Walliser Kanne – Basilea. Guía de restaurantes Paca Garte


walliser-kanne-restaurant-basel

Vuelve la “Guía Paca Garte” en un nuevo capítulo de su versión más internacional, “The Frankie Crap-a Guide”.
Nuestro episodio de hoy tratará acerca de uno de los restaurantes más famosos (y turísticos) en la elaboración de fondue en Basilea: Walliser Kanne.

Una sociedad tan ordenada como la suiza y un restaurante de cara al turismo ofrecían una excelente posibilidad de dar con ese sitio donde sentirme como en casa. Aunque por otro lado si la fondue de queso tiene ese aspecto y ese olor antes de ser digerida, no quería ni pensar lo que podría ocurrir después de su recorrido por el tracto digestivo.

En fin, era mi deber constatar el estado de sus baños, así que entre allí a pecho descubierto sin pinza en la nariz ni nada.

Al pasar a los servicios del Walliser Kanne lo que me encontré fue algo totalmente funcional. Si me hubieran llevado allí con los ojos vendados, nunca hubiera dicho que me encontraba en un restaurante si no más bien en una estación de autobuses. Afortunadamente más por su decoración ( o ausencia de la misma) que por su limpieza. Y es que las estaciones de autobuses son al mundo de los baños lo que el bingo y las tragaperras al mundo del juego, lo más casposo en su género.

En este caso, por suerte, la limpieza no estaba en entredicho. Pero el blanco de sus tristes azulejos, sanitarios y paredes, le concedía, paradójicamente, un aspecto muy gris.

La distribución muy lógica, tres urinarios y un retrete. Lógica desde un punto meramente estadístico, es decir, tres de cada cuatro hombres que van al baño de un restaurante van a mear. Aunque por otro lado escasa desde un punto de vista práctico, un solo retrete y la ley de Murphy son la peor combinación posible para alguien que llega a un baño acuciado por un apretón.

El último punto a destacar sería el pequeño tamaño de sus urinarios y su configuración en línea y sin divisiones entre ellos. Una configuración que se podría conocer “a picha descubierta” y que depende de quién se te pongo al lado y de cómo te mire o te lance besos, te puede llevar a que se te corte el chorro.

En fin, es el de Walliser Kanne un baño limpio y funcional, pero frío y poco acogedor. Un baño que agradecerías para una emergencia, pero que evitarías si no fuera totalmente necesario. Decepcionante de algún modo para un lugar tan conocido y tan de cara (o de culo en este caso) al turismo.

En fin, pasemos ya a la valoración Paca Garte:

  • Número de tazas: 1
  • Número de urinarios: 3
  • Seca-manos de aire: no
  • Toallas: De papel rotatorio
  • Papel Higiénico:
  • Nivel de Limpieza: Decente
  • Escalafón de Paca Garte:
  • Aprobado (zu) raspado – 2 barquitos
  • Recordad, es hora de hacer que se pringuen aquellos a los que no le importa que nos pringuemos nosotros. Hagamos de este mundo, un mundo mejor.

    Por ello si queréis denunciar o ensalzar a algún restaurante os agradeceremos si mandáis un email a

    guiapacagarte@gmail.com

    Artículos relacionados

    Acerca del autor

    2 Comentarios

    1. Antonio
      18 agosto, 2009
    2. deprisa
      19 agosto, 2009

    Deja tu comentario

    Mostrar
    Ocultar