Un tipo serio, la indeterminación de los Coen


un-tipo-serio-cartel

 

Los hermanos Coen tienen ese hueco en la industria de Hollywood en el que se pueden licencias como esta película, una excéntrica, disparatada y kafkiana fábula de un atribulado profesor de instituto en la comunidad judía de los EEUU en los años 60. Tras el éxito el año pasado de No es país para viejos, recompensado con el Oscar, y la divertida Quemar después de leer, este proyecto es una arriesgada apuesta por un estilo sobrio, alejado de las convenciones del cine más comercial (no tiene estrellas de relumbrón y probablemente no conseguirá el tirón de las dos obras anteriores) y marcado por referencias autobiográficas de estos peculiares hermanos.

Un tipo serio 1

Larry Gopnik (un notable Michael Stuhlbarg) es un honrado padre de familia judío de un barrio del medio oeste norteamericano. Profesor de Física en un instituto, es un modelo de comportamiento en su entorno pero pronto su vida se ve alterada por toda clase de adversidades: su mujer le pide el divorcio para casarse con un repelente vecino, que encima quiere ser su amigo; su hijo menor consume marihuana en el colegio; su ascenso está en peligro por una serie de cartas anónimas en contra suya; y su hermano, que vive con él, está metido en oscuros asuntos de prostitución. Todos estos avatares provocarán en Larry una especie de catarsis que le llevará a buscar respuestas en la religión, algunas de ellas con frustrantes e hilarantes consecuencias.

Un tipo serio 3

Sin duda, es una películas más inclasificables de los Coen, una comedia “negra” con constantes referencias a la religión judía (el protagonista es una versión moderna del santo Job por su inacabable paciencia y a veces su exasperante estoicismo) y a los impredecibles vericuetos del destino, con estupendas referencias al principio de incertidumbre de Heisenberg o la paradoja del gato de Schrödinger. Con un ritmo parsimonioso, es una película desconcertante desde el primer momento, con ese cuento judío en el que todo está lleno de dobles interpretaciones, pasándo por una narración en la que personajes desesperados en su mediocre cotidianedad se ven abocados a situaciones límite y un final abierto a interpretaciones.

Un tipo serio 6

Una película densa y sin concesiones, satírica y descarnada, con una fotografía sobresaliente, una rareza con implicaciones filosóficas que dejará frío al espectador más común y que le hará preguntarse, como Job a Dios, porqué las cosas malas le ocurren siempre a él. Sin embargo, para juzgar esta obra  y conocer vuestro punto de vista no hay más remedio, como postula el principio de indeterminación de Heisinberg, que verla por vosotros mismos.

Trailer oficial

 

 

 

Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1019452/

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar