Real Madrid – Alcorcón. Pase lo que pase, será histórico


Supongo que muchos (eso es, al menos, lo que quiero pensar…) o solo algunos (quizá sea la realidad…) de vosotros habréis notado mi ausencia durante estas dos últimas semanas en las que no he publicado el habitual post resumen de la jornada liguera. En mi defensa he de decir que han habido situaciones familiares que me lo han impedido, pero ya estoy de vuelta con muchas ganas.


Y vuelvo para hablaros, como siempre, de fútbol, pero esta vez no de la Liga, sino de la Copa del Rey. Concretamente, del Real Madrid – Alcorcón que se disputa esta tarde a partir de la 20:00 en el Bernabéu. Supongo que, si no todos, si muchos de vosotros sabréis de lo que estoy hablando, pero por si acaso, os pongo en antecedentes.

Hace unos 15 días, Real Madrid y Alcorcón disputaban la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. En circunstancias normales, se trataría de un partido de trámite teniendo en cuenta la enorme diferencia entre ambos clubes. Pues bien, el equipo madridista fue literalmente humillado por un equipo de Segunda División B, perdiendo aquel partido por 4 goles a 0. En aquel encuentro, un equipo cuyo presupuesto no supera el sueldo individual de casi cualquier jugador de la plantilla blanca fue capaz de sacar a relucir todas las vergüenzas a todo un 9 veces Campeón de Europa delante de toda España. Evidentemente, las caras que se le quedaron a los jugadores madridistas fue de las que no se olvidan.


Esta noche se disputa el partido de vuelta de la eliminatoria en el Bernabéu. El equipo blanco se la juega ante su público con la obligación de lavar su imagen y pasar de ronda. Para ello, ha de ganar por más de cuatro goles de diferencia, algo nada fácil de lograr incluso ante un rival que es tremendamente inferior. Yo soy de los que piensa que, aunque el Madrid logre el pase (que es posible e incluso probable que lo haga), el ridículo de aquel día ya está hecho y quedará para la historia. Si pasa, será histórico por la remontada y si no lo hace, lo será por el ridículo (y por partida doble). La solución, a las 22:00…

Tags:

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar