El mensaje del Rey sin censura.


Este año el mensaje del Rey había despertado más expectación que de costumbre (que tampoco es que sea mucha). Había mucha apuesta por medio. Se pagaba 26 a 1 que apareciera Urdangarín con él….

Así que las casas de apuestas decidieron que el mensaje se retrasmitiera en directo con retardo, lo del retardo no va por la ADN borbón sino por una demora de cinco minutos que permitía censurar cualquier cosa politicamente incorrecta que saliera por la boca del monarca.

Nuestro equipo de investigación, compuesto por un chino con walki-talki en los cubos de basura de La Zarzuela se ha hecho con el mensaje original. ¡Otra exclusiva de este blog!

El rey con la foto de los tres terrores

Buenas noches. En Nochebuena, como cada año, me dirijo a todos vosotros para transmitiros mis mejores deseos de paz y felicidad. Y a todos los que me ven por el canal internacional. Desde Quito, Pekin….o Washington.

Al término de este año difícil y complicado para todos, quiero hablaros con sinceridad…pero me voy a tener que morder mucho la lengua que me están viendo niños…. Como mínimo mis nietos… y con eso tengo ya más audiencia que Intereconomía.

Llevamos varios años sumidos en una severa crisis económica y financiera cuyas causas complejas no son siempre fáciles de entender, aunque a pocos yernos chorizos que haya sueltos las cuentas del desastre os cuadraran.

Sé, sabemos todos, que el camino de la recuperación no será corto ni tampoco fácil, que exigirá sacrificios. Vuestros sacrificios. Yo soy el rey y bastante sufrimiento tengo ya con mis hijas como para andar recortando gastos.

Por eso resulta tan importante que la sociedad en su conjunto asuma la trascendencia del momento y sepa responder a los desafíos de una situación tan difícil como la que vivimos con el necesario realismo, pero también con mucha generosidad, con mucha solidaridad hacia quienes por sus circunstancias económicas o familiares son más vulnerables, como mis nietos los Urdangarinitos.

La crisis es internacional pero también tiene perfiles nacionales propios. El más doloroso de todos es, desde luego, la elevada tasa de desempleo que sufrimos, moralmente inasumible para un país vertebrado, moderno y solidario como el nuestro…. Ja,ja,ja, perdón que me entra la risa, moderno y solidario, que cachondo el guionista…

En fin, que sí que hay mucho paro, más quisiera yo que los reyes pudiéramos tener esclavos para daros trabajo, pero la monarquía es una institución que se está amariconando hace ya muchos años desde que quitaron el derecho de pernada. Si queréis curro, pedírselo a los amigos, haciéndolo así yo nunca he tenido en problema en colocar a mis hijos… y mira que listos, listos tampoco son todos.

Junto a la crisis económica, me preocupa también enormemente la desconfianza que parece estar extendiéndose en algunos sectores de la opinión pública respecto a la credibilidad y prestigio de algunas de nuestras instituciones. Vamos que me das una patada a una piedra en un ayuntamiento y te salen cuatro chorizos de debajo. Necesitamos rigor, seriedad y ejemplaridad en todos los sentidos… Y a lo mejor, no lo niego, que la policía reparta menos hostias a los indignados y más a los corruptos.

Todos, sobre todo las personas con responsabilidades públicas, tenemos el deber de observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar…. Pensaréis que me refiero a mi yerno… pues sí. ¡Me cago en tu puta madre Iñaki! Me estás jodiendo la vejez.

Cuando se producen conductas irregulares que no se ajustan a la legalidad o a la ética, es natural que la sociedad reaccione. Afortunadamente vivimos en un Estado de Derecho, porque si no la casa de mi hija la hubieran quemado, y si me descuido, La Zarzuela. La justicia es igual para todos, pero para unos más que otros… como el jodido Fabra, que le ha vuelto a tocar otra vez la lotería y encima le reímos la gracia.

La unidad de las fuerzas democráticas y la firmeza de los españoles en la defensa de nuestro Estado de Derecho frente al terrorismo, han demostrado que los proyectos totalitarios no tienen cabida en la España democrática.

Ahora es ya tiempo de que los terroristas entreguen sus armas asesinas y desaparezcan para siempre de nuestras vidas. En lo único que le ha dejado encaminado al PP, confiemos que no la caguen.

Hace cinco semanas los españoles se cebaron con las miserias de Zapatero y eligieron como presidente a Rajoy. No daba yo un duro por Mariano hace cinco años y ahora tengo una foto suya en mi mesilla. Qué vida más llena de ironía

En este nuevo escenario que se abre, la Corona, en tanto que símbolo de la unidad y permanencia del Estado, seguirá sin mojarse mientras no nos toquen las subvenciones.

Los actuales son tiempos de gran exigencia. Os esperan muchas dificultades a los pobres, pero también os respaldan sólidos valores que nos hacen sentirnos orgullosos de ser españoles: picardía, amiguismo, envidia y amor por la siesta.

Como os dije la Navidad pasada,… Sofia ¿qué cojones dije yo la Navidad pasada?

Bueno el caso es que no tengo duda de que los españoles sabremos estar a la altura de los tiempos y para ello siempre contaréis con el mayor y mejor hacer de la Corona, la Mahou o cualquiera que sea la marca de cerveza que os acompañe a la hora de la caña.

Son muchos los mensajes que quisiera hacer llegar a todos y a cada uno de los sectores y colectividades que integran nuestra sociedad. Sabed que todos estáis en mi corazón y en mi pensamiento. En mi bolsillo, sin embargo, sólo hay sitio para mi familia.

En esta noche, quiero dar las gracias especialmente a tantos españoles que en los últimos meses se han interesado por mi salud, felizmente recuperada… aunque tengo achaques para alicatar los veinte baños del palacio.

En este tiempo se ha demostrado al castigo de hijas que me ha dado Dios, porque Felipe era el favorito. Eso sí, ya no pongo la mano en el fuego por Letizia ni por nadie que no lleve mi sangre

Os reitero mis mejores deseos en esta Navidad y para el año que pronto comienza.
Estemos unidos. España lo merece y lo necesita, este año hay Eurocopa.

Buenas noches, y un besito para B.R.

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar