Carta de Ecologistas en Acción sobre la fiesta de los toros


Tras la lectura del comunicado antitaurino que hizo público el mes pasado Ecologistas en Acción, quiero hacer varios comentarios:

En primer lugar, creo que flaco favor le hacen a la conservación de la naturaleza estos comunicados, ya que algunos de los ecosistemas más importantes y frágiles de nuestro país dependen del toro bravo. Como ecologista, o mejor dicho como conservacionista que soy, ya que la palabra ecologista la habéis ultrajado gente como los que hacen comunicados de este estilo, jamás me haré socio de una asociación que “MIENTE” y utiliza la demagogia de forma tan descarada.

Para mostrar esto, voy a hacer unos cuantos comentarios sobre el comunicado en cuestión.

Las cosas que más me han llamado la atención del comunicado las pondré en ROJO y mis comentarios en VERDE.

Un saludo.


________________________________________________________

Ecologistas en Acción exige la prohibición de los llamados “festejos populares” basados en el maltrato a animales.

3 de mayo (Ecologistas en Acción):
En estas fechas comienza en la mayor parte del Estado español una nueva etapa de máxima crueldad hacia los animales “Empezamos con demagogia, ya que sufre más cualquier animal de granja, que un toro bravo”. Un elevado número de pueblos organizarán sus “tradicionales” festejos taurinos provocando el sufrimiento y la muerte de multitud de seres inocentes “El sufrimiento es un sentimiento humano, de momento no está demostrado que los animales sufran. Tampoco sienten dolor alguno muchas de las reses lidiadas en festejos populares en los que la res, solamente corre conducida por caballos o mozos. El comentaros de “Seres Inocentes” es una clara utilización de un lenguaje descaradamente demagogo”. Incomprensiblemente algunas de estas fiestas son consideradas de interés turístico nacional. Además de las habituales corridas de toros, durante estos meses son muchos los pueblos que utilizan sus calles, plazas y campos para realizar encierros, toros de fuego, toros ensogados, y otros festejos basados en la tortura y muerte del animal “Los festejos taurinos populares no se basan en la tortura y muerte, sino en la celebración de ritos tradicionales, de enfrentamientos con el riesgo ante animales muy superiores físicamente. Muchas de las reses no sufren daño alguno ni son siempre muertas, aunque si lo fueran, no tendrían porqué diferenciarse de un Pollo, un Cerdo o una Vaca, muerta en un matadero. Lo único que lo diferencia es el respeto que impone una res brava, cosa que no se puede decir de un pollo. Lo que pasa es que eso de tortura y muerte queda muy sátiro y vende mejor. Eso es demagogia”.

Ecologistas en Acción cree que estos espectáculos “populares”, basados en la agonía de animales “Otro tanto de lo mismo” no tienen justificación alguna. Una diversión que va unida al sufrimiento de otros seres sintientes “esta palabra no me la reconoce el diccionario de Word, por algo será” no tiene nada que ver con la definición de cultura. La organización considera que las fiestas populares no deberían basarse en el desarrollo de espectáculos agresivos, violentos o humillantes “seguimos con lo mismo, quedaría igual si se dijera (Espectáculos de arte, estéticos, llenos de emoción, riesgo y adrenalina). Es cuestión de vocabulario y no de realidad” hacia otros seres vivos, y sí basarlos en el respeto por los animales y la naturaleza, y que al mismo tiempo fomenten la concordia entre los vecinos.

Ecologistas en Acción considera inaceptable que se justifiquen y mantengan estos festejos apelando a su supuesto carácter tradicional. “De supuesto nada, eso es demostrable, pero ustedes siguen metiendo palabras demagogas para enturbiar el mensaje”. Sólo se deben perpetuar aquellas tradiciones que ensalcen los valores positivos, “¿Y quién debe determinar qué es lo positivo y qué lo negativo? ¿Debemos ser todos parte de una sociedad cuadriculada en la que ustedes deben decirnos cómo se debe ser, actuar y valorar?” en este caso el respeto a los animales, basándonos en la consideración del interés en no sufrir que todos compartimos y no aquellas que nos retraen a épocas más oscuras. “Esto último es gracioso. Por esa regla de tres, no comáis nada, animales y plantas sufren para nuestra alimentación, pero eso es inevitable. Así mismo sufre la Paloma que caza el Halcón y que se come a pellizcos sin preocuparse de si está del todo muerta o no. Como este caso, la naturaleza está llena.
Vosotros sois los antinaturales, vosotros sois los que nadáis contra corriente. Se puede entender que seáis conscientes del dolor físico que se proporciona a otros seres vivos y no os guste, pero los animales no son conscientes de ello de la misma manera”.

