Cultura vs. Maltrato. La cuestión moral de la Fiesta


Este segundo artículo está centrado en la vertiente polémica de la Fiesta. En mi opinión no es la que más daño le causa, pero sí la más ruidosa. Respetando lo que cada cual pueda pensar, creo que es la menos educada y la más demagoga. Las causas realmente perjudiciales las trataré en el tercer artículo, pero todo a su tiempo.

Ecologistas antitaurinos

Como decía en “Qué es el toreo. Definición artística de la Fiesta”, el toro es parte esencial del espectáculo, y como a tal se le trata. Muchos de quienes critican la actitud de los aficionados al mundo del toro se sorprenderían del enorme respeto que se tiene hacia él tanto en el campo como en la plaza. En todo caso, algo es indiscutible, sin las corridas de toros y demás eventos relacionados, el toro bravo no existiría. Este se cría y mima (muchos no imagináis hasta que punto) en las ganaderías por y para la Fiesta. Sencillamente sin Fiesta no habría toro bravo. En estas goza de una placentera vida alejado de la insalubridad y de las angostas jaulas, como es el caso de muchas granjas. El toro vive en extensas dehesas llenas de encimas donde pastan y se mueven a sus anchas durante aproximadamente 5 años en caso de que no sean sementales, los cuales pasaran su vida entera en plena libertad comiendo y… bueno, lo que hacen los sementales.

Los abanderados de esta polémica son los autodenominados antitaurinos. Si alguno pasa por aquí, será fácilmente reconocible. Según mi experiencia personal, puedo decir que alguna vez he intentado intercambiar opiniones con alguno de ellos en foros y ha sido imposible. Cerrados de mente y reacios al debate, resulta increíble el ambiente de odio que se respira en dichos foros, donde cualquiera que disiente de la opinión políticamente correcta es tachado de “asesino” como calificativo más sutil.

Del colectivo antitaurino lo que más me llama la atención es, a partes iguales, la mentira , la demagogia y (en la mayor parte de los casos) la hipocresía tan grande que exhiben. He llegado a leer en algún sitio que los toros son cargados con sacos de arena antes de salir a la plaza y sus ojos untados con vaselina para que no vean. Siempre recordare esos argumentos porque son tan grotescos que me hicieron mucha gracia, pero volvamos a la realidad.

Gallinas ponedorasAntes de comenzar quiero aclarar una cosa: los toros no sufren. Sólo sufren las personas, porque para sufrir hay que tener conciencia y únicamente las personas la tienen. Por tanto los toros en todo caso sentirán o no dolor. Aplicar este calificativo de este modo no es más que un intento de hacer demagogia aplicando calificativos humanos a un animal con el fin de que el lector poco sagaz no haga distinción entre animal y ser humano.

Me parece legítimo que a alguien no le gusten las corridas de toros. Lo que ya no veo tan normal es que el principal argumento sea el dolor del toro, ya que el dolor existe. Es algo innato a la vida como lo es la muerte. En palabras de Fernando Savater, “en el toreo está presente la muerte, pero como aliada, como cómplice de la vida: la muerte hace de comparsa para que la vida se afirme”. La naturaleza es así. La foca descuartizada por un tiburón siente dolor, la perdiz devorada viva a pellizcos por un halcón siente dolor, del mismo modo que lo siente una cría de cervatillo que muere de asfixia con una boa constrictor rodeando su cuerpo. De todos modos a mi no me importa hablar de dolor, pero a diferencia de los antitaurinos, creo que hay que hablar de todo el dolor, no solo de parte. Pato en granjaAsí ¿Por qué no hablar de cómo malviven los animales en la mayoría de las granjas? ¿Por qué no hablamos de esos patos que viven con un tubo en el pico a través del cual se les suministran hormonas para que desarrollen un hígado hasta 10 veces su tamaño normal (ver foto) y así posteriormente hacer paté de hígado de pato o Foie grass (traducido significa literalmente “hígado gordo”)? patos3¿Por qué no hablamos de las gallinas ponedoras que viven en cubículos con luz artificial día y noche para que no dejen de poner y después se las sacrifica cuando ya no dan más de sí? ¿Por qué no hablar de esos cerdos que mueren desangrados con un cuchillo en la garganta y a golpes? ¿Quizá podíamos hablar de las toneladas de peces que mueren todos los días asfixiados antes de llegar a las pescaderías? Hay muchos más, pero creo que esos ejemplos son suficientes. Qué muerte tan horrible ¿verdad? Morir desangrado, morir con un hígado que es varias veces su tamaño normal como si fuera un cáncer o simplemente morir asfixiado o congelado. Quizá este tipo de ecologistas deberían plantearse ese tipo de asuntos antes de juzgar algo que en muchos casos ni conocen.

Estoy convencido de que una de las causas de esta forma de pensar es el desconocimiento de la naturaleza de la que cada vez menos se sabe hoy día. Tendemos a vivir en las ciudades donde tenemos casi todo hecho y en las que la vida es tan sencilla en términos de supervivencia que sumergidos en nuestra rutina a penas nos paramos a pensar en su proceso de obtención. Aun sin pensar en estos aspectos, muchos se permiten juzgar a quienes sí los tenemos en cuenta. Esa es la base de muchas críticas, la ignorancia.
Coherentemente con lo anterior, el toro también siente dolor, pero a diferencia del resto de animales que todos o la gran parte de nosotros nos comemos, este tiene la oportunidad de salvar su vida. Más alla de la notoria y sabida actividad económica que rodea al mundo del toro, quienes critican la Fiesta deberían saber además que hay miles de hectáreas en que forman ecosistemas ricos en fauna y flora gracias precisamente al toro bravo. Así, se da un contrasentido en ellos pues por un lado pretenden defender el medio ambiente, pero por otro critican su conservación a través de las dehesas. Y es que en estas no solo existe un reducido grupo de toros que han aparecido por ciencia infusa. Su cría necesita de grandes extensiones de terreno donde cohabitan además vacas, novillos, becerros, cabestros, caballos, cerdos etc. Por si fuera poco, a esto hay que añadir una consecuencia directa de lo anterior, y es que muchas ganaderías poseen, aparte del terreno para criar las reses, otro aledaño donde se cultiva cereal. Todo en suma da lugar a una superficie en la que existen conejos, liebres, jabalíes o aves como perdices o tórtolas. Además hay que añadir que en una dehesa no se producen incendios, porque la principal razón para evitar estos es cuidar el campo con lo que en la mayoría de los casos los toros cohabitan junto con más animales en bosques centenarios. Pero claro, estos pequeños detalles pasan desapercibidos para muchas de estas personas.

Aun con todas estas evidencias, si los ecologistas realmente están concienciados ante el dolor, lo cual es muy respetable, deberían en mi opinión actuar igual en todos los casos. ¿O es que sólo importa el dolor que vemos? O lo que es más grave e hipócrita ¿prefieren deliberadamente taparse los ojos ante el dolor que no les interesa ver? Me temo que así es, sino hay muchas cosas que se me escapan.

Tras bastante tiempo escuchando y leyendo los comentarios y consignas de este tipo de gente, he llegado a la conclusión de que los primeros que quieren ver sangre en el albero para legitimar sus posturas son este tipo de ecologistas radicales autodenominados antitaurinos. Creen erróneamente y en sus palabras que se trata de “festejos basados en la tortura y muerte de un animal”. Pero no. Me temo que la Fiesta de los toros va más allá de argumentos ramplones y clichés hechos. Haciendo mías las palabras de Federico García Lorca “Los toros son la fiesta más culta que hay hoy en el mundo”, por mucho que se empeñen en tildar a quienes nos gusta de barbaros y demás memeces. No es sangre, es emoción envidiada por muchos otros espectáculos, como ya dijo Valle-Inclán: “Si nuestro teatro tuviese el temblor de las fiestas de toros, sería magnífico. Si hubiese sabido transportar esa violencia estética, sería un teatro heroico como La Iliada… Una corrida de toros es algo muy hermoso”.

Estoy seguro de que tras leer esto muchos antitaurinos no habrán cambiado de opinión. Tampoco era mi intención. No aspiro a convencer a nadie de nada. Es simple; a quien no le guste el futbol, que no vaya al estadio; a quien no le guste el baloncesto, que no vaya a la cancha, y a quien no le gusten los toros, que no vaya a la plaza. Admito que la reproducción en cautividad del Lagarto Ocelado a finales del siglo XVIII no es una de mis pasiones, pero no por ello me empeño en que se prohíba ni insulto a quienes le gusta por mucho que yo no la entienda. La única intención de este artículo es pedir respeto. Respeto hacia una parte importante de nuestra cultura y de nuestra tradición y que, si se habla de ella, se haga con un mínimo de conocimiento y sin intenciones demagogas.

Para terminar, os dejo una carta de Ecologistas en acción que un conocido y gran aficionado se molestó en comentar y aclarar. Una vez leída sobran las palabras. Realmente merece la pena echarle un vistazo para saber la madera de la que está hecho este tipo de gente; vaya cuadrilla.
Tags:

Artículos relacionados

Acerca del autor

99 Comentarios

  1. sil
    5 abril, 2009
  2. Stackhouse
    5 abril, 2009
  3. Antonio
    5 abril, 2009
  4. Warning
    5 abril, 2009
  5. La cabra de la legion
    6 abril, 2009
  6. Stackhouse
    6 abril, 2009
  7. Antonio
    6 abril, 2009
  8. Dwarning
    6 abril, 2009
  9. Ana Mataró
    6 abril, 2009
  10. chuscurro
    6 abril, 2009
  11. l.r.
    7 abril, 2009
  12. Antonio
    7 abril, 2009
  13. Cuñao
    7 abril, 2009
  14. Stackhouse
    8 abril, 2009
  15. l.r.
    8 abril, 2009
  16. l.r.
    8 abril, 2009
  17. Antonio
    8 abril, 2009
  18. Ana Mataró
    8 abril, 2009
  19. Cuñao
    8 abril, 2009
  20. l.r.
    8 abril, 2009
  21. Ana Mataró
    8 abril, 2009
  22. Antonio
    9 abril, 2009
  23. Ana Mataró
    9 abril, 2009
  24. Antitaurómaco
    9 abril, 2009
  25. Antitaurómaco
    9 abril, 2009
  26. Cuñao
    10 abril, 2009
  27. l..r
    10 abril, 2009
  28. Antonio
    10 abril, 2009
  29. Ana Mataró
    11 abril, 2009
  30. Cuñao
    11 abril, 2009
  31. Antitaurómaco
    11 abril, 2009
  32. l..r
    11 abril, 2009
  33. l..r
    11 abril, 2009
  34. Antonio
    12 abril, 2009
  35. Cuñao
    12 abril, 2009
  36. Stackhouse
    13 abril, 2009
  37. Ana Mataró
    13 abril, 2009
  38. Dwarning
    13 abril, 2009
  39. Cuñao
    14 abril, 2009
  40. l.r.
    14 abril, 2009
  41. Ana Mataró
    14 abril, 2009
  42. Cuñao
    15 abril, 2009
  43. l.r.
    15 abril, 2009
  44. Cuñao
    15 abril, 2009
  45. Ana Mataró
    15 abril, 2009
  46. Antitaurómaco
    16 abril, 2009
  47. Cuñao
    16 abril, 2009
  48. Ana Mataró
    16 abril, 2009
  49. Ana Mataró
    16 abril, 2009
  50. Ana Mataró
    16 abril, 2009
  51. De Cabo
    16 abril, 2009
  52. Cuñao
    16 abril, 2009
  53. Ana Mataró
    16 abril, 2009
  54. Antitaurómaco
    17 abril, 2009
  55. Antitaurómaco
    17 abril, 2009
  56. Antitaurómaco
    17 abril, 2009
  57. Cuñao
    17 abril, 2009
  58. Stackhouse
    17 abril, 2009
  59. l.r.
    19 abril, 2009
  60. l.r.
    19 abril, 2009
  61. Ana Mataró
    20 abril, 2009
  62. Antonio
    20 abril, 2009
  63. l.r
    20 abril, 2009
  64. Cuñao
    20 abril, 2009
  65. Antonio
    20 abril, 2009
  66. Ana Mataró
    20 abril, 2009
  67. Cuñao
    21 abril, 2009
  68. Ana Mataró
    21 abril, 2009
  69. l..r
    21 abril, 2009
  70. Irene
    12 mayo, 2009
  71. l.r.
    12 mayo, 2009
  72. Stackhouse
    12 mayo, 2009
  73. l.r.
    13 mayo, 2009
  74. Irene
    13 mayo, 2009
  75. l.r.
    14 mayo, 2009
  76. Ana Mataró
    15 mayo, 2009
  77. l.r.
    16 mayo, 2009
  78. Stackhouse
    16 mayo, 2009
  79. Irene
    17 mayo, 2009
  80. Cuñao
    21 mayo, 2009
  81. Ana Mataró
    21 mayo, 2009
  82. l.r.
    22 mayo, 2009
  83. Antitaurómaco
    31 mayo, 2009
  84. Antitaurómaco
    31 mayo, 2009
  85. Antitaurómaco
    31 mayo, 2009
  86. Antitaurómaco
    31 mayo, 2009
  87. Antitaurómaco
    31 mayo, 2009
  88. Ana Mataró
    6 junio, 2009
  89. l.r.
    18 marzo, 2010
  90. Esther.4
    24 octubre, 2010
  91. jero
    19 febrero, 2012
  92. jeronimo
    19 febrero, 2012
  93. miguel
    19 febrero, 2012
  94. ilunga
    4 marzo, 2012
  95. luis
    6 marzo, 2012
  96. pepita jimenez
    21 abril, 2012
  97. zappa
    21 abril, 2012
  98. anselmo
    21 abril, 2012
  99. loli
    24 abril, 2012

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar