Huelga salvaje de Teleoperadores. Conmoción nacional.


Nuestros peores temores se han hecho realidad. La huelga de controladores aéreos ha sido tan sólo el comienzo. Los que creían que tarde o temprano nuevos colectivos seguirían su ejemplo han acertado de pleno. A mediodía de hoy los primeros teleoperadores comenzaban a ponerse “enfermos” y a estas horas se puede decir que no queda casi ni una voz trabajando al otro lado del teléfono.

De nuevo los usuarios somos las víctimas de su protesta. El consejo de ministros se ha reunido de nuevo y es posible que se pase de Estado de Alarma a Panic Mode.

El panorama en las calles era desolador a las cinco de la tarde. Gente con la mirada perdida paseando bajo la lluvia con un móvil pegado a la oreja y gritando repetidas veces sin resultado alguno: “hablar con teleoperador”.

Asociaciones sociales como “el grupo de personas humanas sin amigos” ha convocado a todos sus miembros, uno para ser exactos, a protestar en la calle por haberse quedado sin nadie que les de conversación.

Miles de internautas han llenado de protestas los foros y redes sociales por no tener a nadie que les ofrezca ningún último modelo gratis a cambio de pasarse a otro operador telefónico.

La huelga salvaje sin aviso ha influido sobre todo en el ánimo de cientos de miles de personas a las que nadie les ha dicho que por ser clientes especiales van a tener una nueva tarjeta de crédito, o un préstamo a su medida. “Si nadie me dice que soy un cliente importante en las próximas 24 horas voy a sacar mis mil euros del banco y que tiemblen los cimientos de nuestra economía mundial”, declaro un usuario de banca telefónica que nos pidió permanecer en el anonimato.

Lo peor son las llamadas al 112. Los servicios de emergencia están en peligro, y por ese motivo es probable que el gobierno se declare en Panic Mode. Como todo el mundo sabe, si entramos en Panic Mode los padres de los teleoperadores tendrán que llevar a sus hijos de la oreja al trabajo. Con esta medida se convocaría al 90 % de personas de este colectivo, mileuristas que no tienen más cojones que vivir en casa de sus padres más allá de la treintena.

Se está pensando en otras medidas revolucionarias, como hacer que alguien de la policía responda a las llamadas a la policía, alguien del ejército a las del ejército, algún enfermero a la de los hospitales…. Y así sucesivamente. El ministro de fomento podría haber declarado “vaya puentecito llevo, como me toquen mucho los cojones quito la opción hablar con teleoperador de los contestadores automáticos y a tomar por culo todos”

Mariano Rajoy ha declarado: “voy a encerrarme en un bunker y no voy a salir hasta las próximas elecciones, porque tal y como están las cosas lo único que puedo hacer es cagarla”.

Los únicos teleoperadores que siguen al pie del cañón en estos momentos son los de los concursos timofónicos de televisión, aunque hay voces escépticas que sugieren que quizás se trate de voces pregrabadas con el fin de mantener las llamadas entrantes en espera el mayor tiempo posible. Un claro ejemplo de que la desconfianza injustificada parece haberse apoderado de la población. Desde “El blog de De Cabo” seguiremos informando periodicamente de esta noticia que mantiene al país al borde del caos. No obstante si queréis información en tiempo real podéis conseguirla llamado al 806-6969-CABO.

Tags:

Artículos relacionados

Acerca del autor

One Response

  1. ainhoa111
    9 diciembre, 2010

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar