Agatha Ruiz de la Prada. De Cabo a Rabo


Vuelve la Pasarela Cibeles, y con ella vuelve a las portadas de los periódicos esta “inigualable” “diseñadora”.

Cuando uno ve a esta mujer por primera vez, se le puede pasar por la cabeza que es gilipollas. Pero sólo hay que mirar con quién duerme y la cantidad de ingresos que generan sus tiendas para sospechar que los gilipollas somos el resto.

Con su ropa uno tampoco sabe si realmente a ella misma le gusta lo que diseña, o si lleva toda su vida tomando el pelo al mundo. Cuando era pequeño el adjetivo que más oía asociado a su nombre era mamarracha, ahora genial innovadora.

¿Quién cojones es en verdad Agatha Ruiz de la Prada? ¿Persona o personaje? ¿Espíritu inocente, perversa manipuladora o singular estratega?

Este personaje demandaba un reportaje en profundidad. Demandaba un …De Cabo a Rabo.

eur_erco_agatha_ruiz_intro_1_0

Un día en la vida de Agatha Ruiz de la Prada… por Agatha Ruiz de la Prada.

Me levanto por la mañana y a menudo, cegada por mis legañas de colores, confundo mis zapatillas de Agatha Ruiz de la Prada con el jarrón de flores de la mesita. En alguna ocasión incluso, para mayor beneficio de la riqueza cromática en mi habitación, he llegado a rajarme con este jarrón la planta de los pies. Al ver la huella rojo sangre sobre la alfombra rosa de algodón de caramelo de la habitación, surge la idea para una nueva línea de toallas de baño. Tras el agotador esfuerzo creativo vuelvo a dormir.

Cuando me despierto dos horas más tarde mi cuenta del banco ha subido 50.000 euros más y pienso que si durmiera eternamente me despertaría super-rica. Claro que si durmiera eternamente privaría al mundo de mi sin par originalidad. Hago un esfuerzo y me levanto, son ya las dos de tarde. ¡Yuju!… a comer. Preparo una ensalada con un montón de verduras, lo importante es que sean de distintos colores…. Total como es para adornar. A mi lo que me gusta es el filete empanado…. Ja, ja, por eso tengo esta cara de empanada.

Esta tarde tengo desfile en la Pasa-lela Cibeles,… ¡qué guay!. Claro que no sé si vestirme con un saco de dormir de mi nueva colección o rajar un peluche para meterme dentro. Como no estoy a favor del uso de las pieles de animales, me pongo el saco de dormir a modo de top, y de falda, una tienda de campaña con forma de iglú. Esto de crear es agotador. Pero mi nueva línea de exploradores va a petar el mercado. ¡Jódete Coronel Tapioca! Te lo mereces por tu tendencia monocromática al kaki. ¡Kaki! Me gusta el nombre, se lo pondré a mi nueva línea de papel higiénico.

Ya en el desfile todo el mundo me dice que le gustan mucho mis modelos, pero no veo a nadie vestida como yo… ¿por qué será?. Bueno, da lo mismo, el saldo de mi cuenta sigue incrementándose.

Después de una dura y agotadora jornada de creatividad y de cosechar éxitos en público, vuelvo a casa y por fin veo a mi marido. Os contaría lo que hacemos juntos, pero entonces tendríamos que cerrar este divertido blog y enviar una policromática banda de matones de diversas etnias a daros una paliza con bates de béisbol pintados con corazones.

Ciao, ciao. Adiós, adiós. Se despide con corazón, Agatha Ruiz de la Prada.

EL TEST:

Comida preferida: Filete empanado.
Canción favorita: Demasiado corazón.
Un defecto: Soy demasiado discreta.
Una virtud: Creatividaaaaaaad
Un vicio: (esta respuesta ha sido censurada por El mundo).
Una fantasía: Ver al presidente de Estados Unidos vestido con uno de mis pijamas de corazones.
Un libro: Pinta, recorta y colorea… animales del bosque.
Un actor: Pedro J.
Una actriz: Agatha Ruiz, digo, Agatha Lys. ¿En qué estaría pensando?
Una película: El mundo no es suficiente.

LAS PREGUNTAS DEL LECTOR

Margarita del Vigilante, Titulcia: ¿Qué viste en tu marido para enamorarte de él?

Contesta Agatha: Hombre, vaya pregunta. ¿Qué voy a haber visto? ¿el poder de su imperio periodístico capaz de camuflar mis estrafalarios diseños bajo el sello de la creatividad? Ja, ja, ja…. Pues que voy a ver… yo sólo me fijé en su corazón.

Roman Galarga, Murcia: ¿A usted le gusta lo que se pone o lo hace para hacer publicidad de si misma?

Contesta Agatha: Ja, ja, ja … Que hijoputillas estos lectores, disparan con balas de colores. Pues claro que me gusta lo que me pongo. Por qué no le iba a gustar a alguien meterse dentro de un pompón gigante. ¿Eh? ¿eh?

Artículos relacionados

Acerca del autor

2 Comentarios

  1. antonio
    19 septiembre, 2009
  2. mireyita
    25 julio, 2010

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar