Peripecias de un Prepapá. Semana 30. The Blitz.


¿Nunca os habéis ido de una fiesta aburrida y al día siguiente os han contado que desde que la que abandonasteis sucedieron cosas asombrosas y divertidísimas? ¿Nunca habéis ido al fútbol y al salir a comprar una cerveza habéis oído frustrados como dentro del estadio cantaban gol?

Este fenómeno, por desgracia, bastante común lo sufre en la serie “Como conocí a vuestra madre” el personaje interpretado por el experto en encarnar gafes Jorge Garcia, y lo denominan “The Blitz” en honor al primero que la sufrió.

Pues bien, si traigo esto a colación es porque cuando vuestra chica esté embarazada, en todo lo concerniente a sucesos interesantes en el interior de su vientre, no os quepa duda, vosotros sentiréis que estáis maldecidos por The Blitz.

Estás sentado en el sofá. Hundido 50 centímetros por debajo del nivel del apoyabrazos. Están poniendo en la tele un partido de Champions League. Emocionante, muy emocionante. Quedan cinco minutos y el Real Madrid está a punto de remontar. De repente irrumpe una voz por el pasillo procedente de otra habitación.

– Corre, ven. Mira qué patadas está dando.

Es tu novia, y no se refiere a Pepe, se refiere a tu bebé, ese que lleva en el vientre.

– Es alucinante, se me nota un bulto en la tripa.

Entonces, ahí está tu conciencia, o tu instinto paterno, o tu instinto de supervivencia, qué se yo. El caso es que te levantas. Y con toda la velocidad a la que te permiten tus piernas dormidas sales al encuentro de tu bebé. Llegas a la habitación. Esperabas contemplar una escena sacada de la película Alien, pero allí se respira tranquilidad. Posas tu mano sobre la tripa de tu chica. Y nada. Nada de nada. Tras varios segundos sientes una pequeña vibración en tu mano, que podría ser tu hijo o podría ser un matojo de esos de las películas del oeste que se pasea por dentro de la placenta.

Sí, uno de los axiomas del prepapá es “Siempre llegarás tarde a los mejores movimientos del bebé en la tripa de la madre”, o , dicho de otra forma, para optimistas irredentos, “Las manos del prepapá tranquilizan a su hijo”.

En serio, estoy harto de patadas fantasmas. Estoy harto de The Blitz. Desde esta humilde ventana solicito desde ya cámaras de vigilancia para instalar dentro del vientre de la madre. No hay derecho. Siempre me pierdo lo mejor. Las mejores jugadas del bebé y las del partido de fútbol. De hecho empiezo a pensar que la madre se lo inventa todo para boicotearme.

Tengo que pensar alguna venganza para cuando se acabe esta peripecia. Que sea de broma, que incluya un bulto fantasma y que tenga una connotación sexual… Algo se me ocurrirá.

Os recuerdo que podéis participar en esta aventura bien con vuestros comentarios, bien con vuestras preguntas o bien con vuestros consejos. Para ello disponéis por supuesto en este mismo post de la sección de comentarios, de mi cuenta de Twitter (@chuscurro) o de mi correo chuscurro@decabo.com. Estaré feliz de compartir mis peripecias más de cerca.

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar