Reflexiones sobre Facebook

Soy relativamente nuevo en esto de Facebook, otra idea feliz que surgió de la mente de unos jóvenes pródigos universitarios estadounideneses. En mi caso la culpable fue una amiga de Belgrado que me invitó a meterme en harina el 25 de febrero de este año que ya agoniza.

Según leí hace un tiempo, la idea sobre la que montaron su “chiringuito social” fue los tipicos anuarios de toda la vida que incluían los “gepetos” de la gente junto con ciertos datos personales.

Le dieron varias vueltas de tuerca al tema y decidieron ir mucho más lejos, hasta llegar al punto en el que ahora nos encontramos.

Para profanos sobre el tema, Facebook es básicamente una forma de estar conectado con aquel compañero de clase de cuando tenías 14 años y apenas saludabas y del que ahora, ¿gracias? a la informática, puedes ver, tan ricamente, sus fotos de su última escapada a Gijón. En definitiva, es una herramienta que se vale de nuestro innanto carácter cotilla para que pasemos horas muertas contemplando vidas ajenas frente a la pantalla.

No estoy siendo del todo justo, también permite hacerte fan de personajes mediáticos como “el hombre del gas natural” o “el chico de es una fiessssta”, referentes de la cultura contemporánea.

Una de las preguntas que me hago es si facebook llegó para quedarse o será flor de un día. Seguro que hay un montón de datos y estadísticas que avalan su prometedor futuro y su buen estado de forma, pero hay cosas que no terminan de convencerme:

¿Por qué gente que no te saluda cuando se cruza contigo en el trabajo, solicita ser tu “amigüito” en facebook?

¿Cómo está afectando a las empresas las horas, minutos y segundos que los empleados se dejan en actualizar su foto del perfil, publicar mensajitos originales sobre su estado, subir las últimas fotos de sus vacaciones en Peñíscola o unirse a la causa “Dormir cinco minutos más”?

¿Cuántos usuarios juegan a la guerra de mafias, el experimento seis grados de separación o responden al quiz ¿Qué significa tu nombre? y de dónde sacan su tiempo?

¿Llegará el día en que las empresas de selección de personal echen un vistazo a tu perfil de facebook y comprueben horrorizados cómo te pusiste chuzo con tus amigos el día antes de enviarles tu currículm?

Estas y otras muchas preguntas me asaltan mientras trato de decidir si facebook propicia cosas interesantes o si, por el contrario, es un agujero negro para las trivialidades de internet (necesario, por otra parte). ¿Veremos de aquí a unos años el fin de facebook? Lamentablemente, no poseo el interfaz de bola de cristal que me permita predecir lo que vendrá en los mundos de Interntet.

Francamente creo que en Internet, hay espacio para todos. Y facebook, twiter o este mismo blog desde el que escribimos otras tantas trivialidades, son meras herramientas. Lo importante es la calidad de los contenidos y ahí es donde hay que centrar la atención. Sin calidad, el envoltorio, pronto pasa a mejor vida.

Espero vuestras opiniones, experiencias, frustraciones, expectativas y alegrías sobre el asunto Facebook en forma de comentario en este post. Me encantará conocer vuestro punto de vista.

Tags:

Artículos relacionados

Acerca del autor

15 Comentarios

  1. De Cabo
    23 diciembre, 2008
  2. Lucía
    23 diciembre, 2008
  3. Ikeisenhower
    23 diciembre, 2008
  4. Warning
    24 diciembre, 2008
  5. Antonio
    24 diciembre, 2008
  6. chuscurro
    24 diciembre, 2008
  7. Dimitri
    25 diciembre, 2008
  8. G
    20 enero, 2009
  9. Nsaladilla
    27 enero, 2009
  10. La Cristi
    27 enero, 2009
  11. Marta
    28 febrero, 2009
  12. esther
    13 marzo, 2009
  13. Gabriel
    13 octubre, 2010
  14. Redes Sociales
    6 enero, 2011
  15. Ikeisenhower
    19 enero, 2011

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar