Un blog de 10

Aunque hace nueve años ya escribí sobre este décimo aniversario, incluyendo vaticinios más o menos acertados. Hoy es distinto, porque según parece esta vez el aniversario número 10 es real.

Digo “según parece” porque me resulta difícil de creer. El tiempo es un asesino silencioso cuyos pasos resuenan sólo cuando vuelves la cabeza hacía atrás. ¡ 10 años ya! ¿Dónde estará aquel joven bloguero que escribía posts de Lost? Os lo digo yo… para siempre en este blog.

Dada la poca actividad que tenemos últimamente, no sé cuánto tiempo aguantará don De Cabo sufragando el dominio y hospedaje. Sinceramente, espero que sea mucho.

Y es que este lugar se ha convertido en uno de los refugios donde alojar mi afición a escribir y, lo más importante, casi sin pretenderlo se ha convertido en mi diario. Tuve uno que me regalaron por mi primera comunión. No fue muy usado, sólo rellené la primera página… hace más de 30 años (otro hostiazo que me pega el tiempo). Aún recuerdo vagamente lo que puse en aquel momento o al menos la idea: “Si estás leyendo esta página probablemente seas un cotilla de mucho cuidado.”

En el diario de este blog he dejado muchas más huellas de mi vida: las series que me engancharon, mi primera novela por fascículos, los viajes más alucinantes que he hecho y, cómo no, los meses de embarazo y los primeros años de mi hijo. Es imposible echar la vista atrás a cualquier artículo antiguo sin que me saque un suspiro o, como mínimo, una sonrisa. Eso fue lo único que pretendí siempre en mi labor de bloguero: Sacar sonrisas a mis lectores. Las mías han sido un maravilloso efecto secundario causado por la nostalgia.

Después de tanto tiempo valoro aún más todo lo que conseguimos. Hubo una época en que me parecía normal lograr 5000 lecturas en la primera semana con cada post de Perdidos, incluso las obtenía en un día inventando teorías falsas sobre la muerte de Michael Jackson, que recogió ¡143 comentarios! El secreto, aparte de la buena labor en la sala de máquinas de Don De Cabo y Zyrtab, creo que fue esa mezcla de innovación (en aquellos tiempos el blogging era algo nuevo), talento, ilusión y amistad. Con esos ingredientes… ¿qué podía salir mal?

Los años nos han distanciado físicamente y nuestros caminos laborales que entonces confluían, ahora nos han dispersado por el mundo. Por eso hoy es el día para reivindicar este blog como punto de encuentro al que deberíamos volver regularmente, también es un día para revindicar que el fundador de todo esto, con las defensas bajas tras ser golpeado por los recuerdos, nos pague una mariscada.

Hubo un día en que este lugar fue un blog de 10 … por el número de personas que escribíamos en él. Hoy ya lo es por los años que lleva en pie, pero para mí siempre lo será por todo lo que representa.

A mis compañeros, y a nuestros lectores, también siempre de 10, podría decirles “felicidades”, pero me sale más decirles, deciros: Gracias.

 

 

[Foto del post tomada prestada de una web de Daimiel :) ]

Artículos relacionados

Acerca del autor

One Response

  1. De Cabo
    9 abril, 2017

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar