Ruta de Pinchos por la calle Laurel, Logroño

Hoy os traemos una ruta de pinchos / tapas por una de las ciudades con más fama de España, Logroño, siempre con el permiso de los charros de este blog, entre los que me incluyo. Logroño es uno de esos sitios a los que vas sabiendo que vas a disfrutar mucho bebiendo y comiendo, y que prácticamente entres donde entres vas a encontrar una gastronomía rica, variada y sabrosa.

Calle Laurel

Calle Laurel

Cuando uno habla de Logroño habla de “pinchos por la “Laurel”

Y es que allí en la Calle Laurel, una calle peatonal y estrecha es donde se concentran más bares de pinchos por metro cuadrado de toda España, evidentemente en todos no pudimos entrar, pero en algunos nos pusimos las botas. También hay que decir que los precios son bastante irregulares, os podéis encontrar unas tapitas de bacalao con las que hay que rascarse bien el bolsillo (en El Abuelo, exquisito pero caro) o unos pinchos de jeta muy baratos en el Charly.

Pues allá vamos, estos son nuestros elegidos:

Pincho de “champis” en El Soriano: este es el pincho número uno de la Calle Laurel, son unos champiñones con una elaboración muy sencilla, a la plancha y con algunas salsas por ejemplo de ajo y perejil. Una de las particularidades es que los champiñones son bastante grandotes, se sirven sobre una tosta de pan.

Otro de los típicos son los bocatas del Tío Agus, en la Taberna Lorenzo, este es el típico bocata-montadito grasiento con carne de ternera con el que te empachas de gastronomía tradicional, una bomba, pero qué rico. En este mismo bar también vais a encontrar unos pinchos morunos con la misma salsa del montadito que están deliciosos.

Uno de los pinchos más baratitos es la jeta en el Charly, está buenísima se parece mucho a la jeta o morro que hacen en Salamanca, quizá es menos conocido pero está al ladito de El Soriano, merece la pena la visita.

Un pincho muy gracioso es “el matrimonio”, una especie de montadito con anchoas y pimiento verde frito, es la cosa más sencilla del mundo pero el resultado es bueno, eso sí a grasa… no nos gana nadie, ¿dónde lo encontráis? En el Blanco y negro.

Champiñones de El Soriano

Champiñones de El Soriano

Claro que después de cuatro vinos y cuatro pinchos ya vamos doblados, pero no que no pare la ruta que aún nos quedan unos cuantos, por ejemplo: un pincho o ración de patatas bravas en el Bar Jubera, un cojonudo en La Simpatía, es una especie de tosta con carne de picadillo o chorizo y un huevito de codorniz frito; aunque pidéis encontrar diferentes variantes según gustos. Por último, un bar moderno con pinchos muy elaborados y “de moda”, el DO Laurel, es un bar bastante grande y con numerosos tipos de pinchos, nos encantó el tartar de carne o Steak Tartar.

Steak Tartar, en DO Laurel

Steak Tartar, en DO Laurel

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario