Hacerse el sueco


Inmerso en la lectura de la segunda novela de la ya mundialmente famosa trilogía de Millennium y a punto de que se estrene su versión cinematográfica este mismo viernes, he empezado a reflexionar sobre todo lo sueco que nos rodea, que no es poco.

Aparte de los “bestsellers” ya comentados del fallecido Stieg Larsson que alimentan nuestros deseos de ficción, nuestros colegas nórdicos se infiltran en nuestras vidas de distintas formas tal cual haría la propia Lisbeth Salander.

Se han metido de lleno hasta la cocina con sus módulos de cocina de nombres impronunciables del gigante IKEA.

built-in-ikea-modern-kitchen-cabinets


Y no sólo nos la amueblan, sino que diseñan los envases de muchos de los productos que consumimos (Tetrapack) y nos ponen los electrodomésticos (Electrolux). Se introducen en nuestras conversaciones telefónicas controlando parte de los terminales (Ericsson) y de los operadores (Yoigo, cuyo principal accionista es Telia-Sonera).

tetrapack-fullelectrolux01yoigo-logoTeliaSonera_Logo

Conducen nuestras vidas, bien sea en sus robustos volvos o sus lujosos Saab o incluso, si hace falta, sus célebres camiones Scania.

scania_r-series

Han plantado cara al mismísimo emporio de Zara con la moda de temporada y la ropa interior fashion del H&M. Me pregunto qué será la próximo. Lo inminente es, desde luego, el estreno mañana de la segunda parte de Millennium en las salas de cine.

¿Será esta la venganza de los suecos por cómo quedaron retratados en la época del destape?

Artículos relacionados

Acerca del autor

4 Comentarios

  1. holala
    22 octubre, 2009
  2. Ikeisenhower
    23 octubre, 2009
  3. Carlos
    23 octubre, 2009
  4. De Cabo
    23 octubre, 2009

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar