Vuelve Indy, vuelve la aventura: Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal



Han pasado apenas unas horas desde que he salido del cine y no me resisto a dejar las primeras impresiones sobre la película más esperada del año, sobre todo para los seguidores del legendario arqueólogo.

Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal ha sido estrenada hoy en todo el mundo (ayer para cuando leáis este post) y para todos aquellos que no la habéis visto aún tengo que decir que la peli es decididamente buena. Reconozco que era bastante escéptico y los prejuicios con los que contaba antes de entrar en la sala eran muchos, algunos con motivo y otros no tanto: han pasado 19 años desde el estreno de la entrega anterior “Indiana Jones y la última cruzada” (en mi opinión bloguer@s, la mejor de toda la franquicia), Harrison Ford tiene cumplidas 65 primaveras, Steven Spielberg y George Lucas han rechazado numerosos guiones antes de abordar esta cuarta entrega (los más sonados de M. Night Shyamalan y Frank Darabont) y sobre todo, había que conquistar a una nueva generación de público con las andanzas de este personaje.

Todos estos estos prejuicios desaparecen en el mismo momento en que el famoso logotipo de Paramount se encadena con la primera imagen de la película y la música comienza sonar. Por delante, 124 minutos de pura aventura, diálogos divertidos e hilarantes, persecuciones increíbles, hallazgos sobrenaturales y emoción a tope. Steven Spielberg y George Lucas han conseguido una película digna heredera de la saga que recupera al héroe de aventuras más famoso del cine. Evidentemente hay cosas menos buenas, como un guión que da algunos tumbos (elaborado por David Koepp, autor de Spiderman, Parque Jurásico o Mission Impossible) y unos toques de ciencia ficción en la trama que me parecen superfluos además de poco acordes con el espíritu de la serie. Aún así, os aconsejo que olvidéis todas vuestras ideas previas y recuperéis vuestro espíritu aventurero y vuestras ganas de pasar un buen rato en el cine.

Harrison Ford vuelve a encarnar al célebre arquéologo y lo hace de una manera admirable, sin que se note tanto como pudiera pensarse la edad y haciendo gala de un magnífico sentido del humor, riéndose de él mismo durante toda la película, con continuas bromas acerca de la edad del personaje. Sí, es más viejo, no es tan ágil y fuerte, pero es mucho más experto y tiene más oficio. Como dijo en la primera parte de la saga, no son los años, son los kilómetros…

Como en todas las películas anteriores, hay una galería de magníficos secundarios: Shia Labeouf, interpretando a Mutt Williams, un joven con reminiscencias a Marlon Brando que acompañará a Indy durante toda su aventura; Karen Allen, que vuelve a retomar el personaje de Marion Ravenwood que ya interpretara en “En busca del Arca Perdida”; Ray Winstone, cuyo papel es el de “Mac” George Mchale, un compañero de andanzas en los años previos y sobre todo, la oscarizada Cate Blanchett como Irina Spalko, una malvada agente soviética que busca conocer el secreto que esconde la calavera de cristal.

La acción transcurre en 1957, la amenaza nazi ha desaparecido pero estamos en plena “Guerra Fría” entre americanos y soviéticos, bajo una psicosis de aniquilación nuclear. Se vive la época de caza de brujas del machartismo y el comienzo de la película nos traslada al desierto de Nevada. Allí, en el area 51, lugar donde el ejército americano guarda sus secretos militares, Indiana Jones es obligado por la agente soviética Irina Spalko a encontrar una caja que contiene un misterioso contenido. Todo esto originará que Indiana se embarque en la búsqueda de una antigua reliquia precolombina en la selva peruana, que otorgará un poder sobrenatural al que la devuelva a su ubicación original, una ciudad buscada por los antiguos exploradores españoles y que está construida en oro…

Hay momentos inolvidables, como cuando nada más empezar Indy se pone su sombrero y suenan los acordes de la famosa melodía de John Williams; la más divertida secuencia en la que Indy escapa de la manera más íncreible de una prueba nuclear; la trepidante persecución en moto en el campus, esquivando alumnos o entrando en la biblioteca; los guiños y referencias a personajes y momentos de otras películas de la serie; la secuencia de lucha automovílística al borde de un precipicio; la divertidísima escena de Indiana contando con la ayuda en el peor momento de su animal menos querido… y alguna que otra sorpresa que no quiero desvelar.

Os dejo el link con el trailer de la peli por si hay algún marciano que todavía no lo ha visto:


Y la página web oficial:

www.indianajones.com

Artículos relacionados

Acerca del autor

4 Comentarios

  1. sil
    23 mayo, 2008
  2. De Cabo
    23 mayo, 2008
  3. Chuscurro
    24 mayo, 2008
  4. Dimitri
    24 mayo, 2008

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar