Un tiburón mata a un surfista en Australia


Nicholas Edwards, 31 años y padre de dos hijos encontró su muerte en la mañana del 17 de Agosto de 2010 en Margaret River, en el suroeste de Australia y lugar mítico del surf mundial. Es el segundo ataque de tiburón en 6 años en la zona, y el 5º ataque en el oeste de Australia desde 2000.

564415-attack

Así ocurrieron los hechos:

Día gris en Margaret River, en la costa suroeste de Australia. El mar está calmado y hay buen mar de fondo, perfecto para la práctica del surf. Son cerca de las 8 de la mañana y varios surfistas llevan ya un buen rato el agua. Esperando las olas, sentado sobre la tabla, Nicholas comenta a otros surfistas su idea de construirse una casa nueva, y habla de sus ilusiones y de los planes de futuro con su familia. Decide alejarse un poco del grupo y se sienta en su tabla esperando la siguiente ola. Un grupo de focas nada alrededor de los surfistas, algo que no resulta raro cuando surfeas, donde es normal cruzarse con todo tipo de habitantes marinos: medusas, gaviotas, focas, delfines, tiburones… Si, también tiburones.

Lo que ninguno sabía es que un enorme tiburón blanco se encontraba de caza en la zona buscando su presa favorita, la foca. Nicholas no tuvo opción, no puedes luchar contra un tiburón blanco, no puedes evitar millones de años de evolución, que han culminado en la perfecta máquina de matar.

Desde el agua los surfistas pudieron ver un enorme espumón que no procedía de una ola, era algo distinto y más violento. Desde el parking situado en el acantilado, un hombre gritaba desesperado: “Tiburón! Tiburón!”. Nicholas acababa de ser atacado por un tiburón blanco, que ya había elegido a la foca más lenta y vulnerable. El impacto es brutal y parte la tabla en 2. El tiburón ha dado un mordisco mortal en la pierna derecha del joven surfista, pero también ha visto que algo no va bien, hay algo raro en la foca a la que acaba de atacar, así que la deja marchar. Nicholas aguanta 12 minutos en el agua, con la pierna derecha semi-amputada y perdiendo muchisima sangre. A duras penas consigue llegar a las rocas donde pierde el conocimiento. El resto de surfistas huían a toda prisa remando hacia la orilla, esquivando focas que hacían lo propio. Era como una sabana africana acuática, con las cebras huyendo del predador.

Un par de surfistas llegan a las rocas donde se encuentra Nicholas todavía con vida. Le practican un torniquete y le realizan las tareas de reanimación. Por un momento parece que el joven puede sobrevivir.

Poco después fallece en la ambulancia, las heridas de su pierna derecha eran incompatibles con la vida.

Las probabilidades de ser atacado por un tiburón son las mismas que las de ser alcanzado por un rayo, pero además hay que evitar las siguientes situaciones:

    Evitar el ocaso y el amanecer. Es el momento del día en el que el tiburón se alimenta.

      Evitar orinar en el agua. Si hay un tiburón no muy lejos, esta es la mejor forma de atraerle.
      Evitar zonas con leones marinos o focas. El alimento de los tiburones. Si nadais entre focas, un tiburón creerá que sois focas.

Artículos relacionados

Acerca del autor

5 Comentarios

  1. jose87
    17 agosto, 2010
  2. Call me Ishmael
    18 agosto, 2010
  3. Sylar
    19 agosto, 2010
  4. tiburones ataques
    1 septiembre, 2010
  5. pataya
    17 abril, 2011

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar