La infanta Elena felicita a su padre por las doce nominaciones de “El discurso del Rey”


Fuentes cercanas a la Casa Real nos confirman que la infanta Elena ha felicitado a su padre por las nominaciones de “El Discurso del Rey”.

El monarca comenzó a temerse lo peor cuando tras el anuncio de las candidaturas a los próximos Oscars recibió dos mensajes de texto en blanco, señal inequívoca de que su hija mayor intentaba escribir un SMS sin demasiada fortuna. Cuando un par de horas más tarde se presentó en el Palacio de la Zarzuela llorando a moco tendido de la emoción y portando un ramo de flores fue la constatación de que sus peores temores se habían hecho realidad.

Infanta en celo

“Durante años tu discurso ha sido el programa más visto en Navidad, te lo mereces, papi” fue la frase con la que agasajó a su padre al cruzar el umbral del palacio. Lo más increíble del caso es que su familia ha decidido seguirle el rollo. Al parecer no es la primera vez que actúan así, durante años la infanta Elena pensó que estaba manteniendo una relación lésbica con Mari Chalar y nadie le llevó la contraria hasta que se quedó embarazada.

El rey que es conocido por todos por auxiliar motoristas, zumbarse a Bárbara Rey, chitar a Chávez y sobre todo por ser un cachondo, le pidió a su hija que le acompañase a la gala aduciendo que la reina no podía ir a Los Angeles porque los ecologistas habían prohibido allí el uso de la laca.

Así que a última hora de la tarde se pudo ver a la infanta paseando por la calle Serrano buscando un vestido para la gala que combine con su gorro de pines de la suerte. Todo serían muy divertido de no ser que porque ese vestido lo vamos a pagar todos los contribuyentes.

El que peor lo está pasando es Felipe Juan Froilán de todos los Santos, y no porque dada la longitud de su nombre nunca nadie le podrá dedicar un premio sin que antes se le baje el micrófono, sino porque después de pasarse las navidades intentando convencer a sus compañeros de clase que los reyes existen, ahora y por creer a su madre, defenderá las nominaciones de su abuelo a capa y patada.

Se temen que el rey siga con la broma hasta el día de la gala, lo que ocasionará malas caras en las reuniones familiares por parte de su nuera Letizia que ya ha afirmado en más de una ocasión que no le van estas “tontadas”. Urdangarín por su parte es más de escaparse y tomarse unas cervezas en el bar.

A pesar de lo dicho, no se descarta que toda esta noticia sea sólo un montaje para traer de nuevo a la infanta a las portadas, ya que el rey ha afirmado en más de una ocasión que no quiere abdicar hasta que no tenga a su hija colocada. Entiendo por colocada, bien casada, no lo que entendió Marichalar en su día.

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar