Peripecias de un pre-papá. Semana 0. La infertilidad, ese gran desconocido.


Has iniciado la búsqueda del bebé pero el tiempo pasa y sigues sin encontrarlo. Es una labor divertida y al principio se agradece la tardanza, para qué negarlo, pero llega un momento en que te surgen las dudas.

Revisas los documentales de la BBC, las películas secretas de tu carpeta oculta del ordenador, y retomas con tu grupo de amigos aquellas conversaciones sobre posturas sexuales que tenías en tu juventud, aunque al ponerlas dentro del contexto de la reproducción hayan perdido bastante gracia, la verdad.

La teoría está clara, pero en la práctica sigue sin funcionar. ¿Cuál es el siguiente paso?

Cuando se siguen los pasos lógicos de la reproducción pero el embarazo no llega todos tenemos fantasmas que empiezan a habitar en nuestra cabeza: ¿Seré demasiado mayor? ¿Me habré puesto el portátil demasiado tiempo encima de los huevos? ¿Habré malgastado mis mejores soldados en fútiles masturbaciones? Etc, etc,… Comerse el coco, como en casi todo en la vida, no te va sacar de dudas. Hay que pasar a la acción. El conocimiento siempre es mejor que la ignorancia, por muy cómoda que resulte esta última.

A partir de este momento nuestras andanzas nos recordarán aquellas de los libros de “Elige tu propia aventura”, ya que cada paso importante lo daremos hacia una de los caminos que salen de la bifurcación: sanidad pública o sanidad privada.

Cuando hablamos de infertilidad, si vas por la pública, para conseguir que te hagan pruebas tendrás que llevar un año dale que te pego en busca del embarazo, o como mínimo mentir y decir que lo llevas. Las pruebas iniciales serán un análisis de sangre para ella y un espermiograma para él. Si se detecta alguna anomalía clara que indique esterilidad por parte de alguno de los dos, lo siguiente es apuntarse a una lista de espera para fecundación artificial que según tengo entendido es de alrededor de un año.

Si vas por la privada te harán las pruebas iniciales, que son las mismas que en la pública, cuando lo solicites. Si se detectan indicios infertilidad podrás iniciar el proceso de reproducción asistida sin lista de espera… eso sí prepara entre 5000 y 6000 euros.

Si exceptuamos casos más complejos, en las estas primeras pruebas el resultado suele ser más claro para ellas, ya que sólo tienen que mirar los niveles de ciertas hormonas y en la mayoría de los casos, las anomalías se pueden resolver con pastillas. En nuestro caso, amigos, los resultados no suelen ser blanco o negro, sino grises… y no hablo literalmente, claro. La contaminación, la elevada edad media a la que empezamos a concebir, las ondas de la WI-FI… todo influye para que cada vez sea más difícil encontrar una muestra de esperma de calidad superior. Quién más quién menos tiene una caterva de vagos dentro de sus huevos, cuando no un desfile de gigantes y cabezudos.

Amigos, compañeros de andanzas, sé que no tiene sentido seguir hablando de la confusión de los resultados, cuando aún estáis estancados en el palabro que había citado antes: espermiograma. Sí, es lo que os imagináis. Por eso creo que merece que le dedique una entrega al completo. Será la próxima, así que no os la perdáis.

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar