Paul Auster. La Trilogía de Nueva York


Me han dado envidia Stackhouse y Chuscurro con sus artículos polémicos que tienen más lecturas y comentarios que nadie, jeje. Así que hoy he decidido hablaros de un libro que NO me gustó: La Trilogía de Nueva York, a ver si consigo soliviantar los ánimos de los defensores a ultranza de Paul Auster :-)

trilogia-ny-i

Dejándome llevar por el entusiasmo que me había producido la lectura de “Brooklyn Follies”: un maravilloso libro que podríamos calificar coloquialmente como “de buen rollo”; me dediqué a buscar en la estantería de mi padre algún otro libro de este autor.

Pronto me llamó la atención la siguiente frase en la reseña de la contraportada: “Todo empezó por un número equivocado, el teléfono sonó tres veces en la mitad de la noche y la voz al otro lado preguntó por alguien que no era él”, frase que da comienzo a la primera de las tres novelas cortas que componen el libro y que, a pesar de mi opinión general; sigo considerando uno de los comienzos más geniales con los que me haya tropezado.

Engañada por la magistral frase, empecé la lectura con unas expectativas bastante altas. Como os comentaba, la novela esta compuesta de tres historias cortas que, sin tener conexiones entre sí, tienen en común un particular (por no decir esperpéntico) estilo policíaco. La primera historia promete al principio, pero enseguida se da uno cuenta de que el embrollo absurdo en el que nos va introduciendo el autor no va a poder tener una resolución racional de ninguna manera; y efectivamente, no sólo no la tiene, sino que la historia degenera en un desbarre sin pies ni cabeza de tal magnitud que cuando acaba (de manera abrupta y sin explicación de ningún tipo; al contrario, planteando todavía más interrogantes) lo agradecí sinceramente, pues el libro me estaba provocando un estado de semicabreo casi continuo.

auster

Aún así, decidí darle una oportunidad a la segunda historia, ay de mí, pobre ilusa! Debí haberme retirado a tiempo cuando en la primera página ya reparé en que los personajes tenían nombres de colores: Azul, Negro, Blanco…. Pero claro, me podríais decir: como en “Reservoir Dogs” (gran película, por cierto). Pues no, amiguitos, nada más lejos de la realidad. Más bien la historia me recordaba a una obra de teatro de estas experimentales que tuve la desgracia de presenciar una vez, en la que los protagonistas, semidesnudos y cubiertos de polvos de talco, se contorsionaban por el escenario sin hablar mientras se oía de fondo la voz en off de una vieja hablando en un idioma no identificado. En pocas palabras: espeluznante. Pero es que está visto que una no escarmienta.

Pues bien, la historia en cuestión era todavía más absurda, angustiosa y desasosegante aún si cabe que la primera. Por supuesto, no da ninguna respuesta clara para que una se entere de qué corchos está pasando (lo cual, para una mente cuadriculada como la mía, lo reconozco, es intolerable) y por supuesto, mi nivel de cabreo iba aumentando paulatinamente a medida que avanzaba la segunda historia; así que, cuando en una conversación con una amiga surgió el tema y resultó que ella ya se lo había leído; no me pude resistir a preguntarle por la tercera historia “puff, pues igual que las otras o peor” me dijo. Bueno, pues aunque me avergüence confesarlo, cuando conseguí acabar la segunda historia (con el correspondiente berrinche monumental al llegar al pseudo-final) aparqué el libro para siempre, y eso que no me gusta dejarlos a medias.

Está claro que sobre gustos no hay nada escrito, he leído críticas verdaderamente halagadoras sobre este libro: “Reinvención de la novela policiaca”; y tanto, digo yo; “Un libro pasmosamente brillante, que atrapa, escrito con una incisiva inteligencia”; tan incisiva que no hay quien la pille, piensa una humilde servidora; etc, etc. Yo misma le volveré a dar un tiento a Paul Auster en el futuro, que nadie duda de que sea un gran escritor. Eso sí, queridos lectores, si lo vuestro son las tramas en las que al final todo se explica, no os adentréis incautos en esta embaucadora novela. Avisados quedáis.

Artículos relacionados

Acerca del autor

10 Comentarios

  1. Ikeisenhower
    8 junio, 2009
  2. joss
    8 junio, 2009
  3. Wolfy
    8 junio, 2009
  4. vaderkkap
    10 junio, 2009
  5. Law
    29 septiembre, 2009
  6. vaderkkap
    1 octubre, 2009
  7. Beatriz
    4 noviembre, 2009
  8. Raúl
    12 enero, 2011
  9. vaderkkap
    19 enero, 2011
  10. Cuatroydós
    8 mayo, 2012

Deja tu comentario

Mostrar
Ocultar