Pepín Blanco nacionaliza Ikea por error.


Lo que podría haber quedado en algo anecdótico, el hecho de que el recién nombrado portavoz del gobierno confundiera al jugador congoleño Ibaka y lo llamara Ikea, va camino de convertirse en el mayor conflicto diplomático del siglo.

Al parecer el error no sólo se produjo durante la rueda de prensa, sino también en el documento oficial que se firmó en el consejo de ministros. Lo peor es que cayó en manos del único funcionario diligente que había en los alrededores y puso a trabajar a todos los cuerpos de seguridad que a estas horas han tomado todos los Ikea del país. La nacionalización ha empezado.


Aunque el embajador de Suecia ha presentado una reclamación ante la ONU, entre que estamos en pleno verano, que tienen muchos conflictos internacionales por resolver en cola y que, no nos engañemos, la ONU es una tapadera para pre- jubilar diplomáticos ineficientes… No se espera que este embrollo creado por un simple error tipográfico pueda resolverse a corto plazo.

De momento ya se están notando los efectos. Para empezar se está cambiando el nombre a todos los muebles y se están españolizando. Sofás y sillones ya no llevará el nombre de ciudades escandinavas. El puf Bromma pasará a llamarese puf Minglanilla, el sofá Klippan a llamarse tresillo Tomelloso. Los artículos de baño no llevarán nombres de ríos y lagos de allí, sino nuestros. Así el lavabo Flaren se denominará ahora lavabo Pisuerga…

Algunos sólo se modificará el nombre porque hacía más gracia, por eso el lavabo Bullaren, pasará a llamarse desagüe Bullarengue. Quizás se les ha ido la mano con el felpudo Trampa al que han llamado Chichideprostituta.

Los nombres no será lo único que toquen el menú del autoservico pasará a servir gazpacho, croquetas y empanadillas. Y lo más polémico, los perritos pasaran a costar tres euros. Para compensar pondrán un par de bares en cada planta, que se espera se llene con esos hombres a los que antes se les veía arrastrando los pies unos metros por detrás de su pareja.

¿Significará el hundimiento de IKEA en nuestro país? ¿Conseguirá hacerlo más rentable? Eso lo sabemos pronto, mucho antes de que al pobre Ibaka consiga que le arreglen los papeles.

Tags:

Artículos relacionados

Acerca del autor

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar