¿Qué fue de…? Comando G


Hubo un tiempo en que la sombra de Mazinger Z era tan alargada que urgía encontrar un digno sucesor. Fue entonces cuando metieron en un crisol un poquito de la estética mazingeriana, un mucho de la Guerra de las Galaxias y la música del grupo de mayor éxito de aquel momento: Parchis. Así nació Comando G.

Sí, lo consiguieron. Comando G se puede situar en el número dos de mis series preferidas de la infancia por detrás de Mazinger. Por eso después del varapalo que fue conocer el trágico destino de Koji Kabuto, no me atrevía a investigar que había sido de este grupo de guerreros siderales. Pero era mi deber hacerlo. Mi compromiso con esta sección del blog era más fuerte que mi miedo a descubrir la realidad.

El video de Parchis me puso tras la pista. Tras esos indescriptibles disfraces y esa currada coreografía que haría palidecer a los zombies del contemporáneo video Thriller de Michael Jackson, se ocultaba algo. Sí, sus movimientos con las “alas” indicaban letras si las analizábamos desde el lenguaje de banderas que se utiliza en los barcos. Y esas letras me proporcionaron la dirección donde buscar: Chueca.

Princesa fue el primer amor (imposible) de mi vida. Era tan guapa y daba esas hostias tan bien dadas. Encontrarla regentando un puesto de frutas cerca del mercado de Fuencarral fue un shock. Entrada en kilos pero con una estética moderna y guardando un poso de la belleza que un día tuvo, Princesa seguía atrayendo al mitómano que hay en mí.

Le declaré mis intenciones, aunque no pude declararle mi amor, y ella accedió con una enorme sonrisa a concederme una entrevista. Además estaba encantada con que se hablara del Comando G aunténtico y no de G-force la nueva película de ratones que les había robado el nombre.

El blog de De Cabo: ¿Qué recuerdos te quedan del Comando G? ¿La fama? ¿Las batallas espaciales? ¿El Ave Fénix?

Princesa: Sobre todo me queda como nos saltamos los tabúes de la época, colocando la primera serie gay de dibujos animados de la historia.

EBDDKBO: Un momento, un momento…. ¿serie gay? Pero si era una serie de varoniles batallas interestelares….

P: Han pasado casi treinta años y me sigue admirando la inocencia de la mirada de los niños de entonces. Vamos a ver: cuatro jóvenes vestidos con mallas y plumas, que comparten piso con una chica a la que llaman “Princesa”, que hacen coreografías antes de atacar a los malos y sobre todo que se llaman Comando G…. ¿Qué coño crees que quería decir la G?

EBDDKBO: ¿Galáctico?

P: Gay, quería decir gay. Gay … láctico, como mucho.

Dios, empecé a verlo todo claro. ¿Cómo no me había dado cuenta en todo este tiempo? Si algo destacaba en aquella serie era la pluma. Me sentía confuso, no acertaba con las preguntas, menos mal que la lenguaraz Princesa me iba a poner al día con todos los detalles…

g-force

EBDDKBO: Pero entonces… cómo… quién… quiero decir…

P: Sí, todos gays. Menos yo. Yo era un poco su icono, su Alaska, y me divertía a su lado. Me hacían reír y me adoraban como mujer y no como objeto sexual. En aquella época Comando G era uno de los pocos sitios en televisión donde una mujer atractiva podía trabajar sin tener que recurrir al destape.

A pesar de la edad, de su lozanía y de mi cobardía, me alegré al pensar que mi primer amor era heterosexual. Ahora que nos conocíamos, quién sabe lo que el futuro podía deparar.

P: Era la época de la movida, y muchos nos vinimos a Madrid. A disfrutar la noche. Supongo que no te diste cuenta pero Mark y Jason estaban liados. Como Mark era el líder exigió ser la parte activa de la pareja, por eso Jason andaba siempre de tan mala hostia…
Tiny y Keyop eran una pareja más entrañable. Tiny, un tierno osito, y Keyop un joven alocado recién iniciado en el tema. Luego estaban las reinonas envidiosas de Espectra…. Nos atacaban por envidia, ¿pero es que no te dabas cuenta de esos trajes de Drag que llevaban?

EBDDKBO: Hombre, ahora que lo pienso…

comandog3

P: Allí era gay hasta el robot, que perdía aceite y tenía un perro.

Recuerdo a duras penas al robot, esa mala copia de R2-D2 del que nadie recuerda su nombre. Quizá el robot menos carismático de la historia de la televisión.

EBDDKBO: ¿Y qué fue de ellos?

P: Bueno, yo me separé de ellos cuando acabó la serie. Se metieron mucho en el mundo de la noche y la fiesta. Tuvieron escarceos con las drogas… y acabaron viviendo en Ibiza donde tuvieron éxito como grupo de música.

Esta vez la conexión mental de mi cerebro sí funcionó con rapidez.

EBDDKBO: ¿No me digas que el Comando G, fue luego Locomía?

P: Ahí le has dado… Cuando se acabó el éxito del grupo se disolvieron, las relaciones de pareja estaban rotas por las infidelidades y cada uno se fue por su lado, sólo Keyop sigue en España como comentarista del corazón en un radio local…

EBDDKBO: Y tú también…

P: La verdad es que yo no me puedo quejar. Poner un puesto de pepinos en este barrio fue una fantástica idea. ¿Quieres que te ponga un kilo?

Aunque sigo sin atreverme a decirle que me atrae, le pido un melón abierto para que quede clara mi tendencia sexual y no cerrar puertas de cara al futuro.

EBDDKBO: Bueno, Princesa, gracias por tu tiempo y tu información. Me alegro saber que en vuestro caso no ha habido desgracias personales como en otros casos.

P: ¿Te refieres a lo de Koji Kabuto, no? Yo es que aquí en el puesto me entero de todo..

EBDDKBO: Pues tendré que venir a verte más a menudo.

P: Cuando tú quieras, Chuscurro.

Me lo dice con un guiño y me he puesto rojo, por eso me voy de allí. Pero volveré, Princesa puede ser una gran fuente de información y creo que ha renacido en mí la llama que un día iluminó mi infancia pre-púber.

07-princesa

Artículos relacionados

Acerca del autor

2 Comentarios

  1. Rulo
    19 agosto, 2009
  2. Lucía
    19 agosto, 2009

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar