Orgulloso del baloncesto español


Tengo la sensación de haber asistido al que probablemente será el mejor partido de baloncesto que vea en mi vida: por calidad, por emoción, por intensidad, por trascendencia y por lo que representa para todos aquellos que amamos este deporte.
Pertenezco a esa generación que se acercó a la canasta tras la medalla de Los Angeles 84, y cuando España se puso a dos puntos en el último cuarto contra Estados Unidos en esta final de Pekín 2008… el orgullo empezó a salir por cada uno de lo poros de mi piel.

No me había gustado el juego de esta selección a lo largo de los Juegos Olimpicos, ni la dirección de Aito, sobre todo, en cuanto al manejo de las rotaciones y de la psicología de los jugadores. El gran logro de Pepu fue hacer a cada uno de los integrantes del equipo sentirse importantes, y creo que en eso Aito ha fallado.

Resumiendo, España había llegado a esta finalmente sencillamente porque nuestros jugadores son muy buenos. Como equipo, y salvo algún que otro momento, dejábamos bastante para desear.

Para ganar a Estados Unidos no valía con ser buenos, además había que jugar bien… y también, para que negarlo, que ellos no jugaral al cien por cien. Nosotros cumplimos con nuestra parte y por tanto no se puede pedir más.

La apuesta de Aito por Navarro fue un mensaje. Un cambio en ese estilo que he criticado. Necesitabamos a Navarro para estar ahí, y Navarro necesitaba ese empujón de confianza.
Todos, todos nuestros jugadores han respondido hoy. Y nada de contemporizar, jugando de tú a tú. Con el arsenal ofensivo a toda máquina en los dos equipos. Jugadas brillantes, espectáculo, baloncesto en estado puro.

Y estuvimos a dos en el último cuarto y el oportuno tiempo muerto pedido por el entrador americano llegó. Y en ese tiempo muerto, pasaron por mi memoria los últimos 24 años de baloncesto. Y el sentimiento de estar allí, con cuatro horas de sueño, contemplando aquel partidazo y con la posibilidad de ganar a un EQUIPAZO me hizo feliz como jugador aficionado o como aficionado jugador, lo mismo me da.

Una selección de los mejores jugadores NBA del momento los tenían de corbata. Estaban jugado al 100 % y no conseguían derrotarnos. Ricky, Rudy, Navarro, Jimenez, Felipe y los Gasol estaban enchufados … cualquier cosa podía pasar.

Y pasó que el mejor jugador NBA de la temporada, Kobe, demostró el porqué de este galardón. Y el mejor jugador de la selección americana en este torneo, Wade, demostró su estado de forma. Si estos dos cracks no hubieran dado el paso adelante en ese momento… Pufff, se me pone la carne de gallina de pensarlo.

Estuvimos cerca, pero lo mejor es lo bien que lo pasamos, el espectáculo baloncestítico que vivimos… y el orgullo que sentimos por nuestra selección. Ojalá un día pueda decir que este fue el segundo mejor partido que he visto en mi vida. Será el día, en que ganemos el oro ante una selección con tanta calidad como el equipo USA que nos derrotó hoy.

P.D. : Romay al baloncesto es lo mismo que Mariano Mariano al baile. Sin Creus al lado no tiene cabida como comentarista.

Artículos relacionados

Acerca del autor

6 Comentarios

  1. jose87
    24 agosto, 2008
  2. Lucía
    24 agosto, 2008
  3. Ingeniero
    24 agosto, 2008
  4. De Cabo
    24 agosto, 2008
  5. Stackhouse
    25 agosto, 2008
  6. Dimitri
    25 agosto, 2008

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar