Noche de San Juan


Amigos decaberos, encended las hogueras, desempolvad los rituales y preparaos para vivir una noche mágica en la que se mezcla la celebración pagana del solsticio de verano (realmente ocurrido dos días antes) con la festividad cristiana de San Juan.


Descalzo_fuego

Las raíces de la celebración de la Noche de San Juan se pierden en el tiempo. Nuestros antepasados creían que el Sol estaba enamorado de la Tierra y se resistía a abandonarla. Y por ello comenzó a festejarse en la última noche de primavera, alrededor del 24 de junio, que es la más corta del año. A esto se unía la superstición de que ese día era el ideal para ahuyentar a los malos espíritus y atraer a los buenos, así como para librar encantamientos de amor y fertilidad.
Con la llegada del cristianismo, la Noche de San Juan se mantuvo, pero perdió su carácter mágico y adoptó un nuevo significado. Según los textos sagrados, Zacarías mandó encender una hoguera para anunciar a sus parientes el nacimiento de su hijo, Juan Bautista, que estaba cercana a esa noche de solsticio de verano.
Para conmemorar esa fecha, los cristianos del Medievo encendían grandes hogueras y celebraban diversos ritos a su alrededor. En ellos siempre estaba presente la señal de la Cruz.

En definitiva, aunque actualmente suele celebrarse conjuntamente, una cosa es el solsticio y otra el día de San Juan. Los chamanes, magos, brujos, y hechiceros, celebraban el Sol en su máximo esplendor del solsticio. Posteriormente, los cristianos quisieron darle un sentido trascendental a esa fecha y aproximaron la festividad de San Juan a dicho solsticio.

Esta noche, la atmósfera se carga de un aliento sobrenatural que impregna cada lugar mágico del planeta y es el momento propicio para estremecernos, ilusionarnos y narrar a nuestros hijos, nietos o amigos toda clase de cuentos, anécdotas y chascarrillos sanjuaneros que nos sepamos. Se abre la puerta que nos introduce al conocimiento del futuro y a las dimensiones mágicas de la realidad. Es la noche en que los entierros arden, el Diablo anda suelto y los campos son bendecidos por el Bautista. En la mañana, dice la tradición, que muy temprano la gente se lava el pelo y la cara con las aguas bendecidas y comenzaba a llamar, tres veces consecutivas: ¡San Juan!, ¡San Juan!, dame milcao (guiso de papas con manteca) yo te daré pan.

La noche anterior dos han sido los eventos más importantes: el baile del fuego y las pruebas. Algunas de estas pruebas son:

  1. La joven que sale al amanecer y se encuentra con un perro su marido será un goloso perro durante su vida.
  2. Al salir, después de las 12, se encuentra con un gato negro es mala suerte para el futuro, felicidad si el gato es de otro color.
  3. Si a medianoche se hace una cruz en los árboles, producirán el doble.
  4. Si a las 12, mira la luna y después la higuera, la verá florecer.
  5. La higuera y el “pesebre” (helecho) florecen esta noche. Quien posea una de estas flores será muy afortunado.
  6. Quien vea florecer la hierbabuena esta noche será muy afortunado siempre que lo mantenga en secreto.
  7. En la víspera se planta la flor de la hortensia, en un tarro con tierra y agua. Luego se le hace un pedido poniendo fe en el bautismo de San Juan.
  8. Hay que lavarse las manos con agua de manantial para mantenerse joven y el cabello para conservarlo hermoso. Esa noche las aguas están benditas por el Bautista.
  9. Cuando llueve esa noche o al día siguiente, va a haber abundancia de manzanas.
  10. Antes de la salida del sol hay que regar los árboles con agua de manantial, para que den bastante fruta durante el año. En el exacto momento en que el sol ilumina el amanecer del día 24, las aguas de fuentes y arroyos están dotadas de poderes especiales para curar y brindar protección a la gente.
  11. Quien se baña en el rocío que cae esa noche quedará protegido durante todo el año.
  12. Meterse desnudo y de espaldas al mar, mirando la luna, permitirá a quien lo haga obrar ciertos prodigios.
  13. Para tener buena siembra hay que tirar un pedazo de vela la noche de San Juan.
  14. Para aprender a tocar guitarra hay que colocarse durante esta noche bajo una higuera.
  15. Los solteros y solteras que al comenzar el 24 se asomen por la ventana de su casa verán pasar al amor de su vida.
  16. Si se quema un papel donde se haya escrito aquello que se quiera olvidar, se puede lograr bienestar por todo el año.
  17. Si una mujer se mira desnuda y de espaldas en un espejo, a media noche y con la luz de una vela, verá el momento de su muerte.
  18. Quien madrugue el día 24 no pasará sueño el resto del año.

Contando con el Sol y San Juan como componentes básicos de la celebración, en la noche y el amanecer sanjuaneros los hombres manipulan diversos instrumentos simbólicos con la finalidad de luchar contra los distintos males que perjudican a los humanos, a sus actividades y a sus bienes a lo largo del año.
Es fecha de transición astral que anuncia diversos cambios en la naturaleza equivale a una ruptura de orden cósmica propiciadora de emergencias del inframundo. Por eso la noche de San Juan es noche de brujas, entes que pueden provocar numerosos males a los humanos.
La Noche de San Juan, la de las tradiciones mágicas, se caracteriza por la multitud de hogueras que iluminan la noche. Los ciudadanos arrojan a la hoguera antes de su encendido pequeños objetos, conjuros, deseos e incluso apuntes del curso con el objetivo de hacer desaparecer los malos espíritus.
La tradición de enramar las fuentes está relacionada con la prosperidad, la abundancia y la fecundidad. La tradición dice que al amanecer del primer día de verano, las mujeres recogían de las fuentes la flor del agua con la esperanza de encontrar pareja, concebir hijos o hacerse con poderes curativos. Al amanecer, cuando las mujeres iban a la fuente, se cantaba a la flor del agua.

Espero que la disfrutéis …

Fuentes: Muy Interesante | Wikilearning

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar