¿Qué fue de…? Yupi


No voy a mentir. Este último encargo no me ha gustado nada. Primero porque Yupi no pertenece a mi infancia, sino a mis primeros años adolescentes, segundo porque me cae mal. Muy mal.
Yupi ese extraterrestre que intentó usurpar el sitio a Barrio Sésamo, con pinta de hijo bastardo de Espinete y un teletubbie… rompió definitivamente los lazos con mi niñez.

Convirtió la hora del bocadillo en un espacio de tiempo carente de interés televisivo para mí, me arrebató las ganas de seguir la programación infantil y, en definitiva, me hizo madurar de una manera tan brusca que ahora tengo que lidiar con este complejo de Peter Pan que me tiene dando vueltas por el mundo en busca de los personajes perdidos de mi infancia.

“Se acerca ya. Con nosotros viene a jugar…” Así empezaba la canción que hacía llorar a muchos niños. Y no, no porque la cantase Michael Jackson. Era el comienzo de esta lamentable serie.

Y es que aunque algunos dirán que digo esto porque su emisión ya me pillo con un incipente bigote cantinflero… Opino que “Los mundos de Yupi” eran un rollo, un coñazo…. una MIIIIIIERDA.

Dicho esto, hice de tripas corazón y demostrando mi profesionalidad y mi dedicación a los lectores del blog salí en su búsqueda. Tratándose de un extraterrestre y teniendo en cuenta que Jiménez del Oso ya no está entre nosotros, consulté con otro Jimenez experto en ufología, Iker Jiménez (¿es una casualidad que los dos se apelliden igual?, no lo creo).

La verdad es que Iker Jiménez se mostró amable conmigo y me contó que Yupi había sido perseguido con la NASA y que para evitar ser un conejilo de indias,había huido a un lugar donde podía pasar desapercibido entre horteras como él. Se encontraba oculto en Marina D’Or , ciudad de vacaciones. Yupi, en Marina d’Or, ¡que guay!

Para allá me fui. Encontrarle no fue muy complicado, la verdad. Me sumergí en las aguas del balneario exclusivo que compartíamos mil personas y me acerque a él, que se encontraba junto a una columna de mármol que acababa, con un gusto excelente, en un capitel jónico dorado. Parecía placidamente acomodado, cual Jesús Gil en su jacuzzi. Como buen pseudo-periodista, intenté enfretarme a esta entrevista con la objetividad que requiere la profesión y no con la mala leche que me pedía el cuerpo. Le interrumpí amablemente.

El blog de De Cabo: Yupi, hijo de puta. ¿Qué? ¿Pegándote la gran vida?
Yupi: Tengo miedo
EBDDKBO: Mira soy un reportero del blog de De Cabo y nuestros lectores quieren saber de tu vida. Probablemente yo no te caiga bien, y tú a mi no me caes bien, te lo aseguro. Pero me vas a conceder una entrevista, porque sino llamaré a los de NASA que se personaran aquí con el dedo incorrupto de ET para inspeccionarte tu biseccionado culo alienigena

Yupi, traga saliva. Posiblemente tenga ganas de llorar, pero yo también viendole la pinta que se lleva con su pelaje de felpa empapado, y me aguanto.

Y: Pregunte, pregunte.
EBDDKBO: Bueno lo que nuestros lectores quieren saber es qué coño hiciste después de ganarte la vida plagiando al ilustre y único Espinete.
Y: Yo en un principio volvía a mi planeta, pero luego me llamó mi agente. Había una oportunidad interesante en Hollywood. Alf había pedido mucho pasta para renovar su contrato y la productora se estaba planteando sustituirlo por otro extraterreste. Así que fui a unos castings con mi amigo…
EBDDKBO: ¿Quién? ¿Eskroto?
Y: En realidad se llama Astrako.
EBDDKBO: Pues eso he dicho. ¿Qué he dicho?. Eskroto.¿Verdad que se llama así?

Introduzco su cabeza bajo el agua unos segundos, setenta y siete para ser exactos. Sale más relajado y obediente.

Y: Pues el caso es que Eskroto y yo tuvimos problemas en las aduanas americanas. No nos dejaban pasar al principio. Llamaron a los de la NASA en secreto, y finalmente nos permitieron entrar al país. Lo que pasa es que no tardamos en darnos cuenta que llevábamos un tío pisándonos los talones.

EBDDKBO: ¿Y qué tal fue el casting?

Y: No llegamos a tiempo. Pensábamos que había sido un viaje en balde. Habíamos arriesgado nuestra vida para nada.

EBDDKBO: Qué pena. Voy a llorar. Vives en un balneario, no creo que la vida te haya tratado tan mal.

Y:Bueno, lo cierto es que tuvimos un golpe de suerte. John Lasseter, un joven cineasta, tenía un proyecto en mente: Pixar. Un día nos lo cruzamos en la calle y se quedo flipado con Astrako…

Basta una media sonrisa mía, para que rectifique.

Y: Bueno, el caso es que se fijo en Eskroto. Nos vio con cara de hambre y nos invitó a un bocata de panceta. Eskroto encendió una luz en su cabeza. Le pidió que le cediera sus derechos de imagen por un pequeño porcentaje de su primera película en taquilla. No sospechábamos que Toy Story fuera a tener tanto éxito. Nos forramos gracias a que PIXAR utilizo la imagen de Astrako, digo Eskroto, para crear a Buzz Lightyear

EBDDKBO: Valiente cabrón con suerte.

Y: Y poco más que contarte. Tuvimos que salir de Estados Unidos a la carrera porque nos enteramos de los planes de la NASA de capturarnos. Decidimos refugiarnos aquí. Por favor, cuando publiques esta entrevista, no menciones donde estoy. Pondrás nuestra vida en peligro.

EBDDKBO: Descuida Yupi, no haré nada que no te merezcas.

Hago un amago de meterle un capón, pero le doy unos cachetes en los mofletes y me voy. Yo antes no era así de chungo. Esta misión me está cambiando. Primero la muerte de Koji Kabuto y ahora haber conocido a Yupi en persona, me están trastornando. Aprovechando el viaje decido bajar hasta Benicasim donde me tomaré unas merecidas vacaciones. Volveré al blog, seguiré con mi misión… pero no sé cuando.

Por supuesto antes de este bien ganado descansito, publico esta entrevista y le envío el link a los de la NASA.

¿Eres un nostálgico como yo? ¿Te gustaría saber que fue de alguno de los personajes de nuestra niñez? Pide por tu boquita y saldré en su búsqueda. Mi aventura continuará después de mis vacaciones…

Artículos relacionados

Acerca del autor

2 Comentarios

  1. Lucía
    25 agosto, 2008
  2. Dimitri
    25 agosto, 2008

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar