Ramón de Pitis arrasa en los premios “Grami”.


La pasada madrugada tuvo lugar la gala anual de los premios Grami en el Baranquilla’s Gran Chabolo Arena que contó entre sus invitados con los mejores yonquis de la actualidad, entre los que se encontraban algunas celebridades que prefirieron no posar para las cámaras.

En cualquier caso la estrella de la velada fue sin duda Ramón de Pitis, que se llevó alguno de los galardones más preciados como “Yonqui del año” en las categorías de heroína y cocaina, “Mejor Actuación”, “Mejor Promoción” y, compartido ex aequo con su diseñador Emidio Tucci, el premio al “Mejor Vestuario”.

Una hora antes de la gala fueron llegando las kundas a las puertas del recinto y sus ocupantes desfilando por la alfombra no roja pero sí con manchas rojas y escenas de cacería cubierta precavidamente para la ocasión con un plástico. Lucían todos sus mejores chándales, destacando por cantidad los de los diseñadores franceses Carrefour y Domyos.

La anécdota de la noche la proporcionaron los nominados a mejor camello, ya que ningún de ellos estuvo presente en la gala y en su lugar acudieron sus abogados. Aunque sin duda el momento más emotivo de la velada se produjo cuando pusieron el clásico powerpoint con las fotos de los yonquis fallecidos en el último año, que sonó con los acordes del “I will always love you” en homenaje a Whitney Houston.

Pero nadie pudo eclipsar a la estrella de la velada, Ramón de Pitis. Visiblemente crecido en el escenario cuando recibió el premio al “Yonqui del año”, dedicó en primer lugar el galardón a Matías el director de la cárcel de Aranjuez del que dijo que era un “maricón”. Después levantó los aplausos de la audiencia cuando dijo: “La droga está conceptuada socialmente muy mal, pero es la auténtica, salud, el bienestar, la alegría.” A continuación sacó una chuleta para poder enumerar los cinco derechos innegables al hombre sin sufrir un lapso de memoria. Tras nombrar la vivienda, la ropa y la dignidad se hizo un mágico silencio de expectación en la platea… y concluyó con “follar que hace seis años que no meto y drogarse todo lo que pueda uno” que volvieron a hacer sonar las palmas de los asistentes.

La organización bajó entonces los micrófonos para evitar que se alargase su discurso pero Ramón dijo: “No, si no tengo prisa”, finalmente claudicó y dio las gracias al público y les advirtió “tened cuidado ahí fuera que está lleno de barro y hay gente muy peligrosa”.

Después de esta intervención la gala decayó, pero la fiesta posterior supuso un chute de alegría, hasta que unas lecheras decidieron poner fin a la gala, con pin, pan, pin, dando puñetazos y dejando a algunos asistentes “esmayaos”.

Artículos relacionados

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. Call me Ishmael
    13 febrero, 2012
  2. Chuscurro
    13 febrero, 2012
  3. De Cabo
    13 febrero, 2012

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar