amigos. Sabía que me podía llevar un fiasco y hasta un disgusto viendo la película pero al final tampoco ha sido así. Por momentos volví a sentir lo que me gustaba de las anteriores entregas y Silvester a sus sesenta y pico años no está mal, nada mal. Fuerte, ágil y tan imponente como en las anteriores. En mi opinión Stallone estaba perfectamente para hacer una “buena” película, pero se ha quedado en un intento, ojalá le hubiera dado una pensada más al argumento, esa es mi opinión.

Al igual que acaban todas las otras, Rambo vuelve a casa con la música “It’s a long road” de Goldsmith’s, esta vez en Arizona y seguramente sea para quedarse. Por lo que a mí respecta doy por finalizado a Rambo, todo lo que quieran sacar a partir de aquí sería triste; hasta penoso.

Saludos!!!

PD: Con el trailer se ve toda la película:

Artículos relacionados

Acerca del autor

2 Comentarios

  1. Call me Ishmael
    2 febrero, 2008
  2. Luis Rey
    15 marzo, 2008

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar