Restaurante Sa Conça – Cadaqués. Guía de restaurantes Paca Garte.


Reza así la publicidad de este restaurante:

“Un moderno y elegante salón con vistas a la bahía de Cadaqués y una amplia terraza. Esto es lo que encontrarás en el restaurante Sa Conca, un establecimiento magníficamente ubicado sobre un montículo con impresionantes vistas. Un paraje cautivador que forma parte de la impresionante belleza de esta parte de la Costa Brava. El entorno natural en el que se encuentra le otorga un aire tranquilo y distendido…”

Y yo añado:

… gobierna la idílica terraza una pequeña ventanita a unos cuatro metros de altura sobre la fachada del hotel. De ella salen a veces, en las noches de barriga llena, sonidos extraños y olores putrefactos.

Ubicación maravillosa y cocina creativa de un chef que se declara seguidor de su vecino Ferrán Adriá. ¿Por qué arrojarlo todo a la taza del váter por culpa de la ídem?

Y es que ya lo sabéis, en esta guía los detalles que captan la atención de otras guías culinarias quedan en segundo plano. No importa que toda la noche hubiese marchado fenomenal, ni que la brisa marina que respiraba en la terraza de este restaurante refrescara una calurosa noche de verano. De repente oí un rugido en mis intestinos, la llamada del tigre, y cogí mi plumilla y mi cámara de fotos para cumplir mi labor de reportero … también cogí un paquete de Klinex , como hago siempre que voy a un baño desconocido por precaución.

Entré en el edificio del hotel Rocamar donde se encuentra el salón principal del restaurante buscando el servicio. Amablemente un camarero me señaló la dirección correcta hacia unas escaleras que subían antes de llegar a la recepción. No era un servicio específico del restaurante sino que era el del propio hotel. Un detalle sin importancia si todo lo demás hubiera ido bien. Pero como imagináis, no lo fue. Para empezar a subir, nada exagerado, pero teniendo en cuenta que iba a oscuras y que al final del recorrido sólo había una puerta me produjo cierto desconcierto. Se trataba del ya clásico servicio unisex catalán, lo que pasa es que limitado en recursos compartidos al máximo. Una taza y un lavabo. Sí, lo que oyen una sola taza, para hombres y mujeres, para pipí y para popó, para reír y para llorar.

Pero lo mejor estaba aún por llegar, en el pequeño cuarto de paredes retumbantes se encontraba ella: la ventana indiscreta. Abierta y con vistas a la preciosa playa de Sa Conça , a pocos metros sobre la cabeza de los comensales de la terraza. Y allí me surgió la duda, seguro que no fui el primero que la tuvo: ¿Amenizo la velada a los clientes con un concierto de viento o me encierro y me trago yo mis melodías?

Como pido solidaridad en esta guía, prediqué con el ejemplo aunque mi pelo se tiñese de un rubio que contrastaba estupendamente con el bronceado veraniego de mi piel.

En fin, si no fuera porque, casual o no, lo encontré muy limpio, hubiera cateado a este restaurante con fama y cara carta por tener tan poca vista para la comodidad de sus clientes.

Vamos allá con nuestra valoración:

  • Número de tazas: 1
  • Número de urinarios: cero patatero
  • Seca-manos de aire:
  • Toallas: No
  • Papel Higiénico:
  • Nivel de Limpieza: Brillante
  • Escalafón de Paca Garte:
    Aprobado (zu) raspado – 2 barquitos

    Recordad, es hora de hacer que se pringuen aquellos a los que no le importa que nos pringuemos nosotros. Hagamos de este mundo, un mundo mejor.

    Por ello si queréis denunciar o ensalzar a algún restaurante os agradeceremos si mandáis un email a

    guiapacagarte@gmail.com

  • Artículos relacionados

    Acerca del autor

    Deja tu comentario

    Mostrar
    Ocultar