Entre los cientos de festejos populares que se celebran en nuestro país, destacan por su gravedad y desprecio hacia los seres vivos los siguientes:

Toros ensogados o enmaromados

Se celebran en el mes de junio en Benavente (Zamora) y también durante el verano en diferentes pueblos de Andalucía, como son Grazalema y Benaocaz en Cádiz.
El festejo consiste en rodear con una gruesa “Gruesa, delgada, ¿qué más da?… ah, sí, que de esta manera queda como más cruel. Seguimos usando la demagogia” maroma la testuz del toro y a esta maroma larguísima “Y más y más de lo mismo” se agarra parte de la gente del pueblo que tirará del toro en diferentes direcciones. El animal es arrastrado por las calles y después de una hora, cuando el animal no puede más, es sacrificado. “Aquí empiezan las mentiras, que espero sean fruto del desconocimiento, más que de la mala intención, aunque lo dudo. La finalidad de la soga puede ser por varios motivos, no se puede generalizar así, pero en todo caso, nunca es para poder arrastrar al animal por las calles. Puede ser para guardar al toro una vez finalizado el festejo, ya que los seguros o las normas obligan a una duración determinada. También puede ser que el festejo se realice sin talanqueras que impidan la huída del toro y en este caso, la soga impedirá que se escape, pero en principio es dirigido por los mozos a base de citarle y en ningún momento se pretende arrastrarle. Tampoco es cierto que se le sacrifique cuando no pueda más, aunque puede haber lugares donde se le ate y apuntille tras el festejo, en cuyo caso el toro no sufre, ya que la puntilla lo mata instantáneamente y no tiene porqué estar extenuado”.

Toros de San Juan

Comienzan el día de San Juan (junio) y dura toda la semana. Sueltan cada día un toro de gran envergadura que recorre las calles de Coria. A su paso la gente le tira unos dardos que llaman soplillos que se clavan en la piel del toro “Estos soplillos están formados por un canuto de papel, que al final lleva un alfiler de costura y se lanzan desde bastante distancia. Quien crea que eso llega a atravesar en la piel del toro, o es muy ingenuo, o no sabe cómo es la piel de un bóvido. Además esta costumbre es cada vez menos habitual y normalmente el toro tiene seis o siete soplillos entre el pelo que se le van cayendo mientras le lanzan más” por todo el cuerpo u cabeza. También le clavan banderillas. Cuando su cuerpo es todo un surtidor de sangre, le rematan de un tiro “Volvemos a la demagogia y a exagerar las cosas. El toro no está sangrando nada más que por el arpón de la divisa que es muy poco y si se le mata de un tiro cae instantáneamente, ¿Dónde está el sufrimiento?” y los mozos se apresuran a cortarle los testículos “Eso ya no se hace y lo que cogen es la divisa, por favor señores infórmense. Es cierto que en los festejos taurinos hay cosas que evolucionar y esta es una de las muestras de que lo hacen. Pero las tradiciones deben hacerlo poco a poco, si no se destruirían. Lo que no se puede es basarse en la mentira como hacen ustedes clara y premeditadamente” que esgrimirán como símbolo de virilidad. “Esto no haría sufrir al toro que ya está muerto”.

Los espantes de Fuente Sauco

“Se escribe todo junto: Fuentesaúco. Si no saben el nombre del pueblo, cómo van a saber cómo es el festejo, INFÓRMENSE y no hablen tanto desde la ignorancia” Se celebran durante el mes de junio “Julio” en Fuente Sauco “Otra vez” y varios pueblos más de la comarca del río Guareña. Consiste en soltar unos novillos en un campo donde la gente armada con aperos de labranza “Según ustedes ¿Van armados con arados de vertedera y cultivadores o son armas más ligeras? Las cachabas no son un arma, aunque depende en la mano de quien, ni son un apero de labranza y eso es lo que llevan en la mano. Deberían informarse mejor” se ha apostado en dos bandos. Cuando los novillos se acercan a uno de los lados los espantan con instrumentos cortantes “Es fácil imaginar a la gente, navaja en mano, amenazando al toro con pincharle en el culo y el toro huyendo de miedo”, los animales huyen al otro extremo donde los espera otro grupo de gente que arremete igualmente contra ellos. Al final los animales quedan destrozados por las numerosas heridas y son sacrificados. “Cuando no se tiene ni idea de algo, qué atrevida es la ignorancia. Les relataré cómo es el festejo para que al menos hablen con conocimiento, luego les puede gustar o no, ese es su problema: Las reses se tienen en un prado de grandes dimensiones y mediante caballos, son conducidos desde un extremo donde están solos, hasta el otro extremo donde espera la gente. Cuando llegan allí, los participantes repelen las posibles acometidas de los animales agitando arriba y abajo las cachabas o cayadas que portan, intentando asustar a los astados. Normalmente lo consiguen, ya que son muchos y los toros suelen no querer pelea en esos casos, así que se dan media vuelta y vuelven al otro extremo del prado, sin tocar a nadie y sin ser tocados por nadie. Esto se repite varias veces hasta que al final, en lugar de sacrificarlos como ustedes dicen, se les abre una puerta y son corridos como cualquier otro encierro, por la calle hasta la plaza de toros. Espero que les haya quedado algo más claro, pero si quieren, pueden informarse en www.fiestasaucana.com”.

Bous a la mar

Se celebran en Denia y otros pueblos de Alicante. Se instala media plaza portátil frente al mar. Vaquillas y novillos no tienen escape y caen al agua “¿Acaso es cuesta abajo y no pueden evitar caer?, ¿no será que se tiran?”, los mozos se arrojan tras ellos tratando de sacarlos pero en muchas ocasiones se ahogan. “Nueva muestra de la facilidad con la que se habla sin saber en el mundillo antitaurino. En lugar de los mozos arrojarse tras los animales, son los animales los que se tiran al agua persiguiendo a los mozos. También deberían saber que las reses saben nadar, no necesitan cursos como los humanos y para lo único que se les ayuda es para que encuentren el lugar por donde salir del agua y volver al recinto, pero no se ahogan, es más, muchas de estas reses son “De corro”, osea, que van de festejo en festejo y son alquiladas, aunque a ustedes les parezca imposible. El ganadero se apenaría mucho si se ahogaran y no las alquilaría”.

Toro de la Vega

Se celebra en Tordesillas (Valladolid) con motivo de la Virgen de la peña. Sueltan un toro de gran envergadura, aunque no bravo “Esto es de lo más fuerte que ponen ustedes. ¿Qué se suelta entonces? ¿Una vaca frisona? Cuando quieran, yo les invito a ponerse delante de un toro de vega y a que lo intenten ordeñar”, por el campo. Los mozos le persiguen a pie y a caballo armados de lanzas que arrojan “Otra vez la ignorancia o la mala intención. Las lanzas no se arrojan, sino que se llevan en la mano y para poder clavársela al toro, los mozos deben acercarse a escasos dos metros de él, en un terreno de arena de pinar, en el que el animal tiene todas las ventajas para coger al mozo, invito también a quien quiera a acercarse y probar lo que digo” al animal. El que acierta al corazón es el ganador que recibe la ‘lanza de oro’ de manos del alcalde. Esta barbarie está considerada de interés turístico nacional.

Encierros por el campo

En la provincia de Guadalajara, en pueblos como Brihuega, Sacedón, Mondéjar, Ciruelos.
En esta ocasión se persigue a los toros con coches y tractores, atropellándolos en ocasiones. “Lo que se utiliza habitualmente son caballos. La participación de esos vehículos está claro que no es la tradición, ni lo desean los taurinos. Esta es la causa de cambiar las tradiciones sin cuidado alguno”.

Toros embolados

Se celebran en más de 130 pueblos de la Comunidad Valenciana, en especial en la comarca de Castellón, así como en Teruel, Tarragona y varios pueblos de la comarca catalana del Delta del Ebro. El toro embolado más famoso es el del pueblo de Medinaceli (Soria). Consiste en colocar sobre la cabeza de los toros un antiguo artilugio metálico de gran peso “Otra vez usando demagogia. ¿Qué más da el peso? Son de metal y pesarán cosa de un kilo. Si un toro levanta coches de más de mil kilos, ¿Qué puede suponer eso para él?” en donde se colocan unas bolas de material inflamable y se les prende fuego. Para que el festejo sea más espectacular, se realiza por la noche. Los toros corren despavoridos y aterrados “otra vez expresiones sin más fundamento que sobrecargar el escrito de palabras que suenen crueles y terroríficas. Los toros salen corriendo porque para ponerles las bolas se les sujeta y es normal que después salgan a la carrera, como lo hacen al salir de los corrales” por el fuego en su cabeza y se golpean con todo lo que pillan “Más de lo mismo, golpean intentando alcanzar a los mozos y es normal ue a veces intenten apagar las bolas golpeándolas, pero golpean éstas y no se golpean ellos mismos” para apagar el fuego. Casi siempre sufren quemaduras en los ojos y otras partes de la cabeza al derretirse la materia encendida. “Cómo no, acabamos con demagogia unida a la falta de conocimiento. Esos “pesados” artilugios que se le ponen, llevan incorporados unos platillos debajo de las bolas, para que la brea que se desprenda caiga en ellos y no queme al animal”.
Estoy seguro que después de esto, ustedes no van a cambiar de idea, ni se van a volver taurinos, ni van a cesar en sus ataques a nuestra afición, cultura y tradición. Pero espero que se den cuenta ustedes y todos aquellos que reciban este escrito, que la demagogia barata no sirve como argumento, mucho menos la mentira y la falta de conocimiento hace muy difícil la aportación de argumentos validos.

Como les dije al principio, soy conservacionista y socio de varias organizaciones con este fin, pero jamás me asociaré con un grupo de mentirosos, ignorantes y demagogos, que habéis hecho de la palabra ecologista un insulto.

Si no queréis que ningún ser vivo sufra, no comáis. Si no queréis que se contamine el agua, no bebáis. Si no queréis que continúe el recalentamiento de la tierra, no utilicéis el coche, ni la calefacción, ni uséis papel, ni bolsas de plástico… si aún así no veis lavada vuestra conciencia, imaginad que posiblemente estéis equivocados.

Un saludo.

Juan José Molina Pérez “Cuñao”
Presidente de A.C.A.R.T.E.

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar