Premios Darwin. Premios a la estupidez humana


Siempre se ha dicho que la naturaleza es sabia. La selección natural hace que en el mundo natural no haya animales cojos, ciegos o con algún problema físico importante pues simplemente no sobreviven, bien porque se los comen otros animales, bien porque no son capaces de conseguir el sustento necesario para seguir adelante.

Premios Darwin

Entre los humanos no ocurre eso ¿o quizá si? Nuestra inteligencia hace que entre nosotros no exista selección natural, pero cuando la inteligencia y el sentido común fallan, la naturaleza aplica su sabiduría de forma implacable y los humanos más tontos desaparecen de la faz de la tierra para siempre. Eso, junto con que dicha estupidez hay que premiarla, es lo que deben pensar quienes otorgan los premios Darwin.

Los organizadores de este evento otorgan estos premios que llevan el nombre del biólogo inglés Charles Darwin a las muertes más tontas o más absurdas. ¡Pero ojo! No cualquier muerte puede recibir un “distinguido” premio Darwin. Su creadora Wendy Northcutt, quien ya ha escrito varios libros sobre la materia, considera que estas tienen que cumplir 5 requisitos indispensables:

Imposibilidad de reproducción. El candidato debe estar muerto o haber quedado estéril. Para salir de dudas, se aplica el criterio de “la isla desierta”, el cual considera estéril a una persona que incapaz de reproducirse en una isla desierta con un miembro fértil del sexo opuesto.

Excelencia. Asombrosa falta se sensatez. En este caso la muerte tiene que estar causada por algo gracioso y que lleve aparejado una falta de sentido común de libro.

Autoselección. Causar la muerte de uno mismo. Lo mas importante de la gansada es que quien la realiza es quien la sufre.

Madurez. La persona debe estar en su sano juicio. El candidato no puede padecer deficiencia mental alguna y debe tener edad legal para conducir.

Veracidad. El acontecimiento debe ser verificado. Para ello puede valer una noticia televisiva o un artículo de periódico.

Así, todas las historias que no cumplan estos 5 requisitos serán descalificadas aunque si están muy extendidas pasarán a formar parte del apartado leyendas urbanas. La elección de los candidatos y ganadores se lleva a cabo mediante votación a través de Internet previa discusión en foros dedicados al tema. La conclusión es una lista de agraciados que pasan a tener el “honor” de figurar en los premios Darwin de dicho año. Como ejemplo de los otorgados este año cabe mencionar lo que llevo a cabo un sacerdote brasileño que se elevó en una silla flotante tirada de globos de helio para batir un record. Iba preparado con gran cantidad de material de supervivencia, un teléfono que operaba por satélite y lo más importante, un GPS para permitir su localización. ¿El fallo? No sabía usar el GPS, con lo que desapareció sin dejar rastro. Bueno no exactamente sin dejar rastro, se encontraron algunos globos pero nada del recien galardonado.

Sacerdote brasileño elevado por los globos

Artículos relacionados

Acerca del autor

4 Comentarios

  1. De Cabo
    24 enero, 2009
  2. zanalyst
    25 enero, 2009
  3. jeremy
    27 febrero, 2009
  4. www
    25 abril, 2009

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar