Peripecias de un papá – Aprendiendo un nuevo idioma.

Por si alguien tenía alguna duda acerca del título, aclararé de primeras que el que está aprendiendo un nuevo idioma soy yo. Y, sí, tratándose de este contexto, me refiero al nuevo lenguaje, en su mayoría de palabras bisilábicas, que habla mi hijo.

Y es que el segundo año de la facultad de paternidad incluye el máster lingüístico: Cómo aprender mediante la observación de tu bebé a comunicarte con tus captores si te secuestra una tribu indígena del Amazonas.

peripecias_papa_rojo

Paso 1: Repetir sus sonidos sin saber bien lo que significan.

Vale, lo reconozco, este primer paso probablemente no tendría sentido con la tribu amazónica a no ser que para generar sonidos usaran la epiglotis de un modo distinto al mundo civilizado. Y es que en lo que al bebé se refiere, esta es la fase en la que aprende a usar sus cuerdas vocales. Aquí surge el estéril debate sobre si dirá primero “Papá” o “Mamá”, y digo estéril, porque en el fondo da igual cuál sea la primera palabra porque cuando la pronuncia no sabe lo qué está expresando. Eso lleva a momentos tan cómicos como que le diga “Papá” al que revisa el contador del gas…. Esto, esperad un segundo… bah, olvidadlo, insisto, no sabe lo que está expresando.

Paso 2: Nombrar cosas.

El bebé (o el cautivo de la tribu), comienza a relacionar los sonidos que emite la gente a su alrededor con cosas. Para verificar sus suposiciones, y si no ha hecho antes el curso de utilización de puntero laser, empieza a señalar cosas con el dedo repitiendo su nombre. Al principio elegirá objetos denominados por palabras cortas. Así que los responsables de su aprendizaje podrán facilitarle la tarea de dos modos: en primer lugar confirmando sus aciertos mediante la repetición de la palabra y la señalización del objeto que la denomina, y en segundo lugar intentando utilizar vocablos cortos en todo momento. Por ejemplo en lugar de decir hematoma subcutáneo diremos pupa.

Paso 3: Los primeros verbos.

Una vez ha conseguido identificar y denominar la mayoría de objetos que le rodean, tendrá que empezar a poner atención porque el siguiente paso será utilizar palabras que denominan acciones que le gustan, subrayo lo de que le gustan porque el cerebro tiene más facilidad para captar lo que le atrae. Otra cosa curiosa de los seres humanos es que una de las razones por las que aprendemos verbos es para comenzar a dar órdenes.

Paso4: (fase actual) Batiburrillo ininteligible.

Cuando el aprendiz empieza a darse cuenta que comprende con facilidad lo que se dice alrededor e identifica sin problema la mayoría de los objetos que se pronuncian en las conversaciones de su entorno, se lanza de cabeza a hablar y la caga. Su habilidad para pronunciar se resiente más allá de dos silabas y además, como el ya entiende perfectamente, supone que el sentimiento es reciproco. Eso te llevará a situaciones tan surrealistas como que tu bebé te pida algo y ante tu incapacidad para comprender te suelte una mirada que se mueve entre el desdén y la condescendencia y empiece a repetirlo en bucle incansablemente hasta que aciertes aleatoriamente con lo que solicita o tengas la habilidad para cambiar de conversación sin que él se dé cuenta… un juguete o una galleta pueden ser tus aliados.

En fin, que las peripecias paternales siguen siendo divertidas a la vez que instructivas. Ser padre te prepara para grandes retos en la vida, como conseguir conversar con jibaro acerca de lo inconveniente que te resultaría una reducción de cabeza o, simplemente, para hacer turismo en China.

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar