El Rimembe del Vienne, seres racionales de los que toman raciones en los bares



Hola rimembers,

Hoy me ha pillado el toro amigos, así hoy tengo que escribir de algo que no me requiera una gran labor de investigación, ni horas y horas de pesquisa desempolvando viejos legajos y revisando mugrietos discos de vinilo (eso, o un par de búsquedas en google). Hoy os hablaré de uno de mis grupos preferidos, Siniestro Total.

Estos tipos que publicaron su primera maqueta como Mari Cruz Soriano y los que afinan su piano, cambiaron el nombre tras un accidente con un Renault 12 volviendo de la playa del Samil y pronto se convirtieron en el estándarte del punk cachondo y de la movida viguesa de los 80, muy conectada con la ya cansina movida madrileña que tan de moda está ahora.

Sus primero discos tenían un sonido punkarra y unas letras subrealistas del tipo todos los ahorcados mueren empalmados, las tetas de tu novia o matar jipis en las Cies. De esta época es también el famoso Ayatolah no me toques la pirola y Mario encima del armario.

Poco a poco su punk se va suavizando, las letras son menos bestias aunque igual de cachondas y se van convirtiendo en un grupo de rock irreverente y conocido por los círculos comerciales de la época. Algunos de sus éxitos seguro que os suenan más como el Opera tu fimosis, Mas vale ser punkie que maricón de playa, Miña terra Galega y ¿Quiénes somos de dónde venimos y a dónde vamos?, a pesar de que nadie daba un duro por ellos cuando el cantante Germán Copini dejó el grupo para formar Golpes Bajos.

Siniestro siguió ganado adeptos y se consolidó como un grupo reconocido con temas como Me pica un huevo, y el Bailaré sobre tu tumba. Tanto es así que acabó sacando un disco de grandes éxitos que se llamó Gran “D”, sexitos y en la portada aparecían una D grande y unos sexos pequeñitos debajo.

Posteriormente los discos De hoy no pasa, Me gusta como andas y En beneficio de todos son un camino sin retorno hacia el rock más clásico pero contundente, mezclado con aires gallegos y con letras divertidas pero algo más serias. De esta época son temas como Al fondo a la derecha, Pueblos del Mundo Extinguios, Alégrame el Día y La Sociedad es la Culpable.

Cabe destacar la publicidad que hieron de En beneficio de todos, con camisetas en las que se leía: EN BENEFICIO DE TODOS: NO ME DEIS MAS DE BEBER, EN BENEFICIO DE TODOS: CÁLLESE, SEÑORA y EN BENEFICIO DE TODOS ENTREN Y SALGAN RAPIDAMENTE NO OBSTRUYAN LAS PUERTAS, en esta última tiene partes de las letras en rojo y otras en negro, y si se lee sólo lo negro lo que pone es EL PENE DE TODOS ENTRE Y SALGA RAPIDAMENTE NO UYAN LAS PUTAS.

Tras este disco llegó otro recopilatorio y el disco que más me gusta a mí, un directo llamado Ante todo mucha calma que es un auténtico placer escuchar y cuyas canciones he cantado en muchas noches de pedo junto con mis amigos por las calles y plazas de Móstoles para disgusto de vecinos y transeuntes.

Y el grupo siguó componiendo y con algunos éxitos como El hombre medicina y Cuenca Minera, pero en el resto de sus discos fundamentalmente revisitan sus viejos temas y les dan un nuevo aire más moderno (y con mejor sonido), tocándose de paso unos blues más que buenos en su Historia del Blues.

De la formación original ya no queda nada más que Julián Hernández y la banda ha pasado por muchos cambios de estilo, pero de vez en cuando aparecen por alguna tele para hacer ellos también un Rimemebe. Si queréis saber más echadle un vistazo a este extenso artículo de la Wikipedia. Además hace poco sacaron un directo doble con DVD llamado Que parezca un accidente que hace un repaso genial de la historia de Siniestro y que desde aquí os recomienda antes de despedirse vuestro amigo Call me Ishmael.

Saludos!

Artículos relacionados

Acerca del autor

One Response

  1. Call me Ishmael
    5 julio, 2008

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar