Once (J.Carney), más allá de una película, un fenómeno social.



Con bastante retraso, he tenido la oportunidad de ver este fin de semana, la película Once (Una vez). Un musical del que había oído mucho…

A estas alturas de partido no tengo intención de hacer una crítica, seguro que hay muchas ya escritas, pero si adentrarme en el fenómeno que ha supuesto. Sólo hay que pasar por youtube, o dar una vuelta por foros de cine, y es fácil encontrar a miles de personas que la definen sin tapujos como su película preferida o como la mejor de la historia, mientras otros (no tantos) lo consideran un film menor.

Después de ver esta película me quedé con ganas de saber más que ella. ¿Qué es Once?.
Once es un film modesto. Una historia semi-biográfica, que su director John Carney se empeñó en sacar adelante a pesar de los muchos obstáculos que se encontró en el camino.
Uno de estos, la caída del reparto de su teorico protagonista, Cillian Murphy, le introdujo por la senda del éxito. Porque fue entonces cuando Carney recurrió a Glen Hansard una antiguo compañero suyo en el grupo musical irlandés The Frames. Glen, además del rol principal, se encargó también de componer las canciones de la película, espina dorsal de la misma.

Con un modesto presupuesto de 157.000 euros sacaron adelante esta pequeña historia de un músico callejero y una vendedora de flores amante también de la música. Los detractores de la película le echan en cara la baja calidad de su fotografía, sonido, y sobre todo, la simpleza de su guión… Y no es que se equivoquen… sino que la clave de su éxito ha trascendido todo esto. La clave ha sido que para mucha gente esta película ha conseguido tocarles la fibra sensible. Y lo ha conseguido a través de unos personajes reales (interpretados en algún caso por actores no profesionales), de una química entre ellos que no tiene nada de impostada y de una banda sonora excepcional… que además de motor de la historia se ha convertido en la masilla capaz de tapar cualquier agujero del film.

Ahí va uno de lo momentos musicales más memorables:

Lo curioso es que la sencillez, la química entre sus personajes y propia historia del film ha trascendido la pantalla. La pareja protagonista, son ahora pareja en la vida real, a pesar de la diferencia de edad (19 y 37 años). Han publicado un disco juntos, y han pasado de actuar en recintos para 70 personas a hacerlo en lugares como Radio City Music Hall de Nueva York.
Por el camino han ido recogiendo premios en Sundance, en los Grammays, en los Oscars…

Aquí protagonizaron uno de los momentos más emotivos de la gala de este año, con los discursos (interrumpidos o no) de sus protagonista al recoger el Oscar a la mejor canción original que fueron tan reales como todo lo que les rodea, lo que contribuyo, más aún si cabe a aumentar su legión de seguidores.

Te puede gustar o no, te puede parecer pastelosa o emotiva, pero Once es una película que hay que ver, seguramente porque es un musical que marcará una generación.

¿Me gustó a mí?…. Pues yo me he quedado un poco en medio. A la película le faltan cosas, pero la verdad es que si después de verla he comenzado a navegar por la red para saber más, he corrido a hacerme con su banda sonora y he escrito esto… por algo será.
En fin, sólo sé que ahora siento unas ganas enormes de hacer un curso CCC de guitarra y ponerme a cantar (… me da miedo así han empezado muchos tunos…)

(Cantando- por eso llueve de nuevo)

“Take this sinking boat and point it home
We’ve still got time…”

Artículos relacionados

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. Sentinel
    10 junio, 2008
  2. Lucía
    10 junio, 2008
  3. chuscurro
    10 junio, 2008

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar