Carta abierta a Dña. Elena Sánchez García


Universidad de SalamancaComo señalaba Ma allá por el 15 de mayo, en la época estival de exámenes hubo cierto revuelo entre el alumnado y el rectorado de la Universidad de Salamanca (USAL) debido a la escasez de lugares públicos en los que estudiar. Por aquel entonces los estudiantes de esta centenaria universidad estaban a las puertas de los exámenes de junio y la carencia de dichos lugares se acentuó ante la proximidad de estos. Cuando dichas fechas pasaron, todo quedó en calma. Bueno, en calma relativa, pues como era de prever, dicho problema no se solucionó mirando para otro lado, que parece fue lo único que hicieron desde el máximo órgano de la institución.

Cuando se han aproximado nuevas fechas de exámenes, esta vez los de septiembre, la polémica se ha vuelto a poner de manifiesto. De nuevo representantes de alumnos y rector enfrentados por el simple hecho de que el máximo responsable de la USAL no cumple lo que recogía su programa electoral en cuanto a horarios de bibliotecas se refiere, algo por lo cual, dicho sea de paso, muchos estudiantes le votaron. La polémica ha llenado páginas de prensa local, y es aquí a donde quiero llegar. Era uno más de aquellos aciagos días en los que acudía al archiconocido entre los estudiantes de Salamanca aulario de “Anayita” cuando me encuentro colgado a la puerta un recorte de prensa de La Gaceta regional de Salamanca. Se trataba de un artículo de opinión. Estaba escrito por una tal Elena Sánchez García, sonrojo de la profesión y persona de -supongo- envidiable currículo académico como podréis comprobar en algunos de sus comentarios. Ante esto, no pude por menos de aprovechar mi descanso del día siguiente para ir a una hemeroteca, hacer una fotocopia de dicho artículo para mostrarla públicamente aqui y escribir lo que me quede con ganas de expresar en el citado periódico, y es que enviar una carta al director habria sido inútil. Evidentemente no habria aparecido publicada. Bajo estas lineas podeis ver el articulo de esta periodista en el que me he permitido subrayar lo más destacable y mi carta a la periodista.

La Gaceta regional de Salamanca

Carta abierta a la Sra. Elena Sánchez García.

Soy un joven estudiante salmantino. La motivación de mi carta no es otra que la de hacerle notar el descontento generalizado que su articulo del día 1 de septiembre de 2007 ha generado entre la comunidad estudiantil.

Cuando lo leí por primera vez no salía de mi asombro al comprobar cómo en dicho articulo, se empleaba reiteradamente un tono peyorativo, haciéndose especialmente patente allí donde dice explícitamente: “¿Quieren, por no perder la costumbre, irse de “marcha” y luego empalmar con unas horas de estudio para terminar la noche?”. No debería usted generalizar en un tema tal, pues corre el riesgo de equivocarse estrepitosamente, tal y como ha sucedido en este caso. Es peligroso colocar etiquetas a quien sale a tomarse unas copas con los amigos los fines de semana, pues sabrá sobradamente de la afición a la pendencia y la juerga que caracterizaba al escritor, poeta, dramaturgo, médico, matemático, sacerdote y catedrático de la Universidad de Salamanca D. Diego de Torres Villarroel, y no por tal cosa y como es evidente, este salmantino ilustre dejo de ser ejemplar estudiante. En todo caso, presumo, celebro y envidio que usted nunca tuviera que presentarse a ninguna asignatura en septiembre. Por desgracia (pronosticaré aun a riesgo de equivocarme) el 90% de los alumnos de la Universidad no están en su lugar, razón por la cual se requieren de este tipo de lugares para el estudio. Además no se protesta contra el horario de las bibliotecas, sino contra la negativa del rector a cumplir su programa electoral, el cual incluye dichos horarios mas flexibles. Debería usted saber que esta fue la razón por la que muchos estudiantes le votaron. Si el Señor José Ramón Alonso ha tenido que interrumpir sus vacaciones estivales para reunirse con los estudiantes, ha sido única y exclusivamente por que fue él, y nadie más que él, quien no dejo hechos los deberes a tiempo. Esto, Dña. Elena, nada tiene que ver con la decadencia de la Universidad con la que por cierto estoy de acuerdo con usted, (pero no solo a nivel de alumnado, también a nivel de profesorado y de programas) sino mas bien con reclamar derechos que a uno le corresponden.

Enrique Conde Gil.

Artículos relacionados

Acerca del autor

3 Comentarios

  1. De Cabo
    24 septiembre, 2007
  2. Vynith
    24 septiembre, 2007
  3. Stackhouse
    24 septiembre, 2007

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar