Viaje a la nube

Lo sé, parece el título de un libro de Verne malamente adaptado eso si, pero no, de hecho, es un viaje bastante especial que muchas empresas se plantearon… se plantean… y se plantearán… con lo que eso conlleva.

Hoy, aniversario de éste nuestro blog, y ante la generosa invitación del leader, dueño y señor del mismo, he decidido que… por qué no emprender este viaje juntos? Al menos iniciarlo… porque el viaje ya os adelanto es más largo y tedioso de lo que parece, y solo una buena preparación nos llevará a nuestro destino satisfactoriamente… y lo que es mejor… además de no morir en el intento… no arruinarnos en el intento…
Para entender el viaje, lo primero es entender que es la nube… la nube no deja de ser un mega data center que proporciona servicios en el mismo o en otros centros de datos dispersados geográficamente y cuyo acceso se puede producir a través de:

• Internet
• VPN (tunel)
• Express Route (o conexión directa), la más cara.

Lo más importante es entender, que este viaje puede resultar “caro” en el sentido que, pagas por lo que usas. Si no has hecho los deberes antes de ir, puedes llevarte sorpresas bastante desagradables en tu factura. Una buena planificación y conocimiento de los servicios que realmente necesitas junto con calculadoras de costes proporcionadas generalmente de manera gratuita por los diferentes proveedores de servicios en la nube es lo más recomendable mucho antes de decidirte mover allí.

Por supuesto, como en la vida, el dinero no lo es todo, por ello hay, entre otras muchas, necesidades básicas que van muy ligadas a la evolución de nuestro negocio y a los que hay que adaptarse si no queremos quedarnos atrás como son la escalabilidad, agilidad y flexibilidad, éstas son, probablemente, las ventajas más positivas que podemos encontrar dentro de la nube.

En una primera fase hay que desarrollar la estrategia tecnológica, es decir, qué proveedor de servicios es más apto para los servicios que necesitamos, de los más conocidos pero también más caros y maduros podrías ser Azure (Microsoft) y Amazon.

En una segunda fase, y a pesar de que estemos familiarizados con los conceptos IAAS, PAAS o SAAS (además de otros muchos servicios “as a service”) una adaptación exitosa a la nube pasa por una estrategia clara de los servicios que queremos subir o usar en la misma. Ejemplo, si tenemos una aplicación en nuestro centro de datos que queremos migrar a la nube, hay que pensar si una solución híbrida nos podría solventar nuestro problema de escalabilidad. O si nuestra base de datos por la que pagamos una millonada en licencias y soporte, con moverla a la nube y dejar que el proveedor de servicios le de soporte por nosotros nos aliviaría nuestros problemas de rendimiento.

Lo que está claro es que, si no queremos migrar problemas de un sitio a otro, necesitamos tener control total sobre nuestros futuros pasos tanto a nivel financiero como a nivel operacional, la recomendación desde luego es empezar pequeño y por lo más simple. Una mala estrategia y prisas por usar los servicios en la nube porque otros ya lo hicieron sería un error catastrófico.

Me gustaría seguir y seguir hablando del viaje a la nube, pero afortunadamente es un tema tan dinámico y grande que el post se haría eterno ? por tanto quizá haya otro, más enfocado a los nuevos roles que necesitaremos dentro de la empresa tras nuestro paso a la nube, catálogo de servicios, necesario para dar una experiencia de usuario como demandan los clientes, seguridad…. Quedo a la espera de vuestros comentarios y sugerencias. Y para terminar no me gustaría acabar este post sin felicitar al blog, FELICIDADES! A por otros 10!

Artículos relacionados

Acerca del autor

One Response

  1. De Cabo
    9 abril, 2017

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar