Ya es verano, vive l’amour


comienza el verano y viva el amor

Ya es verano después de una primavera más fugaz que un orgasmo en una residencia de tercera edad. No hace falta escapar del frio y esconderse dentro de los probadores del departamento de lencería de El Corte Inglés por un aquí te pillo aquí te mato. Conozco unos que se esconden en los probadores del departamento de bricolaje, pero prefiero no pensar en el uso que le dan al kit especial fontanero de la Semana Fantástica. Hace calor y ya es tiempo de echar unas canitas al aire bajo la mirada atónita de los saltamontes y de todo tipo de insectos pervertidos.

Ya es verano. Ya es tiempo de quitarse, señoritas, la bragas de cuello altos, los calcetines de lana de cabra de doble espesor, los sujetadores que parecen bufanda bajo la mirada de unos ojos inexpertos, y de depilarse los tobillos, los muslos (sin olvidar la parte de detrás de las rodillas), las ingles, me voy a tomar una ducha fría y vuelvo… y los señores podéis poner en el armario al lado del disfraz de Darth Vador esos calzoncillos de Termolactil que baja hasta el tobillo, y que por cierto ahora mismo están en oferta a un muy bien precio.

Un gran clásico para disfrutar de la Dama Naturaleza es el parque del Retiro con el inconveniente que pronto se agrega una multitud a comentar la faena: “¿Al chico se le ve un poco flojo no?”, “Que va, es la chica que tiene menos ritmo que la Belén Esteban en Mira quien baila”, “Me acuerdo que un día con mi Joselito, cuando todavía Franco vivía…”, “Mi papá tiene el chupa chups mucho más grande…”. Pronto te sientes como Raúl en el Camp Nou bajo los comentarios críticos de Ramón de la Pradera, y como Raúl, terminas en el banquillo sin haber rematado el gol. Más romántico, es el parque del Capricho, escondido enfrente del IFEMA, y uno de los parques más bonito de Madrid. Como su nombre indica invita al romanticismo, y del romanticismo al deseo caprichoso hay solamente un paso tan corto como la distancia que separa mi lengua traviesa de tus amígdalas juguetonas.

Para alejarse de la masa dominguera, habría que aprovechar un partido de España durante el Mundial cuando casi todos estamos enfrente de la TV como gilipollas, o acercarse a la sierra madrileña y a sus campos de flores silvestres, con sus efluvios de fertilizante porcino, con sus chalets ilegales, con esos picos que definían el horizonte antes de que líneas de alta tensión cortaran el cielo en dos, pero donde todavía se puede encontrar un sendero virgen que lleva a una pradera donde un cerezo acariciado por el viento proyecta su sombra en el suelo cual estampilla japonesa. Y notas en los ojos brillante de la chica y a la palpitación de su nariz debido a su respiración acelerada que acabas de encontrar el Lugar Ideal… si no fuera por el potente toro que os observa desde el otro lado de la pradera… Según la asociación de reproducción asistida del Toro de Lidia, correr con los calzoncillos o las bragas en las rodillas enfrente de un bovino macho mas salido que Pipi Estrada en una feria internacional de Latex Y Cueros no es muy recomendable, y incluso puede resultar en una experiencia dolorosa aunque unica.

Nos quedan las playas de arena, el movimiento de las olas ritma el deseo, y la fina brisa marítima deja en los cuerpos finas gotitas refrescantes de agua salada. Pena que la arena sea un abrasivo “adecuada para la extracción de óxido, pinturas epoxi, concreto, óxido de costra de laminados y pintura de las superficies de acero de columnas y vigas de estructuras de construcción y materiales de vías”. Olvidan mencionar que deja también una parte del cuerpo que mi educación católica me impide nombrar aquí mas pelados que el calvo de la Formula I y de un intenso rojo vivo que recuerda a la camiseta de la Selección Española. A ellos fueron los suizos que le dejaron los cojones al rojo vivo. Otra propiedad innata de la arena es su facilidad para introducirse en los rincones mas insospechados lo que en este caso, puede ser el grano de arena que estropea el engranaje de la fricción provocada por un movimiento mecánico horizontal. Os dejo debatir de esta experiencia en los comentarios…

De todas maneras lo importante no es tanto el lugar sino la persona ¿no? Es que en el fondo soy un romantico…

Artículos relacionados

Acerca del autor

One Response

  1. Chuscurro
    28 junio, 2010

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar