¿Qué fue de…? Porky Pig. Especial gripe porcina.

Intentando satisfacer las curiosidad de nuestros lectores y a la vez los deseos de navegar por la actualidad de nuestro jefe, me embarqué a principios de semana en la entrevista que pudiera dejar a todos contentos. Salí en la búsqueda de Porky Pig.

Mis contactos me habían sugerido que podía haber abandonado su rancho de Texas por la proximidad con la frontera con México. Sentinel, nuestro antiguo colaborador, me llamó para informar que se había visto un Rolls Royce entrando en una de las dehesas de Almendralejo.

No hacía falta ser Jessica Fletcher para imaginarse que allí se estaba cociendo algo… y no me refiero al jamón cocido, leñe.

that27s-all-folks-porky-pig-7904001

El encargado de la dehesa se mostró sorprendido cuando le dije que quería ver a Porky. Al principio intentó ocultarme la evidencia. Pero llegó hasta nosotros el eco de una canción que los animales de la granja parecían corear (y cacarear) a la vez: “Porky, Porky, nuestro rey. Favorito, sin igual…”

La verdad es que cuando me encontré ante Porky su aspecto distaba mucho del que yo recordaba. Llevaba una gorra de los San Antonio Spurs, gafas de sol y un montón de collares de oro. Le acababan de hacer un tatuaje, era una especie de ovalo y dentro ponía: “producto extremeño”.

Me pongo una mascarilla, por si las moscas, y comienzo la entrevista.

El blog de De Cabo: Hola Porky, es un placer conocerte. Tengo tantas preguntas para tí.

Porky: Di… Di… Di… Di… Di… Dispara.

Vaya, su tartamudez iba a alargar esta entrevista más de lo esperado. Por deferencia con vosotros lectores, evitaré de ahora en adelante ponerlo en esta transcripción.

EBDDKBO: Lo primero que se me ocurre preguntarte…. ¿Por qué este nuevo aspecto?

P: Me sorprende que te sorprenda. Como sabe todo el mundo, me he hecho un rapero de éxito. Bart Simpson tuvo su rap, Urkel tuvo su rap, Balki Bartokomus tuvo su rap… la oferta tenía que llegarme a mí tarde o temprano. Tengo todas las virtudes para hacer rap, mis letras son muy cerdas, soy famoso, de pata negra y además, como me decía mi mamá he hecho de mis defectos, virtud y utilizo mi tartamudeo para darle ritmo.

Inicia su single más famoso: Po… Po… Por… Po… Po… Por… Pokry…. our king.

EBDDKBO: Suena bien y además con tu tartamudeo el DJ de turno no necesita hacer Scratch.

P: Lo sé, es la llave de mi éxito, hermano.

EBDDKBO: Bueno, Porky, lamentablemente aparte de saber de ti, otro asunto de actualidad me ha traído hasta aquí: la gripe porcina

P: Querrás decir la gripe pulguina… porque fueron las pulgas las que nos la trasmitieron a los cerdos. Esos bichitos son peligrosos. Me pongo nervioso con este tema. Con lo buenos que somos nosotros los puercos.

Porky estornuda. Mal asunto. Se pone más nervioso. Llama a un encargado de la dehesa.

P: Julián, pon algo de aperitivo. Una olivas o unos panchitos… pero bellotas, no, qué estoy hasta los huevos de bellotas. Y traéme unos klinex.

EBDDKBO: Ese estornudo, un poco chungo, ¿no?

P: Es la alergia. Ya sabes, aquí en el campo. Además la gripe pulguina no nos afecta… Basta ya, de pandemizarnos con esa historia.

EBDDKBO: Vale, pero entonces, ¿y por qué abandonaste tu rancho texano?

P: Me gusta España.

No me creo nada. Yo por si acaso no me quito la mascarilla ni de coña.

EBDDKBO: Porky, ¿no deberías evitar el contacto con humanos, mientres se te pasa la alergia?

P: ¿Me estás vacilando?. Voy a llamar a mis guardaespaldas porque tu presencia empieza a incomodarme.

Porky chasquea los dedos y aparecen un par de jabalies mal encarados.

EBDDKBO: Vale, vale, me piro. Pero que sepas que mi instinto periodistico me dice que aquí hay una historia. Y a vosotros, jabalies, no me pongáis vuestra pezuña encima o llamaré a mi amigo Obélix.

P: Aire, colega, aire.

La verdad es que el final de la entrevista me deja mal sabor de boca. Me parece que el éxito se le ha subido a la cabeza. Y me parece también que tiene la gripe pulguina.

No obstante, en el fondo de su corazón y tal y como todos le conocimos en los dibujos, Porky es buena gente. Tres días más tarde recibo un paquete en casa. Lleva una nota: “De Porky Pig”
Lo abro y resulta ser un jamón de jabugo. Está buenísimo. Sólo un pequeño defecto, repite un poco. En uno de estos reflujos, después del último trozo, me quedo en silencio y no es un eructo lo que oigo. Oigo palabras: “eso es to, eso es to, eso es todo amigos”

Vaya, me temo que me he comido a Porky. Tengo que hacer algo… En vez de un Almax, me tomo un Tamiflu.

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar