¿Qué fue de…? Chanquete.


No ha sido por casualidad que haya dejado abandonada esta sección los últimos meses. Mi relación sentimental con Princesa se concretó y me había hecho cuestionarme muchas cosas. ¿Es ético zumbarse a un dibujo animado por muy mayor de edad y resabiado que esté? ¿Me movía el amor o la mitomanía? ¿Estaría sufriendo el mismo sentimiento que impulso a Toni Hernández a liarse con Sara Montiel? ¿Mezclar trabajo y placer es una combinación sana?

Por todo esto decidí tomarme un descanso en la sección. Un descanso que no hubiera roto de no ser por un soplo digno de investigar: Chanquete no ha muerto.

Una revelación que escondía detrás una turbia historia donde se mezclaba corrupción, pedofilia, prostitución y alcohol adulterado. Mi espíritu periodístico no me permitía dejar pasar de largo aquella ocasión. .

Dejé a Princesa dormida en un colchón de plumas. Bueno, el colchón era un (publicidad) Latex Natura de Lo Monaco (/publicidad), pero las plumas eran las que se había caído del traje de Princesa en nuestra última escaramuza amorosa. Me calcé mis botas katiuskas de reportero intrépido y me dirigí a Marbella.

Allí es donde me había dicho que se podía encontrar a Chanquete, que, en un ejercicio no exento de rima asonante, se había convertido en jeque. La barba afeitada, el tono moreno de su piel, los tratamientos de rejuvenecimiento, la chilaba y las gafas de sol hacían imposible reconocer al viejo marinero que un día fue… Lo que pasa es que entre su corte de guardaespaldas le acompañaban Frasco y Buzo, que aunque ajados por el paso del tiempo conservaban el mismo aspecto y, diríase por el olor, la misma ropa que antaño.

Cuando me acerqué a él, sus guardaespaldas me negaron lo que para mí era una evidencia. Me quitaron los zapatos, me pusieron uno de cemento y me levantaron en volandas con intención de llevarme a (algún lugar profundo de) Puerto Banús. Entonces grité:

El blog de De Cabo: Que ni el viento la toque, ni mirarla…. Mujer, mi varadero, ni cantarla… Porque amarga es mi voz, mas yo la canto…

Sus propios versos del mítico capítulo “Beatriz, mon amour” le tocaron el alma… Se acercó a mí, me agarró por el hombro. Y concluimos el poema al unísono.

El blog de De Cabo y Chanquete: Que ni el viento la toque, porque tiene pena de muerte el viento si la toca.

Fue concluir el verso y echar a reír con su mítica carcajada. Qué momentazo. Confieso que estuve a punto de llorar. Sin duda le caí bien y accedió, como todos, a concederme la entrevista con la condición de que no revelara nada. No sé si los personajes de la infancia son muy inocentes, o que conocedores de las limitadas visitas del blog y de mi poca credibilidad periodística, en el fondo se la suda lo que haga con la información que me proporcionan.

EBDDKBO: Mi primera pregunta es obvia y también retórica visto lo visto. ¿Chanquete ha muerto?

CHANQUETE: Aquí estoy… aunque el Chanquete que la mayoría conoció, murió. Ahora soy otra persona.

EBDDKBO: ¿Por qué? ¿Por qué nos hiciste pasar aquel mal rato?

CHANQUETE: Todos los seguidores de la serie conocíais los intereses urbanísticos que había sobre los terrenos de La Dorada. Las excavadoras fueron las menores amenazas a las que fui sometido. Un joven constructor marbellí, Roca, en colaboración con otro ambicioso chaval con aspiraciones políticas, Julián Muñoz, me chantajeaban.

EBDDKBO: ¿Chantaje?

CHANQUETE: Sí, tenían fotos de las fiestas que hacía en el barco con los chiquillos, y lo cierto es que, debido a la perspectiva en que se tomaron, había algunas fotos en las que Piraña cogía una coca cola de una nevera que tenía a mis pies que podían llevar a la confusión. Me querían acusar de pedofilia. Imagínese el escándalo.

EBDDKBO: Esto es demasiado turbio… Sea honesto. ¿Qué había de verdad en aquel asunto?

CHANQUETE: Me dan ganas de ponerte los zapatos de cemento de nuevo…. Nada. Por el amor de Dios. Si yo a la que quería zumbarme era a la pintora. De hecho, una de las razones por las que acepté el chantaje es que no quise que aquel escándalo la salpicara a ella, que salía en algunas fotos siendo embadurnada de crema solar por Pancho y Javi. Por eso accedí a fingir mi muerte.

Había algo que seguía sin convencerme…

EBDDKBO: Usted tenía una gran credibilidad, me resulta difícil que cediera tan fácilmente al chantaje. ¿Fue sólo eso?

CHANQUETE: Eso y una enorme cantidad de dinero a cambio de mis terrenos. Pero claro después del numerito del “No nos moverán”, no eran plan decir a la gente que me vendía. Sin embargo no fue una decisión egoísta, la situación se estaba complicando y aquello era la mejor solución para todos…

EBDDKBO: ¿Involucró a los niños en esta mentira?

CHANQUETE: No, claro que no. Me dolió hacerles sufrir, pero sus llantos hicieron que nadie dudase de mi muerte. Fueron el camuflaje perfecto. En realidad yo estaba dormido. Frasco me dio un poco de alcohol adulterado del que servía a los turista a partir de las 3 de la mañana. Y me dejó k.o. varios días…

EBDDKBO: Hay algo que sigue sin cuadrarme…. Te haces pasar por un jeque, porque tienes tanta pasta como un jeque. ¿Tanto dinero dieron tus terrenos?

CHANQUETE: Bueno mis negocios con Roca y Muñoz continuaron. Teniendo en cuenta que desde un punto de vista legal estaba muerto, era la persona adecuada para desviar fondos provenientes de dinero B. No estoy orgulloso de ello. Pero qué cojones… me lo merezco. Tuve que renunciar al amor de Julia

EBDDKBO: ¿No ha pensado nunca en llamarla?

CHANQUETE: Al principio sí, pero después de comprobar el nivel de las prostitutas de Puerto Banus… me dije … ¿pa qué? ¿pa cagarla?

Me preguntó que hubiera hecho yo en su lugar. Chanquete era un buen tipo. Pienso que lo que ocurrió a él podría haberle ocurrido a cualquiera. No puedo echarle nada en cara. Antes de despedirnos me invita a conocer su mansión. Tiene una habitación con un jacuzzi gigante a lo Jesús Gil. Tiene nombre y todo: La Dorada V. Entre las burbujas se dejen entrever las desnudeces de lo que podría ser un equipo brasileño de voley playa femenino… pero que en realidad es, un puñado de meretrices de lujo.

CHANQUETE: ¿Un bañito en la Dorada?

Pienso en mis principios, pienso en mi relación recién comenzada con Princesa, pero sobre todo pienso en un mítico capítulo de Verano Azul y contesto.

EBDDKBO: A lo mejor.

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar