Peripecias de un Prepapá. Semana 35. Vocabulario básico.


Llegó el inevitable momento de comprar el equipamiento mínimo para el bebé, demorarlo más implicaría un riesgo de traer nuestro hijo al mundo en un estado de indigencia infantil.

Los componentes del equipamiento básico del recién nacido son como los de un consejo de ministros. Y no me refiero a que sean inútiles, sino que más o menos conozco casi todos los nombres y su imagen, pero algunos no logro relacionarlos bien entre sí y otros no sé muy bien para qué sirven.

Por eso he decidido compartir mis incipientes conocimientos con otros futuros padres ávidos de saber.

Capazo: En el campo se utiliza para designar los cestos para la recolección, pero en el mundo del bebé, es el carro grande ese con el que se le pasea por la calle. Ojo, es lo que más ocupa, lo más caro y lo que menos tiempo se utiliza. Allá vosotros.

Maxi-cosi: Me llevó algunos años descubrir que cuando mis amigos padres hablaban de la maxi-cosi no se referían a una pizza infantil. Ahora por fin sé que es la silla en la que se lleva al bebé en el coche los primeros meses. Te produce estrés no saber si la has anclado bien, pero te relajas cuando te acuerdas que a ti llevaban en brazos en el asiento del copiloto en un Simca 1200 .

Isofix: No es el perro de Astérix. Es un estándar de anclaje de los asientos del coche.

Silla de paseo: Es el medio de trasporte para el exterior utilizado cuando el niño deja de querer estar tumbado. En mi caso personal fue alrededor de los 23 años cuando mis padres me dijeron que me buscara un trabajo, pero lo normal es que suceda a partir del tercer o cuarto mes. Ahí te das cuenta de la paradoja económica que supone que la silla que se utiliza diez veces más tiempo que el capazo, cueste la mitad que éste. Mientras logro descifrar esta paradoja he propuesto que llevemos al bebé en una cesta de magdalenas. No ha colado.

Toquilla: Manta con trabajo especializado. Se utiliza para envolver al bebé para cogerlo en brazos. No entiendo aún porque hay que envolver al bebé para cogerlo en brazos. Yo veo más posibilidades de que se escurra…. A no ser que el padre tenga muchos pelos en los brazos y la toquilla sea de velcro.

Arrullo: Toquilla con trabajo especializado. Lleva fieltro por una lado… debe ser para padres que tienen el vello de los brazos tan duro y tieso que parece velcro. Se puede conseguir este efecto artificialmente metiendo los brazos en mermelada y limpiándolos con servilletas de papel en vez de con agua.

Buzo: Es una abrigo de una pieza para bebés que parece un traje de astronauta y por eso lo llaman buzo. Sí, lo sé, lo deberían llamar astronauta. Otra paradoja.

Mini-cuna: Otro trasto que se deja de utilizar a los seis meses. Hay cunas, minicunas y cunas de viajes. Hay padres que no saben cuál utilizar y por eso acaban metiendo a dormir a los bebés con ellos en la cama. Yo, ante la duda, en principio soy más partidario de la cesta de magdalenas.

Hamaca: Tela que se coloca atada entre dos árboles para que el padre salga a la calle a dormir cuando el niño no para de llorar en casa.

Hamaquita: Otro estorbo para la casa de esos que los niños utilizan unos meses, concretamente desde que el niño ya no quiere estar tumbado en sus horas de vigilia hasta que tiene la capacidad de sentarse en una sillita sin que se le venza el cuello como a la madre del rey . También le sirve para practicar para cuando sea padre y tenga que irse a dormir a la hamaca.

Yo creo que con estas breves nociones sobre adminículos infantiles os iréis manejando en el mundo del bebé. Estas definiciones han sido creadas desde la intuición y mis breves conocimientos recién adquiridos. Ruego a los padres expertos que nos empapen de su sabiduría y corrijan aquello que, inintencionadamente, pudiera no ser del todo correcto.

Si algún padre inexperto tiene dudas sobre otros objetos, que las comparta. Me comprometo a investigar… a riesgo de quedar atrapado en una paradoja espacio temporal.

Os recuerdo que podéis participar en esta aventura bien con vuestros comentarios, bien con vuestras preguntas o bien con vuestros consejos. Para ello disponéis por supuesto en este mismo post de la sección de comentarios, de mi cuenta de Twitter (@chuscurro) o de mi correo chuscurro@decabo.com. Estaré feliz de compartir mis peripecias más de cerca.

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar