Plan de ahorro de energía: Los feos no podrán entrar a las tías buenas.


Bajo el polémico velo de la reducción de velocidad en las autovías otras muchas medidas del nuevo plan de ahorro de energía del gobierno han quedado ocultas. La más llamativa a juicio de este redactor es sin duda aquella que prohibirá a los menos agraciados poder entrar a las tías buenas.

“Con la energía que malgastan algunos tíos feuchos en entrar a tías buenas en las discotecas para luego irse de vacío se podrían iluminar los campos de fútbol de toda España cada temporada” – afirmó el ministro Rubalcaba en rueda de prensa. “Y con el dinero que desperdician invitando a cubatas para nada, se podrían pagar las pensiones hasta el 2057” – añadió la ministra de economía Elena Salgado.

El quid de la cuestión y lo que más polémica ha causado es quién determinará la fealdad de los individuos entrantes, ya que la nueva ley dictamina que será la mujer entrada quien tendrá la responsabilidad y el deber con el país de decir “ahorra energía, conmigo no es tu día” en cuanto detecte que dicho individuo no tiene nada que hacer. En segunda instancia será el camarero de la discoteca el que podrá negarse a servir una invitación cuando detecte una discordancia importante de belleza entre el que invita y la invitada.

Tras ser criticados por la inflexibilidad de la nueva ley del tabaco aprobada a principios de año, el ejecutivo, en este caso ha dispuesto un par de excepciones en los que la ley permite a un feo intentar hacerse a una guapa. En primer lugar cuando el tipo malcarado presente una copia de la última declaración de hacienda, suya o de su padre, y tenga unos ingresos superiores al millón de euros anuales. En segundo lugar cuando el tipo, cual ministro de trabajo, presente un paquete de medidas extraordinarias. La interesada o el camarero podrán solicitar pruebas de estos supuestos en todo momento.

En paralelo el código penal ha sido modificado para introducir la pena de muerte en un supuesto muy concreto: que un tío feo conduzca fumando y a más de 110 km/h una furgoneta transformable en quiosco de helados e intente ligar con una tía buena.

Amnistía Internacional ha dejado a un lado las protestas contra Gadafi, y se ha unido a Gafotis, uno de los colectivos de empollones más afectados por la medida, para luchar por la dignidad de los menos agraciados. Una acción que fue calificada por un miembro del gobierno que no quiso identificarse como “un autentico desperdicio de energía, a cada uno de estos tíos mejor le irá un pajín”.

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar