Mear en el Mar


ballena en el marÉpoca estival, época de dudas existenciales en la playa: Bikini leopardo o tanga más fino que el hilo dental ¿Crema solar en tubo o en espray? Protección 20 especial piel sensible o 50 resistente al agua? Playa nudista o traje de neopreno integral ¿…y sobre todo la pregunta esencial que se hace cualquiera una vez entrado en el agua y que las olas chocan contra unos abdominales de acero (mi caso) o contra un vientre que recuerda las gelatinas de la cafetería de la universidad (el caso de DeCabo) según que durante el año el gimnasio fue una segunda vivienda o que al contrario hemos huido de él como un niño frente a un cura lúbrico (perdonar la redundancia): ¿Salir del mar para mear en los servicios de la playa o aprovechar que estamos sumergidos hasta medio cuerpo para contraer nuestro pelvis y echar un potente chorro de pis sin que se note a nuestro alrededor?

Hay argumentos a favor y en contra:
mear

A favor, si las ballenas copulan en el mar, que las anchoas defequen a su anchas en el mediterráneo, y que algunos mejillones babean sin cesar sobre las rocas calientes de la costa cantábrica, qué más da que añadimos un poco de limón a la inmensa basura que los peces y moluscos echan sin consideración por el medio ambiente. Porque aparte de, como he dicho antes, de defecar, babear, copular los peces como cualquier otro habitante del planeta: eyaculan, eructan, se tiran pedos, salivan, cagan, y en definitiva emiten mas secreciones corporales de las que se podrían encontrar en todo una temporada de CSI. Ahora bien, si hubiera el mismo número de ballenas eyaculando en frente de la cala Galdana, Menorca, que de turistas (tomando el sol, no eyaculando aunque quien sabe que pasa debajo de las sombrillas cuando los cuerpos se rocen… ), personalmente evitaría tragar agua del mar.

En contra, si cada turista se levanta de su toalla playera para liberar su cuerpo de las vicisitudes de su próstata en el mar, y calculando que un adulto orina al menos 1 litro al día, y bastante más en caso de alemanes e ingleses visto las cantidades de cervezas que ingieren cada día como si en su país la cerveza fuese bastante más cara, se puede deducir que algunas playas ven aumentar la temperatura de sus aguas gracias a un aportación constante de fluidos humanos a 37 grados Celsius. Imaginaros que Menorca recibe casi 1 millón de visitantes entre Mayo y octubre, a un litro de micción cada uno, visto que las calas suelen ser lugares cerrados con poca corriente… Lo siento para los que se vayan a finales de octubre pero que no se extrañe si el agua del mar en sus labios después de poner la cabeza debajo de las olas no le sabe a sal.

A favor, los servicios en las playas suelen encontrarse justo a la otra punta del sitio donde instalaste tu sombrilla, tu toallita, significa que antes de encontrar el baño tendrás que andar casi un kilometro con la brisa del mar acariciando la tela fina de tu bañador húmedo, y aunque aceleras el paso y aprietas los dientes sabes que te vas a ser difícil llegar a tiempo. Por lo cual, cortas por lo sano y antes de haber llegado te hechas a correr en dirección del mar, salta encima de una abuela haciendo sopa de letras, aplastas la cabeza de un niño enterrado en la la arena, pones el pie en el culo de una veinteañera en topless lo que te permite dar el último salto hasta al agua donde te liberas de la presión vesicular con un arghhhhhhhhhhh de satisfacción y una sonrisa imbécil en tu rostro.
cala

En contra: después de varios días de vacaciones, estás tan acostumbrado que incluso te olvidas de entrar en el agua. Te quedas de pie, y admiras los pezones todavía apetecibles de una madre de familia cuando notas una mancha húmeda extenderse por tu muslo. A tu alrededor se mean de risa.

Artículos relacionados

Acerca del autor

One Response

  1. Indiando
    24 agosto, 2010

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar