Recorrido fotográfico nocturno por Madrid centro


Galería completa en flickr

Buenas noches,

ya han pasado más de dos años desde que perdiese mi virginidad nocturna fotográfica en las calles de Madrid. Desde entonces, he seguido perseverando en esta disciplina, aunque la escapadas nocturnas han sido más bien escasas o nulas muy a mi pesar. Sin embargo, el pasado jueves 11 de agosto, aprovechando la luna casi completa que nos acompañaba nos lanzamos cámara y trípode en ristre a tratar de captar la esencia vespertina de la capital.

Itinerario

Si te desplazas en coche hasta el centro un buen sitio para aparcar puede ser las calles próximas a la Puerta de Alcalá. Ahí es probable que ahora en agosto deis con un sitio sin demasiados problemas y sin tener que pagar el ticket de la O.R.A.

Una vez establecido el campamento base, una buena idea dadas las altas temperaturas que nos acompañan desde hace varios días, es comenzar el safari fotográfico con unas cañitas. De nuevo, las inmediaciones de la Puerta de Alcalá, son un lugar más que apropiado para dar con un buen sitio para disfrutar de unas cañas bien tiradas y fresquitas tan típicas.

Después, el Parque Del Retiro, es una muy buena opción para calentar la cámara poco antes de que las últimas luces del día den el testigo a la noche. Hay muchas cosas fotografiables: patinadores en línea (por decenas), grupos practicando capoeira, retratos de músicos que amenizan el parque, confesionarios en serie para la próxima visita de Ratzinger Zeta; en definitiva, todo a aquello que capte vuestra atención e inspiración.

Y ya recién inaugurada la noche, es momento adecuado para inmortalizar La Puerta de Alcalá, muy trillada ya, la verdad, pero tal vez deis con un ángulo o encuadre desde el que no se haya acercado tanta gente. Después, en nada y menos, estaréis en la zona de Cibeles. Si sois afortunados la Diosa tal vez esté iluminada (no fue nuestro caso), de cualquier forma, muchos de los edificios próximos al monumento son dignos de ser retratados.

Banco de España, Edificio Metrópolis, terraza del Círculo de Bellas Artes son algunos puntos de parada obligatoria. Tras ellos podemos enfilar hacia Gran Vía, y reflejar desde sus edificios más insignes hasta las razas urbanas que habitan en ella.

Y lo de Sol, es un punto y aparte, el 15-M marcó un antes y un después en esa plaza. Ahora, a pesar de que nadie estuviese acampado en ella, está repleta de gente que patina, baila improvisadamente al ritmo de una banda de músicos callejeros o, simplemente, deambula por allí.

A continuación, a Santa Ana, con sus típicas terrazas llenas de gente disfrutando de picoteo y cervezas. Y de allí a la Plaza Mayor, a ser posible a una hora algo tardía para poder captarla sin nadie que nos obligue a retocar más tarde la foto.

Y por último, y si el cuerpo aguanta, podemos cerrar la tourné nocturna bajando por la Carrera de San Jerónimo, para retratar a los leones del Congreso de los Diputados o a los glamourosos huéspedes de los lujosos hoteles que allí se ubican.

Material

Indispensable el trípode, sin él y aunque tuviésemos un pulso de cirujano, todas nuestras fotos acabarán movidas.
Aconsejable, una linterna, nos puede venir muy bien para iluminar puntos lejanos en los que la luz de ayuda al enfoque de la cámara, no llegue. Tened en cuenta que la mayoría de las fotos tendréis que sacarla con el enfoque manual, el autofocus en condiciones de luz escasa, se vuelve loco.
Imprescindible, la paradita para reponer energías disfrutando de unas jarras de cerveza con sus correspondientes bravas y croquetas.

Y esto es todo por hoy, os espero en la próxima salida, bien sea diurna o nocturna, en la que compartiré los resultados con vosotr@s. ¡Cuidaos hasta entonces!

Galería completa en flickr

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar