Hancock. Ni héroe, ni super…



… Ni chicha, ni limoná. Con todos los ingredientes para convertirse en una de los éxitos del verano (que lo será sin duda), la película se queda a medio camino en todo. La historia: un superhéroe borracho y desahuciado, el protagonista: Will Smith, el director: Peter Berg (Very bad things) y su presupuesto, hacían presagiar una comedia gamberra perfecta para pasar una entretenida noche estival. Las pretensiones de llegar más allá dejan malparado el resultado final, y a mi con la pena de lo que podía haber sido y no fue.

Hancock es de esas películas que hacen a la gente salir del cine rememorando escenas que les han divertido. Y eso es lo que nos queda de esta película, un puñado de buenas escenas de comedia (la mayoría vistas en los diferentes trailers) y poco más.
Quiere ser comedia, quiere ser película de superhéroes, quiere indagar en la psique de los personajes por momentos…. y en este querer y no poder, pierde toda su esencia.

Sin ser una de mis películas preferidas de Pixar, Los Increibles, da mucho más con un punto de partida parecido: lo duro que sería la vida de un superhéroe en una sociedad como la nuestra. Y lo da, porque al contrario que ésta, es consciente que hay mucha comedia que sacar de estas situaciones surrealistas.

Y es que creo que lo que más me jode es pensar en las posibilidades que tenían por explorar con ese punto de partida: encuentro entre un superhéroe desahuciado y un asesor de imagen con mujer buenorra… Podía haber tomado un rumbo de degenaración creciente y habría sido digna sucesora de Very Bad Things. Pero no, toma el rumbo que toma (y que no quiero desvelar), y yo para ver eso me divierto más con el Pressing Catch.

Habrá a quién le resulte divertida, y como toda película americana de este presupuesto, entretenimiento consigue. Pero a quién tiene todo para hacer la comedia del año y acaba perdido en tierra de nadie, hay que exigirle mucho más. Si Peter Berg y Will Smith hubieran centrado sus esfuerzos en hacer lo que mejor saben hacer, una comedia desvergonzada y politicamente incorrecta, otro gallo cantaría. Qué pena que el Principe de Bel air decidiera un día que quería ser Mohamed Ali…

A la espera de ver la próxima semana lo que sale de mezclar dos de mis series preferidas, El Superagente 86 y The Office, recomiendo que el que quiera pasar un rato divertido recupere en DVD Cashback

Artículos relacionados

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. De Cabo
    19 julio, 2008
  2. sil
    20 julio, 2008
  3. De Cabo
    23 julio, 2008

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar