“Chapeau” por ustedes


Chapeau por ustedesTodo aficionado al fútbol habrá escuchado alguna vez cosas como: “los demás juegan y los alemanes/italianos ganan”, “para guarros los italianos”, “los italianos siempre igual, ratonaendo”, “los italianos son unos marrulleros”. Todas estas frases se refieren a algo conocido por todos, algo que tanto los futbolistas que llegan a clubes italianos como los que integran la escuadra “azzurra” aprenden rápidamente. Me refiero a la forma marrullera y ratonera de actuar en los partidos, presionando al arbitro constantemente, simulando faltas, armando tanganas cuando conviene perder tiempo, haciendo teatro cuando corresponde o repartiendo leña cuando la cosa se pone cuesta arriba. Algo me temo va en la idiosincrasia del fútbol italiano.

Sin embargo ayer tuvo lugar la final de la Supercopa de Europa, que enfrentaba a un club italiano, el AC Milán (actual campeón de Europa), y a un atribulado Sevilla CF, (campeón de la copa de la UEFA) tras la terrible pérdida de Antonio Puerta. Desde un principio era evidente que el choque iba a estar marcado por dicho suceso, pero lo que nunca me imagine es que fuera a estarlo hasta el punto en que vimos. Personalmente corroboro las afirmaciones entrecomilladas del comienzo de este articulo pero también debo decir que ayer el club milanista se porto como todo un caballero. Desde su cúpula directiva, que acudió a la capilla ardiente del canterano y decidió añadir el nombre de “Puerta” bajo el numero de cada uno de los futbolistas, pasando por el tan pesaroso como precioso minuto de sepulcral silencio que se guardó al comienzo del partido, solo roto al final con aplausos y gritos de “Puerta no te olvidamos” por parte de la grada sevillista. Además de esto, cabe mencionar el impoluto comportamiento de los “tiffosi”, respetando el minuto de silencio intachablemente y colocando pancartas en las que se podían leer mensajes en los que se recordaba al joven fallecido. Brillante comportamiento también el de los futbolistas “rossoneros”, especial mención para Seedorff y Kaká. El primero fue sustituido y dirigiéndose a la banda, se quitó la camiseta, la doblo por la mitad para tapar su nombre y enseño únicamente el de Puerta que llevaba bajo su numero. El segundo marcó el último gol del partido y en un bello gesto señaló repetidas veces el mismo nombre que cada uno de los 22 jugadores sobre el terreno de juego llevaba bajo sus dorsales. El de Antonio Puerta. Gesto que les honra a ambos.

Finalmente un mentalmente desubicado Sevilla perdió la Supercopa (3-1). Yo hubiese preferido que la ganasen estos pero aun no habiendo sido posible me quedo con el profundo homenaje de todo un estadio a un chaval de 22 años que deja una mujer embarazada de 7 meses, con la deportividad del choque, con 22 brillantes jugadores en lo personal, con una afición (la milanista) que supo estar a la altura del nombre y la historia del club al que representan y con la caballerosidad de un club, el AC Milán, que se ha comportado como todo un Señor. “Chapeau” por ustedes.

Artículos relacionados

Acerca del autor

5 Comentarios

  1. De Cabo
    1 septiembre, 2007
  2. Maitote
    2 septiembre, 2007
  3. De Cabo
    2 septiembre, 2007
  4. Stackhouse
    2 septiembre, 2007
  5. Maitote
    3 septiembre, 2007

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar