Un mes en un plof. ¿Atrácalo o Atrápalo?


Se puede decir de muchas formas, pero la palabra adecuada es jodido.
Así me siento tras la (injusta) descalificación del concurso “1 año en 1 post” de Atrápalo.com.

Jodido por haber perdido el tiempo. Jodido por haber hecho perder el tiempo a otros que nos votaron. Jodido, porque como a veces sucede en otros aspectos importantes de la vida, he llegado a pensar que ser legal trae consecuencias negativas. Pero eso sería una conclusión demasiado superficial, así que trataré de evitarla.

Y es que por otro lado estoy satisfecho. Satisfecho por haber actuado de acuerdo a unos principios que considero correctos. Satisfecho, porque los reconocimientos de fuera y aunque sean en concursos de menor entidad como éste molan, pero mola más saber internamente que las cosas se han hecho lo mejor posible.

Así que como tras una buena noche de sexo, jodido y satisfecho, me dispongo a relatar mi aventura en este concurso. De la manera lo más objetiva posible. Recurso de pataleo, dirán. Pues sí…. Pero como apostillarían los grandes Faemino y Cansado, mejor eso que delinquir.

Gorra de concursante

26 de Diciembre- ¡Navidad! Estoy de vacaciones y veo que hay un concurso de Atrápalo… mientras empiezo a darle vueltas en la cabeza a la idea de presentarme me pongo a sacar la ropa de la lavadora para tenderla. Como, casi siempre, me sobra un calcetín desparejado. Bombilla encendida. Tengo una idea. Manos a la obra. Publicamos el post. A lo largo del día, obtengo 0 votos. La culpa es mía. He duplicado el principio de la dirección del post al darnos de alta y no funciona el link con lo que no nos pueden votar. Me resulta poco práctico que no pueda modificarla yo mismo, pero es lo que hay. Así que en el blog de Atrápalo (la única y ambigua dirección de contacto para los concursantes) solicito que me lo arreglen.

28 de Diciembre: Lo arreglan y con dos días de retraso empiezo a recibir votos. Mucha gente pincha en el sitio inadecuado del link de voto, y redirigidos al ranking dan por bueno su voto. Cuando nos enteramos, el señor De Cabo decide facilitar la vida de los votantes, publicitando el concurso en los destacados del blog, y situando el botón de voto en las partes más identificables del texto con una flechita adicional.

30 de Diciembre. Veo que hay gente que consigue rápidamente votos en cabeza del ranking. Me doy una vuelta por los votados y encuentro entre sus comentarios, una información que desconocía: se puede votar una vez por día. Bueno es saberlo, pero lo podían haber puesto en las bases.

31 de Diciembre. Matando dos pájaros de un tiro. Felicitando el año y solicitando el voto, en nuestro blog y a mis contactos de Facebook. Estamos entre los 20 primeros.

7 de Enero. Seguimos bien posicionados, entre los 15 primeros. Como estoy de vacaciones echo un vistazo en los rivales. En los relatos hay de todo, como en botica. Currados, originales, divertidos… y penosos, vamos, lamentables. Algunos con faltas de ortografía, otros con un “extenso” contenido de 30 palabras…. Me resulta curioso que se permitan, son el tipo de textos que degradan la categoría de un concurso. Bueno, mejor para nosotros, “si quedamos entre los 20 primeros, competiremos realmente con menos de 20” pienso con falta de modestia y exceso de ingenuidad. Entre los blogs, la mayoría son plantillas poco curradas, el nuestro tiene su parte de diseño y gran variedad de contenido…. Joder, esto pinta bien.

11 de Enero. Final de vacaciones. Vuelta a la oficina. A nuestro departamento de informática. Comento lo del concurso a algunos compañeros. En el mismo día me sugieren dos modos de hacer trampas: Borrando la caché y los archivos temporales, votando con una sesión anónima de Firefox. No hago uso de ellos, principalmente por principios, pero es que además estamos entre los 15 primeros, y tenemos un buen texto y un mejor blog. La decisión es tajante. No vamos a joder nuestras posibilidades haciendo trampas, y además mandamos un mensaje de refuerzo a nuestros amigos para que a nadie se le ocurra hacerlo.

12 de Enero. Después de ese descubrimiento empiezo a mirar con recelo a algunos rivales. Esos que suben un montón de votos durante un rato. Qué curioso unos tíos que se han aupado a lo alto de la clasificación en unos días, tienen un blog tecnológico. Y además una vez se sitúan en una posición cómoda, dejan de recibir votos, más curioso aún. No hace falta llamar a Sherlock Holmes… ni a Hamlet. Algo huele a podrido en Dinamarca.

15 de Enero. Se acerca el final y proliferan los concursantes cohetes, que suben como balas en cortos periodos de tiempo, y que, misteriosamente, durante largos periodos de tiempo, nadie les vota. Seguro que uno o dos de ellos lo consiguen por medios legales :) Estamos unos 23 blogs en la pomada y hay que ponerse las pilas. Publicidad a todos lo amigos a tope. Somos un coñazo, pero es tarde para rendirse. Utilizamos el grupo Críticos Cítricos de Facebook para hacer publicidad entre sus más de 300 contactos. Con que se unan unos pocos a los más de 40 amigos que nos votan regularmente, podremos mantenernos. No nos van a desplazar fácilmente.

19 de Enero. Vaya. El juego sucio se manifiesta en forma de acusación cobarde. En el blog de Atrápalo vemos un comentario del 15 de Enero en el que nos acusan a unos cuantos ( a tres blogs) de poner link en sitios no adecuados. Nos releemos las bases, y con la certeza de no estar haciendo trampas, decido que a estas alturas ya no se cambia nada…. a pesar que el señor De Cabo me sugiere quitar las modificaciones, por si las moscas. Damos respuesta a la acusación en el blog…. Es un sinsentido. Y además, si estuviera mal, alguien nos lo habría dicho después de más de 20 días, pienso yo ingenuamente.

19 de Enero. Se acaba el día y me comentan mis amigos que ya no se puede votar. ¡Estamos en la posción 20! Saquemos el champán… bueno, mejor todavía no.

20 de Enero. A las 6 de la tarde me llaman: ¿Sabes que han reabierto la votación y ahora estás el 21?. No jodas. ¿Qué clase de chapuza es esta?. Entre indignados y asombrados, tiramos de Facebook, email y hasta de teléfono. Nuestros amigos dejaran de hablarnos por ser tan pesados… pero no podemos rendirnos… y menos así. La verdad es que la reacción es cojonuda. Muchos de nuestros amigos, indignados, siguen la cadena de voto. En poco tiempo estamos en la posición 19… donde logramos acabar, ahora sí, cuando finaliza definitivamente el concurso

21 de Enero. Día de felicitaciones. No veo publicación de lista oficial, pero damos por supuesto que estamos en la final…. Estamos el 19 en el ranking

27 de Enero. Otra llamada desagradable. ¿Sabes que hay lista de finalistas y no estás en ella?. ¿Comorrrr?. Pues eso. Descalificados. Y para más cachondeo, los únicos descalificados. Sin explicaciones. Las pedimos. Es lo mínimo, ¿no?…. Aún seguimos esperando.

31 de Enero. Vamos a escribir un articulillo para no tener que contar la historia a todos los votantes que me preguntan qué ha pasado con el concurso. Además lo colgaremos en Atrápalo ( si no lo borran). Seguro que interesa a otros concursantes.

Cierto que todo huele fatal. Pero pensar que nos han echado deliberadamente, no dejaría de ser una falsa manía persecutoria. Ni el premio es tan extenso para aplicar estas estratagemas, ni nosotros tan buenos para pensar en tongo. Pero insisto, algo huele a podrido.

Desde luego espero el veredicto con expectación. Si se da algún premio a Libros sin tinta, el único blog favorecido por nuestra eliminación …. Joder, entonces el tufo ya va a ser putrefacto.

En fin, aparte de para aburriros por la extensión del texto, espero que esto llegue a algún responsable de Atrápalo. Y que le sirva para reflexionar que un concurso mal organizado, con lagunas de control, y gestionado de manera arbitraria puede devenir en publicidad negativa. Soy cliente habitual de las promociones, y lo seguiré siendo… cuando no me quede otro remedio, porque si puedo obtener el mismo precio por otro lado, gracias a este sentimiento de indignación tengo claro hacia donde me decantare.

Somos una piedrecita al lado del Everest Atrápalo… pero no es menos cierto que las grandes montañas se hacen a base de piedrecitas.

P.D. : Gracias de todo corazón, y de todo calcetín, a todos los que nos votasteis. Vuestro apoyo es lo único que nos llevaremos de este concurso, y eso es mucho
Si habéis disfrutado al menos con el relato sentiremos que os habremos compensado en cierta forma por daros tanto la lata. Perdón por haber sido tan coñazos. Esto es el punto y final, no más coñazo, no más Atrápalo.

Artículos relacionados

Acerca del autor

10 Comentarios

  1. Sylar
    31 enero, 2010
  2. De Cabo
    31 enero, 2010
  3. ana
    1 febrero, 2010
  4. María del Carmen
    1 febrero, 2010
  5. mercado bursatil
    1 febrero, 2010
  6. Boticaria
    1 febrero, 2010
  7. chuscurro
    1 febrero, 2010
  8. De Cabo
    1 febrero, 2010
  9. Antonio
    2 febrero, 2010
  10. nebulina
    2 febrero, 2010

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar