Crisis de pareja: cuando estás hasta lost huevos.

jack-kate-lost1

Casi todas las parejas tienen su momento de crisis. En España se dice que suele ser el cuarto año, en Estados Unidos lo llaman “the seven year itchy” . Así que, haciendo la media,es normal que en mi relación con una estaudonidense la crisis nos haya llegado después del quinto año.

No es que haya dejado de quererla, no es eso. Sigo creyendo que es distinta, atractiva, incluso si me preguntan aún digo que la mejor de mi vida. Pero es que empiezo a ver cosas en ella que no había visto antes y que no me gustan.

Además como diría Ella baila sola: ya no me baila un gusano en la tripa, cuando suena la música y veo su LOST.

Quizá es que el principio de nuestra relación fue demasiado trepidante. Empujado por el frenesí podía llegar a echar cuatro o cinco capítulos por noche. Y no sé como lo hacía, pero cada vez que terminaba uno, me dejaba con ganas de empezar con otro.

Las circunstancias hicieron que las cosas se serenaran un poco. Ella desaparecía en verano por tres meses, y yo que me quedaba en España desconsolado. Tanto, que la única manera de no echarla de menos tanto, era ver una y otra vez las grabaciones de los capítulos pasados. A través de internet mantenía también el contacto con ella. Y no sólo directamente a través de su página, sino también hablando con otros amigos que la conocían y que la amaban tanto como yo.

Después del verano, cuando volvía, no tenía muy claro que podía esperar. Pero el primer capítulo tras el regreso era tan memorable que me dejaba atrapado de inmediato. Siempre me sorprendía con cosas nuevas, mejores o peores, que rompían cualquier asomo de monotonía. Me gustaba de ella que fuera impredecible, pero a la vez siempre tratando de ser coherente con si misma. Miraba a otras, pero nunca me plantee ni por un segundo abandonarla. Como he reconcido desde el principio, pase lo que pase, ha sido mi mejor relación hasta ahora.

Fue a finales del tercer año cuando las cosas se torcieron. Primero me dijo que después del sexto año, lo nuestro se acabaría. No era por mí, era por motivos de trabajo, la cadena donde trabajaba le había obligado a firmarlo. Quizá habría una esperanza para volver en el futuro… pero después del sexto año teníamos que cortar. Fue un golpe, un duro golpe, pero como seguíamos queriéndonos nada cambió en la relación. Eso sí, sus ausencias ya no eran de tres meses, eran de seis. Y el capítulo que echábamos a su regreso no era tan espectacular.

No obstante tengo que decir que nuestro cuarto año fue de los mejores. Con todo lo que estaba pasando, y en ningún momento se podía haber hablado de crisis. Hubo capítulos memorables… aquel quinto en que la hice gritar: “Penny, Penny, Penny”….
Cuando el verano nos volvió a separar yo pensé que los dos años que nos quedaban había que gozarlos a tope.

Pero cuando volvió este año… empezó la crisis. Se volvió más predecible. Seguía siendo encantadora, seguía siendo distinta… pero no era la misma. Estaba preocupado, quizás no era ella, era yo. Por eso hice una encuesta entre mis amigos. Muchos me comentaron que seguía igual, otros me insultaban o me decían que estaba loco… pero algunos me daban la razón, y sus argumentos eran los mismos que yo veía.

La seguía queriendo, la seguía viendo, pero la pasión se había extinguido casi por completo. Y luego empezó a hacer cosas raras, muy raras. Me recordaba al segundo año que estuve saliendo con Twin Peaks… que mala experiencia. Ya no me sorprendía, me dejaba flasheado. Por Dios, tenía que estar drogada: caras que salen en el humo y hablan, muertos que no mueren, ejecutores que no saben ejecutar, incoherencias y sobre todo la sensación de quedarme insatisfecho después de cada capítulo.

Ahora miro a otras con más deseo. Aunque hubo un tiempo en que me dije que no volvería con españolas, he empezado a verme con otra por internet (Pigmalion). Estoy un poco hasta lost huevos, la verdad. Nuestro último capítulo fue con Hugo y Miles juntos… ¿puede haber algo más patético?. Eso nunca nos hubiera pasado al principio.

Saber que el próximo año es nuestro último año, y que eso, por si sólo, ya despierta mi deseo, hacen que esto sólo sea una crisis… y que no me plantee la ruptura… aunque sí la infidelidad, claro.

La verdad, sólo espero que cambie, que vuelva a ser como antes. Que digo, que sea mejor que antes, porque una relación como ésta merece morir con la pasión en lo alto y no morir de desgate. Merece morir jugando a la pirámide del amor… y no que tenga que desaparecer haciendo el egipcio.

Sólo quiero quererte y disfrutar contigo hasta el último minuto, Perdidos, tú y yo.

Artículos relacionados

Acerca del autor

17 Comentarios

  1. De Cabo
    19 abril, 2009
  2. Sylar
    19 abril, 2009
  3. Antonio
    19 abril, 2009
  4. Dimitri
    19 abril, 2009
  5. Víctor
    20 abril, 2009
  6. pedro
    20 abril, 2009
  7. Grendel
    20 abril, 2009
  8. sil
    20 abril, 2009
  9. Warning
    20 abril, 2009
  10. Bei
    20 abril, 2009
  11. ruben
    20 abril, 2009
  12. jose87
    20 abril, 2009
  13. vaderkkap
    20 abril, 2009
  14. Luis P
    20 abril, 2009
  15. una chica de marte
    21 abril, 2009
  16. Lucía
    24 abril, 2009
  17. Anenka
    11 mayo, 2009

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar