La verdad histórica del Dos de Mayo


Jose_Bonaparte

Las francesas fueron, con las suecas, las Egerias de las playas de España: al exhibir sus pezones lanzados a la conquista de la Costa Brava cual Torres Eiffel en miniatura en una época donde Telecinco no existía, revolucionaron las hormonas de muchos adolescentes.

De lo que se puede deducir que no todo lo q vino de Francia fue malo.

Pero mucho antes, en el amanecer pálido de un día brumoso, como diría Arturo Pérez Reverte al principio del capítulo XX de una novela suya, las tropas napoleónicas compuestas de hombres apuestos y valientes se percataron en el camino de Portugal que todavía los baños de mar no estaba de moda y menos todavía los baños de sol en Topless. Era inútil entonces llegar a su destino para comprar juegos de toallas playeras si nadie todavía se bronceaba tumbado en las arenas finas de la Península Ibérica. Decidieron quedarse en España y aprovechar las alcobas húmedas y calientes de las vecinas hispanas mientras que los hidalgos veían como sus conquistas descubrían el glamour de una manera vigorosa mucho antes que Yves Saint Laurent naciera, como diría Boris Izaguirre en el capitulo XV de una novela suya.

De paso pusieron fin a la inquisición, de tal manera que hoy en día no tenemos que ir a misa el domingo por la mañana o rezar el rosario cada dos por tres por cada uno de nuestros pecados. Por los lectores que fueron a un colegio laico, que Dios les ayude, señalo que un rosario no consiste en ir de bar en bar en la Latina para contar el numero de cervezas que se puede ingerir en un Domingo Santo, o rezar una y otra vez para que el chico o la chica del otro lado de la barra con la camiseta más apretada que los vaqueros de Kate Moss, se decida a guiñaros el ojo. Con la inquisición vigente todavía, habríamos visto a Nuestro Presidente de Todos Los Españoles admitir la crisis cuanto antes cuando el verdugo (veo muy bien a Rajoy en Torquemada) hubiera dado una vuelta más de tuerca al ingenioso sistema de tortura y que los huesos de Nuestro Presidente de Todos Los Españoles hubieran crujido cual barra de chocolate entre las mandíbulas de un chimpancé.

pepebotella

El Príncipe de Todos los Españoles puede también dar gracias a los franceses en lugar de aprovecharse de este día para no trabajar: El estatuto de Bayona (1808), considerado como la primera constitución española, impone la monarquía heredera, una herencia que se conserva en la constitución de nuestros días y por la cual Felipe puede esperar un día tropezar en las escaleras de cualquier tribuna sin que nadie se atreva a reír. ¡La verdad es que en aquella época no había Tribunal Constitucional y un estatuto se podía aprobar en pocas horas sobre todo con la cosquilla de la bayoneta en la base del cuello…
José I al empezar la modelación de la plaza de Oriente abrió el espacio necesario para que años después se construyera la Opera Real. Una construcción que por desgracia estropeó el conjunto creado por la harmonía y el buen gusto de los gabachos. Y así los alemanes pudieron inspirarse de este bloque de cemento donde se canta arias wagnerias entre otras cosas para las construcciones de los bunkers de la costa Atlántica.
Goya, el famoso pintor, podría levantarse de su tumba para cantar una canción de Edith Piaf: José I firmo la creación del Museo del Prado, sin saber que iba a albergar el testimonio de la mala leche de los galos, obra maestra de la pintura española: el fusilamiento del dos de mayo. Daros cuenta que sin los franchutes no habría museo del Prado ni Goya habría pintado su obra maestra. La aportación francesa a la cultura de España es insuficientemente reconocida. Ojala un genio del pictograma hubiera inmortalizado en un lienzo otra famosa trifulca Franco-española: la revuelta de los camiones de tomates a la frontera ¡

Pero los franceses no fueron echados a patadas como la leyenda y Nuestra Esperanza de Todos Los Madrileños lo creen. Se fueron porque no podían pronunciar ni la puta jota, ni la doble R, ni la G: No se iban a quedar en un país donde se morían de sed cuando pedían una “Ra-ra de Rio-Ra Ro-Ro, pô Fabô” traducir “jarra de rioja rojo, por favor” a una camarero de una taberna de Mostoles ¡

Por eso en lugar de celebrar el levantamiento contra los franceses se debería darle las gracias y invitar a cada francés que os cruzáis por la calle al menos a una caña y algo de tapas, por ejemplo en el Pepe Botella, famoso bar de la Plaza del Dos de Mayo. Y acordaros…Gilbratar… FRANCES ¡!!!

Artículos relacionados

Acerca del autor

One Response

  1. warning
    6 mayo, 2010

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar