Un surfista muere congelado al intentar montar una ola de frío.


Jonathan Riviera Jr., uno de los mejores surfistas de Torrelodones, falleció la pasada noche trágicamente en Navacerrada al intentar montar una ola de frío.

Ayer a las 19:00 y emocionado tras escuchar en la tele la llegada de una gran ola polar por la sierra de Madrid, cogió su tabla y se dirigió decidido a su caza. A las 23:00 h. encontraron su cadáver encerrado en un bloque de hielo como si fuera un mosquito del Parque Jurásico en el ámbar.

Los familiares del fallecido se mostraron consternados. El padre achacó la desgracia a su costumbre de surfear sólo con bañador: “Si hubiera llevado el neopreno como yo le decía siempre, esto no hubiera ocurrido”. La madre añadió: “O si se hubiera puesto una rebequita como le dije yo”. Al parecer Jonathan no temía a las borrascas, sólo a los tiburones.

Jonathan murió persiguiendo su gran sueño de montar una ola. Sus amigos decían que se pasaba los días de verano desde el amanecer hasta el atardecer en la piscina de municipal de Villalba esperando a que un gordo se tirase a bomba para poder dar uso a la tabla que le habían regalado por su cumpleaños. “Lo que más me apena es que haya muerto sin ver la playa” comentó uno de ellos. “Al menos ahora estará sobre una tabla para la eternidad” dijo otro en referencia a su ataúd, aunque los padres aún no han decidido qué hacer con su cuerpo.

Mientras la madre es más de donar los órganos e incinerar el resto, el padre prefiere meterlo en un armario y tener un frigorífico adicional en casa por poco dinero. “Además le recordaré cada vez que me tome una cerveza” esgrimió como excusa ante su parienta. “¡Qué ironías!, su película favorita era Lilo & Stich y ha acabado como Walt Disney”- concluyó mientras picaba unos hielos del bloque de su hijo para prepararse un cubata.

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar