Habrá novena película de Harry Potter… dirigida por Lars Von Trier.



En estos días en los que parecía que la saga del famoso mago iba a llegar a su fin con el estreno de la segunda parte de Harry Potter y las reliquias de la muerte, han llegado filtraciones muy fiables a nuestro blog que afirman, para regocijo de sus fans, que habrá (al menos) una película más.

Lo que seguramente no celebraran sus seguidores más acérrimos es que el proyecto haya sido asignado, ni más ni menos, que a Lars Von Trier. Al parecer lo que habría llevado a J.K. Rowling a tomar esta sorprendente decisión son sus ganas de acercarse a un público más adulto, contar con alguien que sea capaz de reflejar la esencia de toda la saga en menos de cien minutos y , sobre todo, un mal pedo.

Si sorprendente puede parecer la designación de su director, más aún lo es la decisión de éste de filmarla siguiendo el método Dogma del que fue uno de los fundadores en 1995. Será sin duda alguna el Harry Potter más diferente jamás rodado.

Los cambios que la nueva filosofía de rodaje traerá a la saga son muchos. Al estar prohibidos los efectos especiales incluso se pensó en prescindir de Daniel Radcliffe y contratar en su lugar a un verdadero mago que encajará en el perfil, como por ejemplo Luis Piedrahita. Al final, y para no enrabietar a los fans, no tocaran el reparto principal. La única excepción será Ralph Fiennes, quién al no estar permitido el uso de maquillaje se hubiera visto obligado a cortarse la nariz y el muy tiquismiquis prefirió (paradójicamente) rajarse. “Es un pena estoy enamorado de este actor desde que le vi enfundar el rifle en la Lista de Schilinder”, declaró Von Trier echando más leña al fuego de la polémica de su antisemitismo.

Dadas las circunstancias es más que probable que cuenten con Juan Tamariz para interpretar a un nuevo monstruo mágico. “Sin gafas puede ser más aterrador que Lord Voldemort y trae los poderes puestos”, dijo el director de casting.

Como la localización tampoco se puede alterar, el equipo de exteriores se está empleando a fondo para encontrar los lugares más adecuados. Al parecer Carlos Fabra les habría llamado e incluso dejado varias perdidas, para intentar que se graben los partidos de quidditch en las pistas del aeropuerto de Castellón y así darles (paradójicamente) salida. Aunque lo más posible es que se rueden sobre una pista de hielo, esto unido a que la filmación ha de ser cámara en mano proporcionará una sensación de vertiginosa velocidad, o, como se conoce técnicamente, un mareo que te cagas. Lo que no faltarán son las escobas entre las piernas de todo el mundo.

Aunque en un principio se temía que esta nueva película pudiera perder al público adolescente en su afán de atraer al espectador adulto, probablemente no sea así. Esto se debe a que el director ha convencido a Hermione para que se despelote. No se descarta que Ron también enseñe su varita (no paradojicamente) majica, en la escena que podría significar la resolución de la tensión sexual de la saga.

El título también está casi decidido. Será “Harry Potter y la infinita melancolía” el preferido por Von Trier o, el que pudo haberle sugerido Almodóvar durante el último festival de Cannes, “Harry Potter, Ron y las tetas de la Hermione”

12 Comentarios

  1. José 30 julio, 2011
  2. facundo 3 diciembre, 2011
  3. juan 11 mayo, 2012
    • manolo 8 agosto, 2012
  4. María 12 diciembre, 2012
  5. Sasha 26 febrero, 2013
  6. Sasha 26 febrero, 2013
  7. Alicia 9 marzo, 2013
  8. Sasha 18 marzo, 2013
  9. Leo 7 julio, 2013
  10. yoli 19 noviembre, 2013
  11. vicky 10 diciembre, 2013

Deja un comentario