Crítica: Salir del Armario


Buenos días muchachada,

ayer me invitaron al teatro, a ver uno de los últimos estrenos teatrales, “Salir del armario”, protagonizada por el presidente de comunidad de vecinos más conocido de toda España, Jose Luis Gil.

 especta_423.gif

El argumento es muy original:

Francisco Piñón, hombre gris, divorciado, ignorado por su hijo, y al que sólo le queda su trabajo, va a ser despedido de la empresa en la que trabaja, una fábrica de preservativos. Aconsejado por su vecino, decide hacerse pasar por homosexual, para evitar su despido por discriminación.

Jose Luis Gil, Guillermo Romero, Fernando Albizu, Laura Pamplona, Cristina Juan, Francisco Casares, Miguel Arribas y Juan Echenique protagonizan esta adaptación de la película de Francis Veber, director de La cena de los idiotas, que protagonizó Gérard Depardieu.

Hasta aquí los ingredientes de la receta prometen. Pero por desgracia el plato resultante no hay quien se lo trague. La interpretación de todos los actores, por desgracia, no da la talla. El tono gris del protagonista, se transmite durante toda la obra, y resulta deprimente. Los papeles secundarios son forzados y poco o nada creibles, y los chistes forzados y previsibles.

Por si esto fuera poco, un teatro viejo, que suena como un barco viejo en mitad de una tormenta, con un aire acondicionado digno de una sauna y unas sillas que parecen ideadas por Torquemada, no ayudan a disfrutar de la obra precisamente.

Hacía mucho tiempo que no sentía ganas de abandonar una obra sin que esta haya terminado, y si no lo hice fue por respeto hacia los actores.

En resumen: Mejor lee un libro, y ahórrate hora y media de suplicio. Esperemos que la temporada de otoño que comienza traiga mejores obras a la capital!

 

Tags:

Artículos relacionados

Acerca del autor

7 Comentarios

  1. sil
    23 septiembre, 2007
  2. De Cabo
    23 septiembre, 2007
  3. Stackhouse
    23 septiembre, 2007
  4. mjk
    26 septiembre, 2007
  5. bernie
    27 septiembre, 2007
  6. albert
    5 octubre, 2007
  7. tati
    31 mayo, 2008

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar