AVATAR, Cameron sigue siendo el rey


Avatar_poster2

Llegado cierto momento en la trayectoria de un creador consagrado, léase Spielberg, Scorsese, Lucas o cualquier otro monstruo tanto del cine como de otras disciplinas, la libertad de hacer lo que a uno le dé la gana, de llevar a cabo la empresa que siempre ha querido hacer o de experimentar y probar cosas distintas a los caminos ya andados debe ser uno de los premios que más satisfacción puede proporcionar. James Cameron ya pertenece a este grupo de artistas y desde luego, lleva mucho tiempo llevando al espectador un poco más al límite dentro de cada experiencia cinematográfica. Cada película es un nuevo desafío, tanto tecnológico como artístico, que lleva a un nuevo nivel la capacidad de asombro del público. Aún recuerdo el estreno de “Terminator 2”, cuando los trailers no estaban tan al día y poco o nada sabías de lo que ibas a ver, y me quedé con la boca abierta cuando el T-1000 se metamorfoseó de una masa de carbono líquido en el agente de policía que persigue a John Connor. Me dije “esto es increíble, esto es el futuro” y vaya que sí lo fue.

Avatar9

“Avatar” es un proyecto que Cameron ideó a mediados de los noventa. En esa época, consultó a las compañías de efectos digitales ILM (propiedad de George Lucas) y Digital Domain cuánto valdría desarrollar su idea y la respuesta fue demoledora: 400 millones de dólares de los de entonces. Cameron abandonó la idea hasta que vio en 2002 “El señor de los Anillos: Las dos torres”, donde el desdichado Gollum era recreado digitalmente a partir de la interpretación del actor Andy Serkis. La técnica que se ha utilizado ahora se ha mejorado y perfeccionado: los actores llevan colocados unos sensores que registran los movimientos de los actores (hasta las expresiones faciales) y después se manipulan mediante un software de última generación que crea los personajes en un entorno de 3-D asombrosamente realista. Han sido cuatro años de investigación y desarrollo de esta tecnología y parece que los frutos han dado resultado.

Avatar12

La acción nos traslada al año 2154. El protagonista es Jake Sully (Sam Worthington, proximamente en Furia de Titanes), un marine postrado en una silla de ruedas que acepta una misión en principio pensada para su hermano gemelo, asesinado recientemente: viajar al planeta Pandora para formar parte de un innovador programa científico llamado Avatar. Pandora es un mundo salvaje y hostil, de atmósfera irrespirable para los humanos, habitado por unos nativos llamados Na´vi, unos humanoides de tres metros de altura, inteligentes y de piel azulada, que defienden su entorno frente a la invasión de los humanos, que pretenden expoliar su paradisíaco entorno en busca de un preciado mineral. En busca de una solución al conflicto, Jake tiene a su disposición un Avatar, una réplica de un Na´vi creado a partir del ADN humano y extraterrestre y controlado a distancia que puede infiltrarse entre los nativos y descubrir sus costumbres y debilidades. Pero a medida que Jake va tomando contacto tanto con el fantástico mundo de Pandora como con sus habitantes, deberá enfrentarse a un peligroso dilema: cumplir las órdenes de sus superiores o ponerse del lado de los Na´vi y proteger  este nuevo y extraordinario mundo.

Avatar13

Con una campaña de propaganda abrumadora y machacona, trailers difundidos hasta la saciedad y frases tan lápidarias como “la película que cambiará la historia del cine”, “Avatar” es una maravillosa e hipnótica fantasía épica que no puede dejar indiferente a nadie. Si a nivel narrativo parte de una historia clásica y un argumento que puede resultar ya visto (de hecho, me recuerda a historias como “Bailando con Lobos” o “Pocahontas”), a nivel audiovisual es un absoluto prodigio a todos los niveles, un verdadero triunfo de la técnica para crear un mundo tan hermoso y apabullante como Pandora. Desde los enormes animales que pueblan los bosques a los que sobrevuelan los cielos; los detalles más ínfimos, las escenas nocturnas, las motas del polvo, las hojas de los árboles, todo está creado con una perfección y un detalle asombroso. El 3D está perfectamente utilizado, siendo simplemente uno de los elementos integrantes de la puesta en escena al servicio de la historia y una de las primeras veces en que está plenamente integrada en un film sin que sea su atractivo principal. Y por supuesto, el resto de apartados técnicos no se quedan atrás, una fotografía sobresaliente, una música fantástica de James Horner y un montaje que dota al film de un ritmo trepidante.

Avatar19

Evidentemente hay cosas “menos buenas” pero no desmerecen el resultado global: entre ellas el argumento, que apartede no ser original, destila un tufillo ecologista y pacifista a veces demasiado maníqueo; por otra parte, la historia de amor entre el protagonista y la hija del jefe de la tribu, Neytiry (interpretada por Zoë Saldanha, la teniente Uhura de la nueva Star trek), no acaba de ser lo suficientemente emotiva dentro de la historia y los momentos románticos son resueltos con poca habilidad. Sin embargo, esto no empaña un resultado sobresaliente, una bonita y emocionante historia épica, un espectáculo colosal y mágico que conectará con todos los públicos independientemente de su edad y que recomiendo encarecidamente se vea en versión 3D para apreciar su íncreible belleza.

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt0499549/

Trailer oficial

 

Artículos relacionados

Acerca del autor

5 Comentarios

  1. Warning
    21 diciembre, 2009
  2. De Cabo
    21 diciembre, 2009
  3. De Cabo
    22 diciembre, 2009
  4. antonio
    22 diciembre, 2009
  5. Carmen
    23 diciembre, 2009

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar